martes, 17 de mayo de 2016

MA ANANDA MOYI- LA RESURRECCIÓN Mayo 2016







(Esta Canalización forma parte de una serie de canalizaciones que apoyarán nuestra Resurrección en este mes de mayo)

Soy Ma Ananda Moyi. Queridas hermanas y hermanos, acojámonos juntos, primero, en el Corazón del Único.

…Silencio…



Mi presencia entre vosotros, ahora, tiene lugar como Estrella AL. Vengo a terminar lo que os he comunicado durante todos estos años y, especialmente, todo lo relativo al “retorno del alma” y a las “diferencias esenciales entre el fuego vital y el Fuego Vibral”. Hoy, voy a resituar esto, en la fusión y la Alquimia última de estos dos fuegos que desembocan sobre el Fuego del Espíritu y el bautismo del Espíritu, con el propósito de daros algunos puntos de referencia que os permitan colocaros en lo que vivís en este período y en lo que se manifestará en tiempos venideros.

El Fuego Ígneo, esté o no disuelta el alma, os proporciona nuevas percepciones. Dichas percepciones, no están vinculadas a las comunicaciones, a las relaciones y a los diferentes mecanismos de conciencia, que os explicó el Arcángel Anael. Hoy vengo a daros indicaciones, sobre vuestras experiencias más cotidianas, de lo que ocurre en vosotros y lo que sucederá cuando el Espíritu se despierte y se revele totalmente. En efecto, existen manifestaciones diversas que no son sólo los éxtasis, sino incluso cambios de vuestra conciencia encarnada y limitada que se abre no sólo al Êtreté y a la nueva conciencia o supraconciencia, sino a la realidad de lo podéis percibir, ver o sentir cuando se revele a vosotros el bautismo de Fuego y vuestra Resurrección.

Como sabéis, vivir el Sí, la Unidad, os da acceso a mecanismos especiales de vuestra conciencia, como las comuniones, las fusiones, las disoluciones. Surgen percepciones nuevas, como os han explicado mis hermanas Estrellas, desde hace años y también algunos Ancianos, sobre la nueva capacidad de ver, percibir y dialogar, por ejemplo, con los pueblos de la naturaleza o también con nosotros a través de vuestro Canal Marial. Hoy las cosas son un poco diferentes y, aunque esos elementos anteriores aparezcan por primera vez o se fortalezcan, se superponen a ellos una serie de elementos muy distintos y muy reconocibles.

Lo que voy a deciros hoy, forma parte de lo que ya os han comunicado los Arcángeles, los Ancianos, porque de lo que os vais a dar cuenta, no depende solamente de los mecanismos de comunión o de fusión o de la expansión de vuestra conciencia. Diría que, es más, como una concentración de vuestra conciencia que, obviamente, no parece reducirse, pero en lugar de expandirse, os dará la sensación de estar localizada con más precisión, acercándose a la sensación de convertirse en un punto donde no hay nadie, ninguna manifestación. Lo que voy a revelaros está en conexión directa con la manifestación de la Morada de la Paz Suprema, no solamente en vuestros estados interiores, sino también, de manera visible y exterior a vosotros.

Esto no quiere decir que haya todavía un “exterior” y un “interior”, sino la fusión de las dos polaridades, aboliendo también la separación, de lo que llamamos “interior” y “exterior”, que se manifiesta en vosotros. Eso se refleja en una capacidad independiente de la voluntad de vuestra persona y de todo deseo, por la irrupción de la naturaleza misma del Amor en el campo de vuestra conciencia. Eso no pasa por un chakra, no pasa por los circuitos del cuerpo de Êtreté, sino que toca, de manera más íntima y más justa, la totalidad de vuestra conciencia en sus diferentes fragmentos, así como en su unidad. Vais a descubrir, independientemente de las circunstancias de vuestro cuerpo y de que lo que ocurra todavía en vuestra vida cotidiana y ordinaria, esta irrupción de algo nuevo que se caracteriza por un sentimiento de estabilidad. La “roca” como decían los Ancianos.

En efecto, cuando el corazón del Corazón entre en manifestación, en actualización, observaréis una serie de modificaciones, no solo fisiológicas como ya es el caso, sino en el funcionamiento mismo de vuestra conciencia. Eso afecta, no sólo a los episodios de desaparición que podáis vivir, sino directamente a vuestra forma de ver las cosas. Vuestro punto de vista se estabiliza, no ya en la persona, sino en el corazón del Corazón, haciéndoos vivir las cosas de diferente forma y todo lo que se desarrolla en vuestra vida. Es como si vuestra conciencia no pudiera estar desestabilizada, no pudiera ya ser afectada por cualquier circunstancia exterior. Esto concierne tanto al sufrimiento de vuestro cuerpo, como a los cuestionamientos de vuestro mental o a vuestras emociones.

Recordad que ésto no es solo un éxtasis, porque se manifiesta independientemente de vuestra interioridad. Eso refleja exactamente, la desaparición de las fronteras y límites entre el ser interior y vuestra vida en este mundo. Eso está también vinculado directamente, a las primicias de la Resurrección, sea cual sea, vuestro punto de vista anterior. Esto se producirá de pronto, en las circunstancias que sean. De improviso, notaréis que algo se abre y se desgarra en vosotros, haciéndoos ver mucho más que lo que perciben vuestros ojos, mucho más que lo que mi hermana No Ojos, llamó la “Visión del Corazón”. Incluso en este mundo, en esta época, es cuando se abre a vosotros, no ya la percepción de otras dimensiones, lo que ya habéis tenido muchos de vosotros, sino la percepción directa de lo que subyace en este mundo, es decir, el acceso a las fuerzas de cristalización de las formas, a las energías que ordenan y coordinan todo lo que se manifiesta desde la piedra al animal, al vegetal o a vosotros mismos pero también a las interacciones que se producen entre los diferentes reinos de la naturaleza, entre los diferentes hermanos y hermanas. Repito, una vez más, sin tener en cuenta el sentimiento de comunión, fusión, disolución o desaparición.

De pronto, aparecerán mecanismos por los que veréis detrás de las apariencias. Esta claridad nueva, esta precisión nueva, concierne también a vuestro mecanismos y engranajes íntimos, así como a todos los mecanismos de relación y de disposición de las formas de este mundo. En este nivel hay una forma de aprendizaje de lo que se desarrolla, de forma concomitante con la Llamada de María, o en todo caso, justamente después. Nada quedará oculto y esa será ciertamente, vuestra realidad vivida; veréis la disposición de las formas, más allá de la forma; veréis las fuerzas vitales, libres como encerradas, en acción. Esto puede resultar de la luz blanca en un primer momento, y por la luz negra que no tiene nada que ver con la sombra, que nada tiene que ver con las fuerzas opuestas a la Luz, sino que es el depósito de la Luz. Vais a acceder a los grandes arquetipos, no imaginados, no supuestos, no experimentados cuando estáis en el interior, sino directamente en el exterior.

