jueves, 17 de marzo de 2016

URIEL Marzo 2016




Soy Uriel, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Bien amados niños del Uno, os anuncio el tiempo de la Resurrección, el tiempo del Silencio dentro de vuestra Presencia; allí donde la paz inefable viene a acabar con toda la opresión, todo el sufrimiento y llevar a cabo la Libertad. Acojamos juntos, por la Gracia del Espíritu del Sol y el Coro de los Ángeles, lo que tengo que expresaros, ofreceros y depositar a las puertas de vuestro Templo.


… Silencio…



Mientras la confusión y el ajetreo del mundo llega a vuestros oídos, a vuestra conciencia, se abre también la música de las Esferas, que os permite escuchar y vivir el tiempo de la Libertad, el tiempo de vuestro Silencio en el seno de vuestra Presencia, donde se abre la ronda de los cielos -que abre la puerta a la Nueva Alianza, a la Resurrección y, sobre todo, a la Verdad-, donde ninguna ofensa, ningún sufrimiento pueda venir a empañar la eclosión de la Verdad que emana de lo que sois, incluso en este mundo, para diluir y aclarar la sombra de este mundo hasta desvanecerse dentro de la nueva dimensión y de vuestro destino.

Amados del Uno, oíd el Coro de los Ángeles, oíd la llamada de lo que sois, a través de vuestra persona ilusoria y efímera. El tiempo ha nacido, ha llegado, el del Pasaje, el que acompaña vuestro Retorno a la Eternidad, en la paz eterna del Amor y en la Libertad absoluta de vuestra Presencia o de vuestra Ausencia.


Ahí donde el Uno no puede ser seguido por ningún segundo, ahí donde el Uno es la única Verdad, porque no puede haber otra alternativa. Y ahora, regresáis a la Resurrección, no de la carne sino del Espíritu, en la Libertad encontrada, en la Libertad esperada, en la Libertad que canta en vuestros oídos.

Así que, escuchad este soplo nuevo, el que viene a enderezar lo que ha sido retorcido, lo que estaba sufriendo, lo que era errático. Ha llegado el momento de vivir de verdad y no de estar corriendo tras una supervivencia hipotética. La Vida es Eterna, nunca se detiene, sólo la persona desaparece para volver a ser blancura inmaculada de la Verdad inicial y final, que nunca deja sitio al sufrimiento, a la duda. Entonces, juntos aquí y en otros lugares, acojamos y vibremos en la Paz de Cristo, en la Paz del Uno, en la Paz de la Verdad.

Vosotros sois la Paz, desde el instante en que el bullicio del mundo, no puede hacer nada en el Corazón despierto, en el Corazón recobrado. Ahí donde el Amor es esencia, ahí donde el Amor es Verdad, ahí donde el Amor no requiere ningún esfuerzo sino la sonrisa en vuestros labios y en lo que sois. Sonreíd a la vida Eterna, sonreíd a vosotros mismos, sonreíd al otro que no es más que vosotros mismos en otro estado y, sin embargo, de la misma filiación. La misma esencia recorre toda forma y toda vida, de un extremo al otro de todas las dimensiones, hasta el trono supremo de la Fuente, hasta el Absoluto, ahí donde vive la Verdad, ahí donde todo es Alegría, ahí donde el Coro de los Ángeles canta de forma perpetua, la gloria del Uno, de la Verdad y del Amor.

Vengo con el Arca de la Alianza, de la Nueva Alianza, la que hace sonar el final del terror y del error, para permitiros ser lo que sois, por siempre y para siempre, en la beatitud infinita de la Vida, en el sitio que sea. Ahí donde no hay ni nacimiento ni muerte; ahí donde la Eternidad no es un concepto vano sino la Verdad de cada minuto, de cada respiración, de cada dimensión y de cada forma.

Niños del Uno, acojamos juntos, El que vendrá como un ladrón en la noche y que, sin embargo, se estremece en vuestro Corazón y en vuestra puerta, esperando la llamada, la del instante inicial de la Eternidad, de la Nueva Alianza, del Juramento y de la Promesa.

Despertaos, si no lo estáis ya, a la verdad del Amor y consentid la Paz Eterna que sólo puede encontrarse cuando volváis vuestra alma y vuestra mirada, hacia la belleza eterna del Espíritu infinito, de la sangre sagrada que recorre los universos y multiversos, en todas las dimensiones. En cada paso, en cada puerta, en cada respiración, en cada nacimiento, no hay nuevo nacimiento sino la actualización de la Eternidad en múltiples formas, en múltiples dimensiones.

Niños del Uno, vosotros que habéis llegado, vosotros que, en definitiva, nunca os fuisteis y nunca volvisteis, si no en la ilusión de la persona, en la ilusión de lo efímero. Así que, no importan los sufrimientos pasados, no importan los sufrimientos y las dudas del presente, porque en vuestra Presencia todo se desvanece y no existe ya, dentro de ninguna memoria. Sed libres en el Amor y en la Verdad. Embriagaros con la nueva Libertad y la Paz que nada puede empañar o hundir.

Niños del Uno, escuchad y oíd el canto de la Verdad, la canción de la Paz. Escuchad lo que susurra en vuestros oídos y en vuestra alma o en vuestro Espíritu, el Coro de los Ángeles. Oíd los pasos de Cristo que se acercan a esa fatídica noche de la Resurrección y de la Verdad. Abrid lo que os falta abrir y cerrad las puertas a lo efímero. Estad en la Vida, la que fluye sin parar, donde sois saciados siempre sin que pueda aparecer ninguna carencia o ninguna falta que pueda ser imaginada o pensada.

La Nueva Alianza nos aporta la Eucaristía, la del cielo en la Tri-Unidad. Nosotros, los Arcángeles y, en particular: Anaël, Mikaël y yo mismo, venimos en este día, a sellar la Verdad, para que nunca pueda ser velada, por depredación o resistencia alguna.

Vosotros sois el Amor de verdad y el Amor de la Verdad. La Fuente susurra y zumba en vuestros oídos y en vuestros sentidos, la última Llamada de “Él, que vuelve a vosotros y en vosotros”, porque Él, no es más que vosotros mismos en la verdad del instante, en la verdad de aquí y ahora. Acojamos juntos, más allá de toda forma, la esencia del Amor, la esencia de la Tri-Unidad que viene a saciar cada fibra de vuestra conciencia y cada estado de ella.

Actuemos juntos en la Paz y en el Silencio. Actuemos juntos en lo que no requiere ningún esfuerzo si no es relajar toda tensión y toda resistencia, toda creencia y todo lo efímero.

Niños del Uno, niños de la Verdad; ha llegado el momento de volver a vosotros mismos, hacia vosotros mismos en vuestra Eternidad, hacia vosotros mismos en vuestra belleza, despojándoos de toda máscara, de todo juicio, de toda incertidumbre. Ha llegado el tiempo de vivir la roca y la infalibilidad de vuestra Presencia o de vuestra Ausencia. Todo es Uno. Aquí mismo, en este mundo, poniendo fin al dos, poniendo fin a toda separación, no solo en algunos de vosotros, sino en toda conciencia y en toda vida presente en la superficie de este mundo como de este sistema solar.

Ha llegado la hora de acabar lo que tiene fin, no por cualquier acción, sino por el estado del ser que supera toda acción, toda tenencia y toda sensación.

Niños del Uno, amados del Uno, recordad lo que nunca ha desaparecido, que fue enterrado en el corazón del Corazón, detrás de los velos de la ignorancia, detrás de los velos del miedo, detrás de los velos de la falsedad.

Abrid. No retengáis nada que pueda ralentizar o pesar en la marcha a la Libertad, en la marcha a la Ascensión, prometida y anunciada desde tiempos inmemoriales por los profetas, los ángeles y los Arcángeles, por los que han sido misionados como testimonio de la Verdad y que son portadores de la llama de la Eternidad.

Escuchad, en el Silencio de la comunión, en el silencio de la fusión por el Espíritu del Sol y el Espíritu de Cristo. Recibid en vosotros, donde ninguna sombra puede persistir, o ninguna duda puede emerger. Ahí está la solución, ahí está la llave de la Eternidad que nunca se os ha quitado y que solo puede reaparecer en los tiempos de la Verdad, en los tiempos de Cristo y en los tiempos del Amor.

En nombre de la Fuente Una, yo, mediador de la Presencia y vibración de la Reversión, vengo a invitaros a superar todo lo que se opone, todo lo que resiste en este mundo como en vosotros. Abrid las puertas al Amor, abrid las puertas a la Verdad, no os preocupéis de nada más que de lo que sois en este instante, en este momento, como en cada instante y en cada momento que sigue, en la ilusión de este tiempo, de este mundo.