Es como si vivierais una especie de aclaración. Vuestra conciencia tendrá acceso a la visión de lo que subyace a las formas, a la visión de lo que subyace a las relaciones. Eso puede producirse también, con los ojos abiertos, en la alquimia de vuestro cerebro, pudiendo reflejarse, por ejemplo, en la visión de colores vinculados directamente a la vez, a vuestras emociones, a vuestras relaciones o a cada circunstancia de vuestra vida. Puedo decir también, de forma muy simple, que la decodificación de vuestro cerebro se hará por otras vías, en las que no serán necesarias las percepciones energéticas, aunque existan, pero pasará por la conciencia directa, mostrándoos el color del Amor, el color de la depredación, en vosotros como en el exterior de vosotros y eso, de manera totalmente natural. Obviamente, este proceso no se producirá de manera permanente, sino, como he dicho, de manera imprevista, sin ningún deseo por vuestra parte. Todo lo más, notaréis que son instantes en los os sentís inmersos en una relación, en la naturaleza, en contacto con nosotros.

Veréis desplegarse formas de Luz relacionadas con nuestras Presencias, de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres, de cualquier origen que seamos. Vais a ver desplegarse realmente la Luz, a la vez en vuestra cabeza, en vuestro Corazón, en vuestros centros de energía, pero también, de forma visible con los ojos abiertos. Vais a ver lo que une, conecta a los seres, las conciencias y también todo tipo de dependencia que existe en ese nivel; los lazos de amor, los lazos de depredación. Esto será evidente también en lo que llamaré “zonas residuales”, de alguna manera vinculada a las renuencias, vinculada a la persona misma. El mecanismo del color, os dará la impresión de algo mucho más vivo que los colores que podéis ver con los ojos de la carne; por tanto, este proceso afecta directamente a vuestro cerebro y también a la visión, en el sentido más carnal.

Todo esto, irá acompañado, por supuesto, de preguntas, pero junto a estas preguntas habrá una forma de Evidencia, de reconocimiento y de sabiduría de lo que se ve. Porque sabréis, fuera de toda duda, que eso es la verdad. Tendréis acceso al hecho de ver la Vida, de ver el Amor, no como un concepto, no como una energía, no como una vibración, no como el reflejo, por ejemplo, de vuestra Corona cardiaca ascensional, sino directamente, el acceso de vuestra conciencia, como he dicho, a lo que subyace a los mundos. Al llenar el corazón de gratitud, y quedándoos en un estado de paz especial, que no es éxtasis, pero que la mejor expresión que puedo emplear es, simplemente, proporcionar esa estabilidad, esa permanencia de la conciencia incluso dentro de un proceso que como os he dicho, es intermitente. Eso anuncia vuestra Resurrección, haciéndoos ver a cada uno, en vosotros como más allá de toda idea, de todo juicio, la realidad que subyace a este mundo como a todo mundo.

Si existe en vosotros una percepción de los sonidos de alma y del Espíritu, entonces os daréis cuenta de la modificación de dichos sonidos, que os llevan a oír, no músicas, sino frecuencias que calificaría de inhabituales. Recordad que esto ocurre de pronto, ya que va a suceder durante esa sorpresa, cuando menos lo esperáis. Esto puede aparecer también en momentos interiores, cuando vuestra conciencia llega a mantenerse en la Última Presencia o en el Sí; van a apareceros los diferentes lugares posibles de vuestra conciencia; ya sea en este cuerpo en el cuerpo de un hermano o de una hermana, en el cuerpo de una vida pasada o en una vida futura, en el cuerpo de un Ángel como en la conciencia de un vegetal. No se trata únicamente de una relación o una comunión, sino de la revelación de los mecanismos íntimos de la conciencia y en cualquier dimensión que sea, pero vividos aquí, sobre la Tierra, desde el momento en que estáis completamente presentes a vosotros mismos, completamente instalados en el instante presente.

Puede haber, por supuesto, percepciones Víbrales, pero constataréis con más frecuencia, sobre todo al principio, manifestaciones inhabituales al nivel de vuestros cuerpos y de la energía. Eso se reflejará, como os han dicho los Ancianos, por una modificación de la temperatura corporal, por síntomas en vuestro cuerpo, que se producen de manera inesperada, a menudo, en forma de hormigueos, de dolores, de pinchazos o de picores en el cuerpo. Estad atentos, en ese momento, no a vuestro cuerpo que se manifiesta, sino sobre las consecuencias en vuestra conciencia. Es una ocasión inesperada, en este fin de los tiempos, de ver materialmente, los mecanismos de vuestra conciencia, en acción. Tendréis acceso, digamos, al mundo de las causas que subyacen a este mundo, que subyacen al Amor, las relaciones y todas las manifestaciones sensibles relativas tanto a la energía habitual, como a los planos del Supramental.

Pero lo más importante no es tanto la observación de lo que se despliega por los mecanismos nuevos de colores, sino por lo que observaréis directamente al mantener vuestra conciencia en un estado nuevo. La superposición de la conciencia efímera y de la conciencia de Eternidad deriva en esto, permitiéndoos realizar, con facilidad o dificultad, vuestro Cara a Cara, a solas, en el momento de la Llamada de María. Es en esos momentos cuando vuestra vigilancia, vuestra atención y vuestra observación deben permanecer libres de todo concepto, de toda referencia a un pasado y a toda proyección en relación con lo que experimentáis. Si queréis profundizar, con más exactitud en lo que se producirá, dejaos atravesar por lo que se produzca, sin buscar interpretaciones, sin buscar la reacción o la emoción. Simplemente, dejad venir las cosas, a vosotros, manifestarse y desplegarse, porque esas formas de desgarros, de aperturas, son también un despliegue de vuestra propia Resurrección donde nada será ocultado, donde todo es trasparente y límpido.

Vuestra conciencia se volverá así, sea cual sea vuestra edad, vuestra historia, esté presente o no la persona. Podéis apoyaros en eso, no para proyectar o explicar sino para apoyaros sobre lo que representa esta verdad y esta solidez. Lo importante no es la explicación, aunque os lo haya explicado a vosotros, porque no se explica en palabras, en cavilaciones mentales, sino por la misma evidencia de lo que se ve, de lo que se percibe. Ya no se trata de lo que algunos de vosotros hayáis podido vivir, con mayor o menor intensidad, relativo a los Elementos, es decir, a vuestros orígenes estelares, vuestros linajes, sino que afecta a cosas más simples de vuestra vida, preferentemente de la naturaleza, con los hermanos y hermanas con los que estáis en relación. Esta nueva visión, esta nueva claridad, esta nueva precisión, desemboca directamente en esta fase final vinculada a la Llamada de María.

También descubriréis, si no es ya el caso, la Alegría infinita de la humildad y de la simplicidad, del que se ha convertido en un niño y que se contenta con estar presente en lo que la vida le muestra y demuestra. Vuestra persona, vuestros intereses personales, desaparecerán ellos mismos, en ese caso. Estaréis totalmente absorbidos, no por la desaparición sino por la realidad de lo que se produce en vuestro cuerpo, en todo lo que sea perceptible alrededor de vosotros. Recordad que no es necesario interpretar, ni comprender, sino simplemente vivirlo y también atravesarlo y dejar que los resultados se establezcan ellos mismas, es decir, encontrar una nueva forma de estabilidad, una nueva forma de profundidad, una nueva forma de ligereza que os hará depender menos de las circunstancias de vuestra persona, de las circunstancias de vuestras relaciones, de vuestro entorno. Es así como se prepara el Cara a Cara y a solas, de la Llamada de María.

Encontraréis también una distancia cada vez mayor, entre las manifestaciones de lo efímero, como vuestras creencias, vuestros pensamientos, vuestras emociones, y la realidad y la estabilidad de lo que sois, permitiéndoos no establecer una distancia mayor sino ver la diferencia que puede existir entre la Luz Una, auténtica y la que depende de los condicionamientos, del encerramiento o que está todavía alterado por las fuerzas contrarias a la Verdad. Notaréis también que hay una forma de indulgencia y de perdón frente a vosotros mismos, frente a cualquier persona o situación, que tenéis que vivir, en la superficie de este mundo. Ganaréis paz, no la paz interior en momentos precisos en los que vivís la desaparición, sino una paz activa en vuestro modo de funcionar. De esta forma, os beneficiaréis, de forma cada vez más visible, de la Inteligencia de la Luz, del estado de Gracia, de la realidad de esto y de vuestra nueva realidad que está instalándose en cada uno de vosotros.

Recordad que esto os permitirá orientaros y asumir lo que sucede. Por otra parte, no tendréis ocasión de hacer trabajar demasiado a vuestras ideas, vuestros pensamientos, vuestras proyecciones o vuestros recuerdos, porque en esos momentos, vuestra conciencia sabe que lo que se experimenta es verdad, sin ninguna duda posible y sin ninguna proyección. Así es como viviréis la Resurrección anterior a la Llamada de María, y eso se celebra durante este mes de mayo, bonito mes, como lo ha llamado el Comendador de los Ancianos.

La superposición de lo efímero y de lo Eterno, favorece la disolución de los últimos velos, así como ocurre en vuestro planeta; donde estáis, donde posáis los pies en la tierra. No habrá más obstáculos, no habrá más velos. Se verá la auténtica verdad, una vez más, percibida por vuestros ojos, pero también por vuestro cerebro y por vuestro corazón, por vuestra conciencia directamente. En ese momento, notaréis que la Luz emana de vosotros sin ninguna voluntad de la persona, sin ninguna voluntad del alma, es simplemente la revelación del Espíritu de la Verdad, del Espíritu del Sol. El Coro de los ángeles, cantará en vuestros oídos.

Vuestra piel se volverá más sensible o insensible, según las zonas del cuerpo. Percibiréis real y concretamente, vuestros propios órganos, incluso los que no se manifiestas habitualmente porque no se sienten si funcionan correctamente. Tendréis acceso a la cantidad y al color fundamental que prefigura la forma y toda relación, sin dejar lugar a dudas sobre la realidad de lo que percibe vuestra conciencia al vivirlo, no pudiéndose más que aceptar esta verdad que supera todo filtro del mental, toda referencia a una historia y toda proyección al futuro, reforzando, vuestra instalación en la Infinita Presencia y en la Última Presencia.

Recordad que no hay nada que hacer para eso, sólo hay que vivir, porque se producirá en el momento en que no lo esperéis, en el que no tengáis miedo, en el momento en que estéis completamente libres. Al estar no en Libertad y en esa vacuidad que es desaparición, sino la Presencia Infinita, se revelará todo eso a vuestra conciencia. Eso no podrá estar sujeto a la interpretación o a la tergiversación; eso no podrá dirigiros más que al instante presente y a ninguna otra parte como a una explicación o a la necesidad de agarraros a lo conocido. Así se desvelará lo desconocido en este mes.

De la misma forma, como se puede ver en toda la Tierra, hay una forma de despertar, pero inapropiada, es decir, teniendo en cuenta una solución de continuidad en este mundo, mostrando una sed de libertad, una sed de igualdad, una necesidad de caridad, una necesidad para la humanidad misma. No os ocupéis de las diferentes formas que esto pueda tomar, porque así respetaréis la libertad de cada uno para vivir lo que es debido en este período de Liberación. Y cada uno, como sabéis, tiene un punto de vista diferente. El que duerme, reflejará esto al nivel de sus aspiraciones sociales, políticas, familiares, medioambientales. Por supuesto, para vosotros es una octava diferente, pero el objetivo es exactamente el mismo; así que, no juzguéis. Contentaos con dejaros atravesar, acoger y vivir plenamente este instante presente y esta Gracia nueva.

Este estado de Gracia entra, por tanto, también, en la actualización sobre el plano físico, que os proporcionará el acceso directo a todos los planos sutiles, los que llamáis: “cuerpo etérico”, “cuerpo astral”, “cuerpo mental” y el “cuerpo causal”. Y más allá del cuerpo causal, por supuesto, para los que han liberado su alma, el acceso a una dicha cada vez mayor, una certeza interior que nada tiene que ver con la certeza de la persona, sino con un estado de paz no comparable con ningún otro, ni con ninguna satisfacción de este mundo, ni siquiera con una satisfacción espiritual tal y como podéis haber experimentado durante ciertos contactos con nosotros, con los pueblos de la naturaleza o entre vosotros.

En ese estado, la intensidad del despertar, la intensidad de la Liberación, os pareceré interiormente, íntimamente, cada vez más evidente. No olvidéis que lo que encontráis, nunca había desaparecido. Desde el momento en este último velo se levante de forma intermitente, en ese momento estaréis en vías de la Liberación, sea cual sea vuestro punto de vista, vuestras vibraciones o vuestra conciencia anterior. La Gracia y la espontaneidad os transportarán, no al éxtasis, sino al espectáculo de la Vida, del Amor y de la Inteligencia de la Luz, en la circunstancia que sea.

Este no es mi dominio, pero ya se puede decir que existe, ¿cómo llamáis a las nuevas vías neuronales que están teniendo lugar dentro de este cuerpo efímero? Todos los chakras del plano etérico, sin hablar del cuerpo de Êtreté, se vuelven permeables a esas informaciones que estaban ocultas. Esta no es la finalidad, pero concurrirá a estableceros en la paz de la Llamada de María y a vivir el Juramento y la Promesa, con una Alegría perfecta, sin discusión, duda, ni cuestionamiento.