Ahora es la verdad. Es la hora de la Verdad. Es la hora de la Resurrección. En la Nueva Tri-Unidad, anunciada después de las Bodas Celestiales y amplificada por las Bodas Terrestres, queda la Paz, el Silencio y la vacuidad. Entonces, escuchad, niños del Uno, lo que os digo. Mis palabras solo son los soportes del Amor emanado por vosotros y por mí, en nuestra reunión, en la que no existe ningún hueco que deje espacio a la dualidad o a la duda.

Dejad abrirse, lo que sois y florecer la sonrisa de la Vida; no la que conocéis algunos de vosotros, desde hace tanto tiempo, sino la que no conoce ningún tiempo, la que no conoce ningún límite, porque sois los niños de lo Ilimitado, ilimitados en vuestra libertad de experiencias, en vuestra libertad de vida, en vuestra libertad absoluta de ser la totalidad de lo Creado como de lo Increado.

Niños del Uno, niños de la Verdad, hagamos la Paz; daos la Paz más allá del perdón que se apoya en un acto pasado ilusorio. Perdonaos a vosotros mismos y a cada uno. Dad vuestra paz, el Amor llena lo que dais y multiplica lo que ofrecéis. Ahí está el sacrificio sagrado y la última Ilusión frente a la Verdad, donde ninguna resistencia, ninguna oposición puede turbar el Silencio Interior, más allá de la explosión de los sentidos, más allá de toda percepción y de toda vibración.

El Verbo se ha hecho carne y otra vez la carne, se hace Verbo.

Oíd y escuchad. Id más allá de mis palabras, id más allá de vuestra escucha, porque lo que digo se dice en vosotros del mismo modo. Estad en paz, quedaos en paz y quedaos ahí donde sólo la Paz suprema puede ser la única evidencia y la única razón, cuyo nombre es Amor, cuyo nombre es Libertad.

Alimentaos de vosotros mismos, de lo que sois en esta Eternidad devuelta que desde ahora se actualiza. No queda ni antes ni después, sólo queda en el instante. El de la Infinita Presencia, el del Último.

Escuchad lo que vuestro corazón dice pulsando, lo que vuestro Espíritu alienta. Está soplando, el viento, el de la Libertad, el del Amor, y está en vosotros y ya no puede estar en algo exterior, aparentemente, de este mundo.

Sed ligeros, sed simples, porque la Paz es simple, porque el Amor es ligero y es también todavía más simple. Ahí está vuestra naturaleza, ahí está vuestra Esencia, ahí está vuestra Libertad y ahí está vuestra manifestación. Os invito y os invitamos, nosotros los Arcángeles, a reuniros en vuestros Templos, allí donde se encuentra la totalidad, allí donde se encuentra la única y sola Verdad. Sed libres y poneos de pie.

Cuando todo se precipita en vosotros como alrededor vuestro, ya es hora de deponer vuestras cargas y de depositar lo que puede quedar de reticencias a vuestra eternidad devuelta, la que os llama a la verdadera vida y a la verdadera libertad, allí donde la única ley y la única referencia que existe es el Amor infinito del Creador, de la Creadora y de su Creación.

Amados del Uno, acordaos. Y abrid lo que todavía os pueda parecer ser necesario abrir, por costumbre o por miedo. El Amor disuelve el miedo y el Amor disuelve la costumbre, renovándoos a cada experiencia, rellenándoos de gracia y de beatitud. Os incumbe elegir, para que se levanten, los pies en la tierra, con el fin de elevaros a las Moradas de la Paz Suprema, donde nada puede ser afectado, donde la única ley de Amor basta para mantener vuestra Presencia y vuestra Ausencia.

Entonces, en el Fuego del Corazón, en la Onda del Éter, en el canal transdimensional por donde vendrá María, si no vino ya, acoged, sin condiciones y sin miramientos, en cada aliento del ritmo de vuestra vida allí abajo. El Altísimo se revela ahora, sólo depende de vosotros dejar florecer la flor eterna, la rosa del Amor.

Volved a ser el niño nuevo, aquel con los ojos que brillan y van más allá de la mirada, aquel que conoce la verdad y la belleza del Amor en el seno de los mundos libres, en el seno de los mundos unificados.

Bajamos ahora hacia vosotros, cada uno a su manera, cada uno según los elementos de la materia tal como la conocéis. El Arcángel Mikaël surca los cielos, el Arcángel Anaël os pone en la relación justa con vosotros mismos, como con cada cual. Amados del Uno, yo vengo, con mi Blancura, a facilitar este último vuelco en la verdad eterna del Amor, en la verdad eterna de lo que sois.