También lo notaréis, en vuestra vida cotidiana, fuera de los momentos inesperados e imprevistos. Notaréis, no una pasividad, sino un desapego real y concreto de lo que os mantenía interesados hasta el presente, sobre la persona. Encontraréis, cada vez más, momentos de intimidad con vosotros mismos, no necesariamente meditando, sino practicando actividades en la naturaleza. Habrá sed de simplicidad cada vez mayor, contrastando con el personaje que representabais antes. Lo que os obstaculizaba como los miedos, las dudas, se desvanecerán ellas mismas por esta claridad y esta nueva visión. La precisión será tal, que no tendréis necesidad alguna de un análisis mental ni encontrar una causa, porque esto se sitúa más allá de toda causa. Es la irrupción del Espíritu, la revelación del Espíritu, la manifestación del Fuego Ígneo y de vuestra supraconciencia.

No olvidéis que tenéis todavía un cuerpo y que es el soporte de esta manifestación. Esto es lo que ha ocasionado, además, modificaciones importantes, como las que han sido explicadas, de vuestra fisiología, bien a nivel de la alimentación, bien al nivel del sueño e, incluso, al nivel de la calidad vuestras relaciones de hermano a hermano, de alma a alma. La espontaneidad, como se ha explicado, la simplicidad, la transparencia del masculino sagrado, se activarán. Os sorprenderéis a veces, por emplear palabras distintas de las que utilizabais habitualmente.

No es todavía “hablar en lenguas” o el “Verbo”, pero eso se aproxima. Encontraréis, frente a ciertas situaciones, frente a ciertas relaciones, las palabras justas, sin tener que buscarlas en vuestra cabeza, sin tener que construirlas, porque ahí también, esa será la manifestación de la Inteligencia de la Luz, los mecanismos de sincronicidad, de Fluidez de la Unidad, pero de forma más y más convincente y evidente.

Todo eso tendrá lugar en un tiempo muy corto. Por supuesto, algunos de vosotros ya habéis experimentado esto, durante algún tiempo, pero incluso para vosotros, la intensidad será diez veces mayor, lo que os llevará a la Evidencia de esta Inteligencia que no depende absolutamente, de vuestra persona, ni incluso, de vuestro cuerpo de Êtreté, sino simplemente de la revelación de la Vida, del Amor y del hecho mismo de lo que se despliega sobre la Tierra desde 2012. Lo que era invisible, se vuelve visible, incluso para aquellos de vosotros que no habéis vivido esto, nunca. Por supuesto, puede haber para algunos de nuestros hermanos y hermanas encarnados, una dificultad para asumirlo, en el sentido de la trasparencia, de lo que se va a llevar a cabo, pudiendo generar reacciones no pacíficas, en un primer momento, sino de estupor y de asombro. No os inquietéis. El aprendizaje, como os he dicho, será muy rápido y reemplazará la realidad ilusoria de vuestra persona y de este mundo, sin ninguna dificultad.

Desde luego, el Amor crecerá en vuestros ojos, en vuestras vibraciones, en vuestros gestos. No podréis frenar ciertos comportamientos que se derivan directamente no de vuestra historia, sino de la instalación del Amor. Un poco a la imagen de lo que nosotros os habíamos contado, mis hermanas y yo, relativo a nuestro camino y nuestra encarnación. Los milagros, también serán numerosos. No entendáis por milagro, una curación, sino una trasmutación alquímica de ciertos elementos de vuestra vida, que se producirán también independientemente de vuestra voluntad. La Inteligencia de la Luz os conducirá allí donde debe conduciros, incluso en los eventos confusos o dolorosos, veréis lo que sustenta todo eso, eliminando las preguntas, las dudas o los cuestionamientos.

La Luz se volverá en algo más palpable, lo mismo que cada vez más constataréis que encontramos, unos y otros, una intensificación de la presencia de la Luz que se vuelve palpable y física. La Luz, La Luz ya no está en otra parte, no está sólo en vuestro Corazón, está por todas partes. La acumulación de las partículas adamantinas en la Tierra, y la proximidad de lo que ocurre en el Cielo y en la Tierra, os permite tocar esta Evidencia y vivirla. Estad disponibles para esto, porque, de todas formas, como para vuestras desapariciones, no podréis escapar porque la felicidad será grande, la admiración o el estupor estarán tan magnificados por la belleza, que, en ningún momento, creo, tendréis ganas de sustraeros a eso, al contrario. Pero recordad también que vuestra persona no puede activarlo a voluntad. Esta noción de inesperado y espontáneo, es absolutamente capital, en la iniciación del proceso.

Muy pronto, si aceptáis eso, constataréis que esos momentos se reproducen a intervalos cada vez más cortos y de duración cada vez más larga, y que deberán concluir en la Llamada de María, en la aparición de las Trompetas, con una estabilidad, para muchos de vosotros, en la percepción de la verdadera Vida. Es así, como os daréis cuenta que vuestro mejor puesto no es querer ayudar, siendo una persona, a convertiros en otra persona, sino poneros a disposición de la Luz en cualquier circunstancia, viendo que realmente no sois vosotros los que actuáis, sino que es la Luz la que actúa a través de vosotros. Ahí está la única rectitud de la Luz, la única verdad de la Luz Una, no alterada ni falsificada, lo que os permitirá también identificar y liberar los últimos engramas de apegos, los últimos engramas de depredación o de miedo. Eso os preparará de manera activa para vuestro destino, ya sea en este mundo o en otro lugar.

La tranquilidad, independientemente de la paz, se volverá cada vez más evidente; ya sea la tranquilidad de vuestro propio mental, la tranquilidad de vuestras propias emociones o la tranquilidad de ciertos genes de vuestro cuerpo, dolores o enfermedades. Estaréis plenamente presentes en este cuerpo, pero al mismo tiempo, desacoplados de las circunstancias efímeras de este mundo, de vuestra persona. En este momento, en que habéis experimentado la realización del Sí, ya seáis liberados vivientes o que no viváis nada, eso no cambiará nada, porque tendréis acceso a la Verdad y descubriréis lo que es la verdadera Vida. Vuestra mirada se trasformará, la emanación de la Luz se hará a través de vosotros sin voluntad y sin estar dirigido hacia alguien o hacia una situación precisa. La Luz no tiene necesidad de vosotros para dirigir; ella irá allí donde debe ir sin esfuerzo, sin atención y sin observación.

Por supuesto, vuestros campos de energía, vuestros campos de conciencia, tanto al nivel de las capas sutiles como al nivel del cuerpo de Êtreté, podrán ocasionar también reacciones alrededor de vosotros, porque la Luz será percibida, aunque no sea vista ni comprendida; vuestros campos de energía, vuestras auras, si queréis, se volverán contundentes. Y así, percibiréis real y concretamente, no sólo las fuerzas etéricas, la sensación energética vital, sino directamente vuestra conciencia, que se encuentra también en los diferentes cuerpos sutiles, así como en el cuerpo de Êtreté. Tendréis acceso a la constitución de vuestro cuerpo mental, de vuestro cuerpo causal, si existen todavía, Tendréis acceso a los mecanismos internos de vuestros pensamientos y os daréis cuenta entonces, como os hemos dicho muchos de nosotros, que vuestros pensamientos no son vuestros pensamientos. Sólo se forman como resultado de la interacción entre vuestro medio interno y el entorno, no os pertenecen. Pero eso no será ya una creencia o un concepto al que os adherís, sino que veréis eso en acción.

Todo eso está ya activo, completamente actualizado. No podréis ser engañados más por ninguna falsedad, por ningún artificio que venga de vosotros o del exterior; veréis realmente lo que sostiene y organiza todo lo que os es perceptible. De este modo, se instalará la Eternidad, antes incluso que la Llamada de María o antes incluso que el elemento final de este mundo. Es aquí donde encontraréis la fuerza. Os hemos dicho también, que estamos en vuestro interior, pero que durante la Llamada de María no habrá nada que no sea la Vida y el Amor. No habrá nadie, no habrá mundo, no habrá ninguna referencia si no es la referencia del Absoluto, la referencia de la Inteligencia de la Vida y del Amor. Es así como os convertiréis completamente en lo que sois, es decir, Amor, Libertad y Verdad, así como belleza.

Por supuesto, existirán otras percepciones relativas al cuerpo de Êtreté en manifestación, pero sobre la cual no es útil apoyarse o desarrollar porque las cosas, como he dicho, se harán de manera totalmente espontánea. Y eso no es por conocimiento de esos procesos que se ejecutarán, sino por la evidencia de vuestra experiencia. Todo lo que puedo decir, por ejemplo, es que sentiréis todas vuestras Puertas, todas vuestras Estrellas que están más o menos manifestadas, al mismo tiempo mientras el cuerpo de Êtreté está en plena potencia de manifestación aquí mismo en este mundo. Esto os dará más alegría todavía. La paz os hará indiferentes, insensibles, pero indiferentes a vuestra persona, abriéndoos a la Libertad del Amor, a la radiación del Amor, independientemente de toda circunstancia, de toda voluntad. Es así como a vuestro turno, no seréis lo libertadores de los mundos sino los liberados vivientes, que permitiréis que se sacien aquellos hermanos y hermanas, aunque estén fuera de vuestra mirada o de vuestro entorno, dondequiera que estén en el planeta.

Es así como nosotras, Estrellas, hemos actuado durante nuestra vida. Tanto en nuestro entorno próximo como sobre todo el planeta. Nosotros hemos permitido, unos y otros, unas y otras, en nuestras encarnaciones, mantener de alguna forma, este hilo conductor hacia la Eternidad, y eso fue mucho más importante para mí, que mostrarme en éxtasis. El verdadero trabajo estaba ahí, no estaba en el discurso o en las palabras que pronunciaba, sino en mi estado de ser absoluto manifestado al mundo. No tenía nada que mostrar, nada que decir, eso se hacía independientemente de mí. Eso lo vais a descubrir, y ese es el milagro y la Gracia. Es ahí donde os convertiréis en esa roca indestructible que encuentra su Eternidad.

Por tanto, se me ha pedido que hoy me quede entre vosotros para escuchar vuestras eventuales preguntas relativas a lo que he descrito, más allá de vuestra persona, aunque eso os concierna. Entonces, si tenéis preguntas, os escuchamos juntos.

Pregunta: ¿Podría darnos explicaciones sobre la percepción del Fuego Ígneo en nuestro cuerpo?

La percepción del Fuego Ígneo se refleja en fenómenos que calificaría de fulgurantes en vuestro cuerpo, que aparecen y desaparecen así, sin razón. Tanto si es un dolor o la percepción de vuestro propio cuerpo o su posición en el espacio y en el tiempo, como vuestra memoria que como constatáis, puede fallar a veces, Hay una pérdida de linealidad del tiempo, haciendo que se atenúe, por ejemplo, lo que estáis haciendo.

El Fuego Ígneo va a proporcionaros las percepciones de las Puertas, como he dicho, pero, sobre todo, los fenómenos imprevistos que se manifiestan de diferentes formas, tanto por picotazos, por vibraciones, por una circulación de energía, como también por algo que aparece y desaparece muy rápido, que no se instala. Por lo menos, siempre que no haya reticencia, ya que no hay, por la Inteligencia de la Luz y el Fuego Ígneo, una curación permanente de alguna parte de vuestro cuerpo o de vuestra conciencia.

La primera de las manifestaciones es, por supuesto, una regulación térmica, profundamente diferente: los mecanismos de calor y de frío se suceden y no tienen ninguna relación con la temperatura exterior. Puede haber un fuego interior; puede haber un frío interior, pero tanto en un caso como en el otro, eso es muy repentino, llegando y desapareciendo sin ninguna razón. La percepción de vuestro propio cuerpo: el cerebro piensa por ejemplo que vuestro pie está en un sitio, miráis y el pie o la mano no está en el sitio que pensáis. No percibís más por los sentidos cutáneos de la misma forma en que los percibíais antes; la textura de los objetos, la textura de los alimentos, la sensación térmica de vuestro sentido cutáneo, no es la misma. Podéis preguntaros eso de manera muy fácil porque será habitual para vosotros. Vais a percibir lo que sostiene también, vuestra mano, vuestro pie, cualquier parte de vuestro cuerpo; lo que está bajo la apariencia.

El Fuego Ígneo, por supuesto, da el fuego, pero eso ya se ha explicado. Los sonidos se modifican en los oídos, la circulación de la energía se modifica, la percepción, para los que la viven, los mecanismos vibratorios que afectan a las diferentes estructuras que conocéis, se vuelven diferentes. Ellos se vuelven más presentes, hasta el dolor de una Puerta, especialmente sobre las Puertas situadas en zonas más bajas del cuerpo como la ingle o el sacro. También constataréis que se desarrolla en vosotros ese mecanismo preciso de la conciencia en el que las percepciones están modificadas, en que los colores aparecen y como si vuestro cielo se rompiera.

Además, uno de los Ancianos os ha expresado lo que se ha llamado “Masculino Sagrado” y os ha dado una señal especial para hacer y trazar sobre vuestro propio Corazón, Esto, por supuesto, contribuye al desgarro de los últimos velos que os ocultaban la Verdad, no en el interior, ya que algunos de vosotros sois liberados, sino al nivel de los que llamáis y llamamos con vosotros, el exterior.

Este es el Fuego Ígneo. Proporciona la certeza que da el poder de la Verdad, da la magnificencia de la Vida y del Amor. El Amor se ve; ya no es sólo un concepto, ya no es sólo una experiencia en la intimidad de vuestro Corazón, por los que son liberados vivientes o que viven la Última Presencia, sino que será visible alrededor de vosotros, traduciéndose, como he dicho, por sensación de no ver lo mismo, de tener mecanismos de color, a menudo sin forma, de colores que nada tienen que ver con los colores que veis con los ojos.