Dejad al Fuego, el Fuego del Espíritu, el bautismo del Espíritu y del Amor, abrasar ahora el corazón y abrasar este cuerpo, cuya finitud ya no tiene razón de ser. Olvidaos de las reglas, olvidaos de las leyes, sólo quedaos con la ley del Amor. En la circunstancia que sea, en la confusión que sea de este mundo, la Paz está en vosotros y está inscrita desde siempre y de toda Eternidad. Desde el primer aliento del Espíritu, desde el primer mundo hasta el último mundo, en cada experiencia de la conciencia, en cada estado del caminante de Eternidad y del peregrino de Eternidad. Ahí donde ningún paso es pesado, allí donde ningún camino puede ser estorbado por otra cosa que no sea la Libertad, por otra cosa que no sean los efluvios de la Verdad, por otra cosa que no sea el canto de los Ángeles.

Amados del Uno, deposito a vuestros pies las llaves de la Libertad, deposito en vuestro Templo, si no se ha hecho ya, la verdad de vuestra Presencia y de mi Presencia. Con mi emanación y vuestra emanación conjunta, aquí y en otra parte, acojamos la Gracia donde nada puede faltar, donde ninguna carencia puede aparecer. Y ahí, en el silencio de vuestro Templo, alimentado por el Coro de los Ángeles cantando en vuestros oídos y anunciando el Apocalipsis en curso, el de la revelación, donde ninguna mentira podrá quedar en pie, con el fin de que vosotros os quedéis de pie en la Eternidad de vuestra Presencia Infinita, como en el Alfa y el Oméga del Absoluto y de la Fuente.

Recoged en vosotros el Agua de Vida y el Fuego del Espíritu. Acoged en vosotros la nueva Tierra y los nuevos cielos. Percibid y sentid el soplo de esta Libertad, que ninguna libertad de vuestro mundo puede acoger, ni siquiera contemplar. En la nueva Tri-Unidad Arcangélica, viniendo para superponerse a la nueva Tri-Unidad de la nueva Eucaristía, en cada instante, en cada soplo ahora, está en vosotros la verdad del instante.

Escuchad y oíd, en el silencio de mis palabras como en el ritmo de mis frases, lo que está más allá y que os envuelve con el perfume de la Verdad, con el aroma del Amor, allí donde la Paz es infinita.

Entonces os invito, no a seguirme sino a permanecer en vuestra Presencia Una, en la circunstancia que sea en este mundo; la Paz está en vosotros, la Paz está con vosotros. Hijos del Uno, cantemos juntos el canto del Silencio y el canto de la belleza.

No hay nada más que hacer, al contrario. Sólo hay que deponer todas las armas que puedan quedar en vosotros, las de vuestra mente, las de vuestras emociones y las de esta falaz historia en el seno del encerramiento.

Cantad vosotros mismos la Libertad devuelta, y que irradie de vuestra Presencia como de vuestra Ausencia, en cada minuto que se desgrana y pasa en el tiempo del reloj de arena, tal y como fue aislado en el seno de este mundo, llevándoos a reencontrar el espacio sin fin y sin límite, el espacio profundo, yendo y recorriendo los universos y los multiversos, y obrando al despliegue del Amor y al regreso del Amor.

En el Silencio y en la ausencia de movimiento se crean cada movimiento y cada sonido que nada puede frenar ni oscurecer.

Escuchad y oíd el bautismo del Espíritu que canta en vuestro corazón la alegría de la Vida Una devuelta. Entonces andad en paz. Entonces escuchad y abrid sin frenos ni contención, para ver lo que debe ser visto: la Verdad desnuda y Una. En el silencio de mis palabras, bendigo vuestra Presencia y bendigo vuestra emanación, llamando vuestro corazón a la abertura infinita de los posibles, llamando vuestro corazón a la curación de la Ilusión y a la curación de todo sufrimiento.

… Silencio …

Así, el bautismo de Fuego regenerará esta Eternidad, esto es ahora y esto ya es presente. Así, escapando del tiempo que corre, el Fuego del Espíritu pondrá fin a la ilusión del tiempo, a la ilusión de este mundo. El día llegó de estar vivo, el día llegó de olvidar la muerte, de olvidar el mismísimo olvido, y toda historia. Volviendo a ser virgen en el bautismo del Espíritu, el Fuego celeste acompañará el Fuego de la Tierra, el Fuego del alma exultará en el Espíritu.