Todo eso os dará una coloración, muy neta donde no tendréis necesidad de pasar por el análisis sensorial o el análisis mental. Por ejemplo, lo que es armonioso, lo que es Amor, se manifestará, a menudo, bajo formas de color pastel, muy claros, como el rosa o cualquier color, pero en las tonalidades muy puras, digamos. Mientras que lo que es pesado, lo que es opuesto a la Inteligencia de la Luz, venga de vosotros o de otra parte, os aparecerá con colores oscuros, que parecen poco iluminados, colores que calificaría de densos, de compactos, que no deja ver a través.

Esto podrá hacerse para las dos partes de vuestro cuerpo, como si realmente viajarais al interior de vuestro cuerpo, en conciencia, y que podéis ver el color de una artrosis, si tenéis una, en una zona específica; también el color de vuestro hígado, el color de vuestros pensamientos. Cada pensamiento, cada nota musical, se volverá en Evidencia para vosotros. Por su color, por su coloración, por su claridad. También, de manera visible exterior, como de manera cerebral o más intuitiva. Recordad que es natural. No hay necesidad de aprendizaje muy largo, porque eso no concierne a un conocimiento que adquirir, sino a algo natural que regresa.

¿Tenéis otras preguntas?

Pregunta: ¿Podría explicarnos el “hablar en lengua”? ¿Es la misma experiencia de la torre de Babel?

Bien amada, eso es posible por dos circunstancias. Tanto al nivel de lo que llamaría con vosotros el astral, es decir, la Ilusión, donde hay una forma de exaltación, donde la conciencia no está estabilizada del todo, pero puede haber también un “hablar en lengua” que está vinculado a esta estabilidad como la “roca” de vuestra supraconciencia en manifestación. La diferencia es esencial, es decir, que “hablar en lengua” es un hablar que calificaría de vibral, en que la incidencia es exacta y no tiene nada que ver con un lenguaje estructurado, ni una lengua antigua. Se trata, no del sumerio original o de una lengua como el armenio. Este hablar en lengua es simplemente una emisión de frecuencias, un poco como notas de música, donde el único significado no es comprendido por el mental, ni por el intelecto, ni por la razón, sino directamente por el Corazón.

El hablar en lengua no es una de las manifestaciones posibles tanto de la Ilusión, es decir, de la Luz alterada, como de la verdadera Luz. La única discriminación posible es justamente el estado de la conciencia del que la vive. En el hablar en lengua, vinculado a la Ilusión Luciferina, astral, hay emoción, hay exaltación, hay rabia. En el hablar lengua vibral, del Fuego Ígneo, hay estabilidad, hay permanencia y, sobre todo, como constataréis si eso se produce, que aparecen esos colores pastel que son vistos y percibidos. El corazón, evidentemente, en ese momento, no queda insensible ante ese hablar, y veréis lo que sucede entonces.

Pero ningún proceso místico que hayáis leído o vivido, son importantes. Eso ocurre a menudo en el Silencio. El Silencio de vuestra conciencia, de vuestras emociones, de vuestro mental, el Silencio de la acción, también. Es una maravilla, como he dicho, un arrebato o un estupor, no hay nada proyectado, no hay nada que venga de la persona y eso se vive directamente en ese momento. Eso puede producirse también, por cantos espontáneos, puede producirse también, escuchando la música, donde también, las notas musicales, serán percibidas, no como vibraciones, sino como una acción directa de vuestra conciencia sobre ella misma por los fenómenos de colores especiales.

No necesitáis manifestaciones extraordinarias, porque a pesar de lo que se desarrolla en este momento y que se va a desarrollar, es de una simplicidad extrema y reforzará, por otra parte, vuestra trasparencia y vuestra humildad, No habrá ninguna reivindicación, ninguna apropiación y, sobre todo, constataréis, como he dicho, vuestra estabilidad. No habrá pasión ni exaltación. No habrá manifestaciones exageradas sino una forma de sabiduría cada vez más grande. No será preciso decirlo ni expresarlo a vosotros, a una relación o a vuestro medio ambiente. Esto os aparecerá tras el primer estupor, como algo natural, Os recuerdo que es algo que os encontráis, que está vinculado a vuestra Eternidad y a vuestra experiencia en dimensiones unificadas, sea cual sea vuestra forma y la dimensión. Veréis a través de la matriz y a través de la Ilusión de este mundo.

El corolario de eso, para vosotros individualmente y en vuestra persona, es mostraros los fallos de vuestro comportamiento, los fallos de vuestras reticencias o de vuestros miedos; es mostraros la Verdad denuda que no carga con más orígenes estelares o linajes estelares, que se dirige más hacia un objetivo, porque allí habéis tocado la Verdad que el objetivo final, y todos los demás objetivos, se desarrollan ellos mismos sin ninguna dificultad. Por supuesto, que eso podrá traducirse también por una incomprensión de la creciente locura de este mundo, pero esta incomprensión no dará lugar a una necesidad de corrección o de modificación. Vosotros aceptaréis a través de eso, la libertad de cada uno para manifestar lo que quiera, si todavía quiere. Y vosotros los amaréis de esta forma. Eso podrá pareceros desconcertante para aquellos que todavía podáis llamar hoy, “enemigos” o gente que no frecuentáis.

Es así cómo se instala la Gracia y el perdón y cómo liberaréis los últimos lazos, las últimas memorias, los últimos obstáculos a vuestra libertad. Es así como se realiza la alquimia entre el interior y el exterior, haciéndoos ver que no es ni lo uno ni lo otro, que sólo hay Vida. No hay ni siquiera persona, sino una forma fijada en un cuerpo de carbono. Os concienciaréis real y concretamente que vosotros no sois (si no está ya hecho) ni esta historia, ni esta persona, ni ninguna persona de una vida pasada, y que vosotros sois efectivamente, el Amor, y que el mundo está en vosotros y que vosotros sois el mundo.

¿Tenéis otras preguntas?

Pregunta: ¿Por qué cuando alude al Espíritu del Sol, alude también al Coro de los Ángeles?

Porque en el Espíritu del Sol, como en cada Sol, hay formas y conciencias vinculadas a lo que ha sido llamado el Coro de los Ángeles, o si preferís, los cuatro Vivientes también. Hay, por tanto, en el Espíritu del Sol, la manifestación del Coro de los Ángeles y los dos están vinculados, digamos, en la libertad de manifestación del Amor. El Coro de los Ángeles es lo que arrebata en éxtasis, el Espíritu del Sol es lo que os da la rectitud de la Verdad; Van juntos. Esta es la razón por las que os hablé de la modificación de los sonidos, si percibís esos sonidos en vuestros oídos, durante esta fase.

La actualización de la palabra, también se incluye. Cuando dije que las palabras que saldrán de vosotros no son vuestras palabras habituales, ni incluso las que hayáis pensado es porque entráis en el Verbo, en el Verbo creador, manifestado por el Masculino Sagrado y el andrógino primordial en la superficie de este mundo y también en vuestro cuerpo.

Pregunta: Cuando la piel se vuelve sensible y aparece picazón, ¿Es la manifestación del Fuego Ígneo?

Mi querida hermana, ese puede ser, efectivamente, el caso y es a menudo el caso para aquellos de vosotros que percibís una de las Coronas. A veces, también corresponde a la percepción cutánea, vais a sentiros limitados a este cuerpo, dando la impresión de un empuje no desde fuera, sino desde dentro, sobre todo en el pecho, en la cabeza o en el vientre. Eso forma parte del mismo proceso del Êtreté y de la Eternidad.

Recordad también que, durante este período, vuestra sangre se oxigena de manera diferente. Eso no ocurre solamente por los pulmones sino también directamente a través de la piel, por las partículas adamantinas. Vuestra sangre está vivificada, produciéndose a veces, sobrecalentamiento. En este sentido, mi hermana Hildegard, os había recomendado una poción para refrescar la sangre. Por supuesto no está prohibido consumir productos como plantas u otra cosa que esté en relación con la acción sobre la sangre porque cuanto más fluida circule la sangre, más fácil será vivir estos procesos que vengo a describir, vinculados a vuestra Resurrección.

…Silencio…


Además, si prestáis atención, a través de vuestras lecturas, de vuestra escucha, a través de vuestras Presencias, os daréis cuenta progresivamente, en cada una de nuestras intervenciones, que nosotros estamos cada vez más densos cerca de vosotros. Simplemente porque no hay más capas aislantes. Y, por supuesto, a medida que intervenimos, solos o acompañados de un Arcángel o el Espíritu del Sol y el Coro de los Ángeles, la cualidad vibratoria que vosotros percibís, no es la misma. Se trata siempre de la Luz verdadera, pero con intensidades diferentes, octavas diferentes, también, según las circunstancias. Es una primera aproximación que va más allá de la desaparición y que os dirige directamente a la emergencia de la Eternidad en este mundo.

Pregunta: Si los Arcángeles y ustedes están en el interior de nosotros, ¿por qué el Arcángel Anael está obligado a crear una columna de Luz para que puedan descender?

Bien amado, el hecho de descender, como dices, por el Arcángel Anael o por cualquier entidad, cuando eso os concierne individualmente, como sabéis, estando la Presencia en vosotros, ella se manifiesta por el Canal Marial. Pero cuando sois varios, es preciso que se reconstruya ese Canal Marial, no distinto al vuestro, para permitir la fluidez del establecimiento de las entidades de Luz, independientemente de vuestra estructura. De la misma forma, vais a notar que las Presencias de Luz, y no sólo las Entidades o las formas que pasan por vuestro entorno, se manifiestan, con independencia de vuestro Canal Marial y de vuestra percepción. Y si vosotros tenéis la ocasión de observar eso, notaréis que también hay un proceso extremadamente preciso de entrada en manifestación. La columna de Luz blanca creada por el Arcángel Anael, así como las esferas de protección, vienen del mundo Supramental, como creadas por un Arcángel. Ellas son muy eficientes en este mundo, contrariamente a lo que tú puedas realizar si no utilizas técnicas o medidas especiales. Una cosa es vivir la Presencia dentro del Canal Marial, y otra vivir la Presencia de un Arcángel o nuestras Presencias en un entorno en el que sois varios.

Pregunta: ¿Por qué se habla de la belleza, pero también de la elegancia del Absoluto?

¿Y por qué no? El que lo vive, es así como lo experimentamos unos y otros, ¿Qué puede haber más bello que la verdad desnuda, más allá de toda forma y de toda conciencia? Porque es eso exactamente, ya sea en momentos de arrebato, en momentos de éxtasis, en momentos de paz, en momentos de desaparición, es la palabra que se forma espontáneamente: “perfección”, “belleza”, “Evidencia”. Debemos encontrar palabras para calificar lo que es incalificable, traducir, de alguna manera, lo que se ha experimentado. Por supuesto, según las culturas, según vuestro origen, otras palabras son posibles, y si estáis atentos, constataréis que, según nuestros orígenes en nuestra última encarnación, las palabras no son las mismas. Ellas traducen, por tanto, la misma verdad. Porque esta belleza, no está inscrita en ningún efímero, ni en una forma, ni en una conciencia. Es lo que Bidi llamaba la “a-conciencia”. Bien entendido que eso no tiene nada que ver con la belleza de una forma, de un cuerpo, de una pintura, de una puesta de sol, sino que es una belleza absoluta, justamente porque no hay una forma definible. Donde nada puede ser nombrado.

Recordad que lo más importante, en este período, es no tanto lo que habéis experimentado hasta el presente, sino la revelación del Último, aquí mismo, en vuestra conciencia ordinaria. Lo que es efectivamente muy nuevo y que no existiría a excepción de ciertos seres liberados vivientes, antes que apareciera el Fuego Ígneo, debido a la alquimia entre lo efímero y lo Eterno o, si preferís, entre el cuerpo (los cuerpos vitales) y el cuerpo de Êtreté. No solamente en la revelación en el corazón, sino su despliegue activo y real dentro de vuestro cuerpo físico. Os recuerdo que la Ascensión está sucediendo en el cuerpo que es el apoyo y el soporte, porque la codificación vibratoria no viene más que de cada una de vuestras células.

Pregunta: Cuando está con nosotros, ¿Hay otras entidades de Luz que le acompañan?

Mi querida hermana, esto es posible. Mi propia Presencia puede estar acompañada por el Espíritu del Sol y el Coro de los Ángeles, como han expresado los Ancianos. Puedo también estar acompañada, por supuesto, por algunos Arcángeles que, en general, se posicionan en las cuatro esquinas del espacio en el que intervengo. Eso no es por una protección, por supuesto, sino para beneficiar la lectura, la escucha o la Presencia, de ciertos códigos vibratorios de Luz auténtica en vosotros, reflejando la calidad de la función del Arcángel en cuestión.

Pregunta: ¿Qué significa que, durante un alineamiento o un adormecimiento, el cuerpo entero se pone a vibrar?

Para aquellos de vosotros que vivís la vibración de una Corona, esta vibración de cuerpo es justamente la sustitución de lo efímero por la Eternidad o, si preferís, de la conciencia ordinaria por la conciencia del cuerpo de Êtreté. Puede haber vibraciones, entumecimientos, hormigueo, desaparición de la percepción de una parte de vuestro cuerpo. Es exactamente el mismo proceso que está en acción.

Pregunta: ¿Podría hablar sobre el rol de la alimentación y de la Luz, dado que se llega a no comer y estar gordo o a comer mucho y estar delgado?

Dentro de los mundos unificados, bien amada, Tanto afecte a los mundos de carbono como a los mundos definitivamente libres, desde siempre, el alimento no tiene nada que ver con lo que concebís en esta tierra. Además, me parece que, en las enseñanzas de la Intratierra, se os especificó que esos pueblos de Tercera dimensión unificada, no tenían necesidad de comer. Nuestros hermanos Vegalianos, no tienen sistema digestivo, no les sirve de nada. Su alimento se toma directamente de la Luz. Es lo que he explicado en relación con la sangre que se alimenta directamente, no sólo de oxígeno, sino de Luz.