… Silencio …

Escuchad y oíd el canto del cielo y de la Tierra viniendo para resonar en la vida de cada uno, y en la vida de todos. Viniendo para ofreceros el fruto de vuestro trabajo, ancladores y sembradores de Luz, estandartes de Cristo en gloria. Estad aquí, porque estamos aquí.

Escuchad. La Corona de gloria se deposita en vuestra cabeza, el Corazón Ascensional resuena y canta el mismo canto, la misma sinfonía, la de la Paz que canta en los universos y en los multiversos.

Una armonía perfecta viene para enderezar la confusión. Estad en acuerdo con el canto de la Libertad, estad en acuerdo con la única ley eterna, la del Amor y del estado de Gracia, con el fin de que el Coro de los Ángeles cante las loas de la Resurrección cumplida.

Amados del Uno, atreveos a ser en totalidad lo que ya vivís o lo que presintáis en vosotros, y que sin embargo todavía no está actualizado del todo. Estad bendecidos porque sois vosotros mismos la bendición de la Vida.

No escuchéis más los estruendos del mundo, sino que estad más a la escucha y atentos al canto de la Resurrección, cantando en vuestros oídos y en vuestro corazón, elevando el Corazón Ascensional.

… Silencio …

Poneos en este centro donde todo es perfecto. Poneos en este centro donde sólo el Amor es la regla, restaurando la Verdad Una. Pongámonos juntos en la comunión del Silencio, al ritmo de algunas palabras y de algunas frases, viniendo sólo para apoyar la vibración del Amor y de la Vida.

… Silencio …

Poneos de pie, porque ya nada puede derribar la verdad del Uno.

… Silencio …

Entonces, el Fuego del Corazón ganará en presencia y en intensidad, viniendo para borrar, no sólo en vosotros sino también alrededor vuestro, lo que puede oponerse, lo que puede tener miedo, lo que puede resistir.

… Silencio …

Escuchad, en el silencio de la Presencia, el canto de la Eternidad y de la Paz. Ahí está vuestro único y auténtico alimento, ahí está el único lugar en este mundo donde la bendición es permanente, de vosotros a vosotros, de la Vida a vosotros y de vosotros a toda la vida.

… Silencio …

Vuélvanse y gírense, ahí donde todo está sustentado, ahí donde todo es resolución, ahí donde todo es ligereza. Ahí donde nada puede interferir con la belleza de vuestro ser, que es la belleza de la Vida.

… Silencio…

Os vengo a invitar a poneros en el centro de la nueva Tri-Unidad Arcangélica, cumpliendo las Bodas Celestiales y Terrestres, cumpliendo y actualizando la nueva Eucaristía, más allá de todo rito, más allá de toda norma conocida en este mundo. Porque solamente allí se encuentran la Libertad y la Verdad.

… Silencio…

Dejen apagarse lo que sólo pide morir y desaparecer, porque es ilusorio. Sois la fuente de agua viva, ya es hora de vivirlo.

Así, en el espacio de mis palabras, aquí y en otras partes y en cada instante deposito el soplo regenerado de la ley del Uno. Instante de Verdad, instante de tránsito de la muerte a la Vida.

… Silencio…

Os invito al esplendor, no el de las apariencias o de lo material, sino el del Espíritu viviente. Os invito a ser vosotros mismos, sin condiciones ni resistencias. Os invito al Amor, como María vendrá hacerlo. Os invito a estar preparados sin esperar a mañana, a vivir la Eternidad en cualquier devenir de este cuerpo como de la historia porque ahí está la fuente de agua viva, ahí está el único alimento, el maná celeste que no pide ninguna cultura ni algún esfuerzo.

… Silencio…

Así deposito en vosotros la Luz Blanca, no la de la Obra al Blanco, sino la de la Obra Coronada, donde ningún color prevalece sobre otro.

… Silencio…

El sembrador de Luz y anclador de Luz, es llamado ahora a ser el faro de Luz, sin falsa apariencia y sin condiciones, de la ley de Amor, de la ley de la Verdad, ahí donde ninguna justicia es necesaria porque la justicia no puede ser incluso imaginada o pensada.

Os invito a la risa infinita de la Vida, a la risa infinita de la ligereza. Os invito, no al banquete celestial sino al banquete de la Tierra celebrando ahora su Ascensión y la verdad de su Libertad.

El Sol pronto encontrará la Tierra y bautizará ésta en su nacimiento en un mundo regenerado, donde ninguna traba es permitida, donde ningún enlace puede aparecer. Aquel de la transparencia, aquel del niño eternamente maravillado de sí mismo, maravillado de la vida.

Os anuncio lo maravilloso, que se vuelve vuestro cotidiano. Os invito a cantar la Libertad en cada silencio, en cada alineación, en cada oración como en cada meditación.

Entonces, os pertenece de invitar lo que es de toda Eternidad a alimentar la llama de la Verdad. Os invito a obrar en los Talleres de la Creación. Por vuestros pensamientos y vuestro corazón se crea el mundo nuevo en esta tierra y en toda dimensión, si tal es vuestro deseo, si tal es vuestra experiencia. Os invito también al Silencio donde toda forma de conciencia se apaga, que el ego asustado llama el Vacío y que sin embargo es mucho más que el Todo, y que englobando el Vacío, no deja ningún lugar a la incertidumbre y ningún lugar a lo que llamáis el azar.


Hay necesidad, para cada uno de vosotros, de ser la Verdad y de superar toda apariencia y toda ilusión, de acoger la Eternidad en el seno de este efímero con el fin de finalizar la fusión de vuestros cuerpos efímeros y de vuestro cuerpo eterno.

Os bautizo en Espíritu en nombre del Cristo y en nombre de la Verdad, en nombre del Amor, sinónimos cada uno del otro. No os invito a la espera, ni incluso a la esperanza, porque todo está cumplido y todo se actualiza de manera visible y sensible, incluso para el que aparta la vista, por miedo, de la verdad del Amor, de la verdad del Uno.

Os invito a la danza del Silencio donde la armonía de los Elementos reanima el Éter de vida, el Éter de Eternidad.

… Silencio…

Cada día, ganará en vosotros la paz y la evidencia. Cada día y cada soplo más importante e intenso, y si puedo decir más verdadero, poniendo fin a la fatuidad del mundo, a la fatuidad de la predación, a la fatuidad de la competición y a lo efímero de todo esto.

El Agua y el Fuego, finalmente unidos en el mismo acto de amor, se manifiestan en vosotros. Más allá hasta de lo que llamáis energía y vibraciones, más allá incluso de lo que llamáis estructuras eternas, se encuentra lo que sois. Os invito a serlo. Os invito al Infinito del Amor.

… Silencio…

Oigan y escuchen el canto de la Inmaculada Concepción y de la Inmaculada Blancura donde ninguna sombra y ninguna mancha puede aparecer.


Os invito a amar a cada uno, más allá de todo antagonismo, o de personas residuales.

El Amor os invita a superar todo sufrimiento, toda falta como toda incomprensión, porque el Amor es la comprensión final, actualizada en este mundo, de lo que sois. La persona siempre verá ahí la destrucción, el Espíritu verá ahí la gloria de la Resurrección.

Os invito también a ajustar vuestro punto de vista ensanchando siempre más la abertura al Amor, con el fin de que puedan también decir en estos últimos momentos: « Padre, perdónales porque no saben lo que hacen. ». Así, el Amor obrará a la sanación de los que están todavía enfermos, a los que están todavía dormidos en las ansias de este mundo, a pesar de la belleza de la vida que allí se mantuvo.

… Silencio…

Es tiempo ahora de poner en práctica el nuevo evangelio del Amor, con el fin de comulgar con cada uno en la nueva Tri-Unidad y en la nueva Eucaristía.


Vengo a calentar también lo que pueda estar todavía fijado, a causa de la historia, a causa de la edad, a causa del tiempo, a causa de las obligaciones, en cualquiera dominio que sea, impuestas para dormiros siempre más en las ansias de la supervivencia y en las ansias del olvido.

Oye. Escucha y entiende lo que te digo. Ve más allá incluso del sentido de mis palabras. Ve más allá de ti mismo en lo que crees ser en el seno de este mundo. Supera toda apariencia, únete a la Infancia, únete lo simple y todo se hará evidente, si aún no se ha cumplido.

El parto de la Tierra ya tuvo lugar, te queda acompañarla por tu propia salvación. En el corazón del Amor, tienes todos los recursos a fin de reencontrar la fuente de tu ser y tu Eternidad. No necesitas más que de ser eso, sin excluir nada, llevando la misma mirada de Amor y la misma viveza de Amor en ti como alrededor de ti. Supera todo antagonismo, toda lucha, toda recriminación hacia quienquiera como hacia ti mismo. El estado de Gracia y la acción de Gracia tienen por resultado de realizar el gran perdón. No aquel que es celebrado cada año sino el del cielo que se produce en este momento. No vengo a pedirte ayunar, sino a ser tú mismo el ayuno de este mundo. No vengo a pedirte aislarte, sino más bien de revelarte en totalidad. Que esto sea por tus palabras, por tus actos, que esto esté en tu sueño como en tu Infinita Presencia.