Así pues, en las diferentes fases que vivís, desde hace muchos años, han existido numerosas modificaciones fisiológicas y alimentarias. El Arcángel Anael, ya había explicado hace mucho tiempo, la diferencia entre la alimentación sólida y líquida, y también en los productos de la naturaleza, los que crecían en la altura y no bajo tierra o cerca del suelo.

Hoy descubrís la nutrición de la Luz. Ella se hace independientemente de vuestra voluntad o de vuestros deseos, pero conviene respetar al nivel de vuestro cuerpo en lo que él os pide. Vuestro cuerpo sabe mejor que vosotros, lo que necesita, dando a veces sensaciones particulares con ciertos alimentos, como si vuestro vientre se cerrara o evitara descender todo alimento, mientras que en otras ocasiones podéis ser tomados por bulímicos, ante ciertos alimentos. Todo eso forma parte de lo que sucede en este momento.

El Arcángel Anael os ha dicho recientemente, que no teníais que comer necesariamente. También fue recomendado por el Comendador de los Ancianos, sobre ayunos muy breves y cortos, que no superaban las 24 horas, para ver lo que se desarrollaba en vosotros, haciendo la experiencia y viviéndola.

Sólo en los mundos de depredación, hay alimentos y la necesidad de comer, porque desde el momento en que coméis algo, sed lógicos, ya sea un cereal, ya sea un vegetal o un animal, es siempre una forma de depredación. Vosotros coméis para vivir, si no, aparecerían una serie de síntomas. Existe, por supuesto, como explicaron los pueblos intraterrestres, banquetes rituales en los que conmemoraban cosas vinculadas a los linajes, por ejemplo.

Por supuesto, en esta fase de gran agitación, tanto en vuestro cuerpo como en vuestros hábitos, notaréis esos cambios. Veréis que podéis comer y luego no comer nada. Recordad que no son vuestros hábitos o vuestras necesidades de cierto tipo de alimento, sino la Inteligencia de la Luz la que actúa a través de vosotros. Si estáis atentos a vuestra alimentación, sabréis instantáneamente, si un alimento es bueno o no, para vosotros, según el reflejo de apertura o cierre de la parte inferior del diafragma que, os recuerdo, está en relación directa con el llamado Octavo cuerpo o Embrión Crístico. Si prestáis atención a esto, notaréis percepciones a nivel de esta zona, según esté cerrada o abierta, dependiendo del alimento. El sistema digestivo, tal y como lo conocéis y yo lo he conocido cuando vivía, aunque yo comía muy poco, es, una especie de falsificación. En la Luz no hay nada que digerir, no hay nada que incorporar ni metabolizar; la Luz misma es metabolismo.

Pregunta: Durante un mes o dos, he sentido la necesidad de comer grandes cantidades de carne mientras que yo no la comía antes y eso se calmó. ¿es un proceso normal?

Mi querida hermana, sólo tú puedes responder. Las modificaciones de hábitos alimentarios pueden estar impulsadas, efectivamente, por la Luz. Tu cuerpo sabe mejor que tú misma lo que necesita. Existen ciertas fases de Alquimia, ahora, que pueden necesitar una modificación de régimen alimentario. El problema no es la carne, el problema es el sufrimiento de la carne.

Sin embargo, os recuerdo que en los mundos unificados no hay ninguna necesidad de comer, excepto para algunos pueblos unificados, pero que han mantenidos linajes vinculados, por ejemplo, a los felinos. Pero de una manera general, el alimento es a menudo un ritual y no una necesidad. Por el contrario, vuestras necesidades en este mundo están en función de vuestra trasformación. Puede haber, efectivamente, una necesidad de algo que no estaba presente antes; es siempre transitorio y corresponde a fases particulares. Hablando de alimentos, vais a constatar también, por sorprendente que pueda parecer, que vais a ser cada vez más sensibles, no a la naturaleza de ese alimento sino a su color y a su textura. Todo eso forma parte de las modificaciones de vuestra Resurrección.

Os recuerdo que, en mi encarnación, solo ingería tres tipos de alimentos, sin jamás sufrir la menor carencia: arroz, leche y miel. Sin embargo, hoy se sabe que la leche es veneno -ningún veneno pudo nunca actuar sobre lo que yo era-.

Algunos de vosotros sentís todavía que vuestra conciencia depende de los alimentos, de los horarios. Para otros, todo eso ha terminado, no hay ya obligación de respetar horarios ni tipos de alimentos. Para otros, por el contrario, tal vez es más relevante. Esto se refiere directamente a la aparición de vuestros linajes.

Pregunta: Cada vez más, tengo náuseas en ciertos lugares o cerca de algunas personas, ¿qué significa?

Bien amada, querida hermana, esas manifestaciones están directamente relacionadas con la resonancia de las Puertas llamadas “Atracción” y “Visión”, Según la energía encontrada, según las consecuencias encontradas, si no hay sintonía vibratoria, la depredación va a ser sentida esencialmente al nivel de la Puerta “Atracción” y de la Puerta “Visión”, por supuesto. Y eso lleva de forma natural a la náusea y a los estados nauseabundos. Es lo mismo con ciertos alimentos o con algunas de vuestras emociones o las emociones de vuestros hermanos y hermanas.

Vuestro cuerpo lo vive, sobre todo, cuando se aloja el cuerpo de Êtreté. Se manifiesta independientemente de vuestras emociones conscientes. De la misma forma, podéis experimentar las mismas náuseas delante de ciertos alimentos que antes eran habituales. Os incumbe a vosotros escuchar. ¿Qué seguís?, ¿vuestros hábitos alimentarios o lo que pide la Inteligencia de la Luz a través de vuestro cuerpo?

Si no hay más preguntas, relativas a la Resurrección, me permito saludaros y vivir con vosotros un momento relacionado sobre lo que acabo de explicar. Esto ya no es simplemente una comunión ni un “corazón a corazón”, sino el despliegue de lo que ha sido llamado el Absoluto en este mundo.

Os expreso ahora mi Amor y os digo hasta pronto. Os diré, hasta cuando esto se acabe.

…Silencio…


Me retiro ahora en vosotros. Adiós


-María. LINK
Teresa. LINK
- Uriel. LINK
- OMA 1. LINK
- OMA Preguntas y respuestas. LINK
- Anael .LINK -
- Anael preguntas y respuestas LINK
- Metatrón. LINK
- Ma Ananda Moyi. LINK
- Sri Aurobindo. LINK
- La Fuente. LINK
- OMA Final. (en proceso)
- El Último. (en proceso)


Todo lo que se presenta aquí es para tu discernimiento, nada es verdad absoluta. Discierne con tu corazón, con tu dios interno. Aquello que te resuene en hora buena y que te enriquezca, si así lo sientes, lo que no te resuene hazlo a un lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...