Escucha el canto de tu ser y escucha lo que te dice la Vida al interior de ti, con el fin de que tus vestiduras efímeras sean lavadas en la sangre del cordero, reencontrando así su virginidad a fin de dejar lugar al cuerpo de Eternidad. A cada soplo, el Amor se hará cada vez más Evidente, se bastará a sí mismo, donde nada más es necesario porque el Amor está en todas partes desde el instante en el que los velos son lavados en la sangre del cordero.

… Silencio…

No pierdas más el tiempo, porque el tiempo no está más contado ni descontado, porque los tiempos están aquí, en evidencia en ti y en evidencia allí dondequiera que tu mirada te lleve. La mentira se agrieta, en ti como en toda vida a la superficie de este mundo, a fin de que nada de lo que está todavía escondido lo permanezca.

Te invito a la comunión perpetua del Amor, a la sencillez de la vida. Te invito a tu propia Libertad.
Entiende y escucha lo que te dice el Cielo, lo que te dice la Tierra, porque el Cielo y la Tierra están en tu corazón antes de ser perceptibles por tus sentidos. El momento ha llegado de que el Sol se reúna con la Tierra, el momento ha llegado de que el gemelo del Sol se desvele a vuestros ojos, firmando el decreto de la Ascensión y de la Liberación. No tengas en cuenta las últimas resistencias, las tuyas como las del mundo, atadas a la costumbre, atadas a las últimas predaciones que tratan de resistir a la verdad del Amor.

… Silencio…

Pide, en estos tiempos de Amor, lo que quieras a la co-creación consciente, a tu femenino sagrado. Pide no la satisfacción de los sentidos, no la satisfacción de lo efímero, sino la satisfacción infinita de tu Eternidad.

No hay formulario que rellenar, no hay otra luz que encender que la que eres. No hay oración otra que la de vivir, más allá de la vida de este mundo, quedándose y acompañando este mundo en su Ascensión y a tu Liberación.

… Silencio…

Escucha. Escucha en el silencio este canto de la Libertad que murmura en tu corazón el Coro de los ángeles, anunciando Aquel que viene - pero que nunca se fue.

… Silencio…

Amado del Uno y amado del Amor, ¿qué puedes temer, en el Amor y en la Paz, en el Amor y felicidad de la Gracia? Mira bien en ti, porque lo que puede temer no eres tú, porque lo que tiene miedo no eres tú, sino simplemente el defecto de este mundo, encerrado desde tanto tiempo y privado de libertad. Más que nunca también hoy, perdona y ama a aquellos que actuaron al contrario de lo que eres, a fin de controlar, de frenar la verdad del Amor. No les critiques nada por ello, tu única arma es el Amor y la pureza del niño que nada puede manchar ni desviar.

Entonces en el silencio de tu ser la Gracia crece y la ligereza emerge, mientras que viene la noche de este mundo. En lo más hondo de la noche tu renaces, no de tus cenizas, sino del Fuego del Espíritu, del Fuego de la Creación.

… Silencio…

Debes tener como Él los brazos abiertos a fin de tomar en tu corazón aquel que atraviesa la pantalla de tu conciencia, fuera tu amor o tu enemigo, porque no hay ninguna diferencia, si no es para la persona - pero ya no eres más esto.

… Silencio…

Permíteme de insistir para estar en ti, porque yo soy también lo que tú eres y esto, de toda Eternidad. Entonces derramaré en tu corazón el bálsamo consecutivo de la espada de Mikaël, dándote la ligereza. Cualquiera que sea el sufrimiento de lo efímero, de tu cuerpo o de este mundo, la Eternidad se desvela en la Gracia y en la felicidad. En el último momento, te quedarás en éxtasis durante la estasis, alimentándote del Amor y del éxtasis infinito del gozo eterno, que no será limitado más solamente a un acto llamado sexual o afectivo, sino más bien generándose de sí mismo en cada aliento.

… Silencio…

Acoge y recoge el néctar de Vida. Acoge y recoge el Manto Azul de la Gracia y el Manto de la Verdad del Arcángel Mikaël. Ahí donde estás, y dondequiera que estés, la Luz es.

… Silencio…

Entonces, yo también puedo decirte: « Mi amigo, mi amado ».

… Silencio…

En cada rincón de tus espacios, interiores como exteriores, seré la Blancura de la Verdad, que no es otra que tú mismo desde el instante en que acoges la sencillez y la Infancia en totalidad y sin condiciones.


Sí tú, tú que todavía dudas de la Verdad, tú que todavía aprecias este cuerpo o esta vida más que a tu propia Eternidad, ábrete a fin de que la prueba de la Eternidad se derrame en ti, en totalidad, poniendo fin así a toda pregunta y a toda duda.

¿Mi amigo, mi amado, oyes el canto de la Libertad? En este momento, no es más cuestión de esperanza o de expectativa, sino muy realmente de la verdad del instante, de la verdad del Amor.

¿Oyes tus células cantar y crepitar en el fuego del bautismo de la Resurrección?

¿Oyes Aquel que se acerca y que ya está aquí, y que vendrá como el ladrón en la noche? Desde ahora en adelante tu casa está limpia. Pienses lo que pienses y digas lo que digas, sufras lo que sufras o falles lo que falles, la Verdad no está ahí. En el Amor no hay nada que colmar, no hay ninguna falta. Entonces en lucidez y en conocimiento de causa, supera así el mundo de la causalidad y acoge el mundo de la Gracia donde nada está separado, donde nada domina, donde nada obliga. Esto ya es aquí, en totalidad. No en lo que tus sentidos perciben, sino más bien en el fin de toda búsqueda, en el fin de toda falta.

Tú que estás ahí, tú que estás en otro lado, escucha y oye.

… Silencio…

Acoge y recoge la sonrisa de la Vida. No la que vives en este mundo, sino aquella de la Eternidad de tu Presencia poniendo fin este mundo.

… Silencio…

No vaciles más y atrévete a ser la Verdad. Atrévete y ponte ahí donde estés, aquí o en otra parte, y bailemos juntos el baile del Silencio y la danza de la Evidencia.

Aliméntate de la alegría, en este instante, aquí y en otras partes, como en todo instante desde ahora en adelante.

… Silencio…

Descansa finalmente, porque llegas al final del camino ilusorio de la vida en este mundo, donde se te hace creer que hay algo que mejorar, que ganar, hasta el momento en que desapareces, no llevándote nada de lo que es efímero y renaciendo sin cesar en el seno del sufrimiento y de la falta.

Permíteme bendecirte finalmente, primero en mi nombre, luego por la radiación de Anaël y finalmente por la radiación de Mikaël. Por tres veces canto en ti el grito de júbilo de la Libertad al ritmo del Amor.

… Silencio…

Así, ve en paz. Así, sé la Paz. Que así sea. Y también puedo decirte, de mi corazón a tu corazón que son el mismo Corazón: « Te saludo ». Así puedo callarme, después de haber depositado en ti el Verbo vivificante y eterno.

Así el Verbo Creador desella tus labios y tu corazón con el fin de que todo lo que puedas decir o pensar sea marcado al rojo vivo por el Amor verdadero, y no más por cualquier preocupación de lo efímero.

Así se abren tus ojos con el fin de que ninguna paja, ni alguna viga pueda impedirte ver con el Corazón, a través de toda apariencia. Entonces te lo digo y esto será mi última palabra en este día: « Te amo ».

Soy Uriel, ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión, llevándote la Tri-Unidad Arcangélica.

Te digo hasta siempre y para siempre, en el Corazón del Uno. Y permíteme de sellar con mis labios tu Corazón, con el fin de que éste sea sellado para siempre en la Libertad y en el Amor. Aquí y en otras partes, que me escuchas, que me lees, te doy mi Paz y te agradezco a ti mismo.

… Silencio…




Parte 1: O. M. AÏVANHOV LINK
Parte 2: O. M. AÏVANHOV LINK
Parte 3: O. M. AÏVANHOV LINK
Parte 4: O. M. AÏVANHOV LINK
ARCÁNGEL URIEL LINK



-----------------------------------------
Igual te resuena e igual no te resuena la verdad de alguien o el mensaje de alguien, está perfecto lo importante es el mensaje y no el mensajero....y repitiendo si te resuena tómalo si no déjalo pasar... no es para ti... mas también justo es a esto que se nos invita a no tener ningún ídolo, ningún Avatar, nadie a quien seguir... solo sigue tu propio corazón… justo de esto habla de los falsos profetas marcando a alguien en particular... pues todos somos maestros y alumnos a la vez y no en si el vehículo llamado cuerpo, y no la personalidad, sino el mensaje que llega a través nuestro o a través de los otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...