miércoles, 17 de febrero de 2016

Meditación...2da parte LOS CAMBIOS QUE OPERAN EN EL CUERPO FÍSICO, EMOCIONAL Y MENTAL CON LA PRÁCTICA por Mónica Puenzo






Les dije que habría una ampliación sobre la meditación y está dirigida ha conocer los cambios que se operan en el cuerpo físico, emocional y mental, con la práctica diaria.

Sabemos que para lograr este espacio, debemos darnos el permiso de ocuparnos de nosotros, es decir, tomar compromiso con nosotros mismos de la misma manera si lo hiciéremos con los demás.... Respetarnos ese espacio-tiempo más allá de toda contingencia, ya que cualquier cosa que estuviese aconteciendo, se resolverá dentro de la meditación o tendremos la información que necesitemos de ese suceso.

Al iniciar la práctica de la meditación, muchas personas se dispersan y sus mentes les agolpan mil y un pensamientos... buena señal, que nos indica que allí existe una mente sin disciplinar, sin aquietar y vamos por ello.

Para que esto no ocurra o suceda cada vez menos, debemos enfocarnos en la respiración, es decir, pensar y sentir en cómo ingresa el aire a nuestro cuerpo y cómo sale de él, durante un tiempo, que cada uno sabrá, hasta que estemos más allá de eso. Lo notarán ya que no podrán determinar a ciencia cierta cuando están respirando o no, aunque nunca dejamos de hacerlo, la entrega que se produce permite que la sensación sea muy parecida a no hacerlo...ya comenzamos a vibrar en PAZ. A esto se le llama estado de Alfa, donde el Campo magnético comienza a potenciarse y sustenta a todos nuestros cuerpos en otra vibración, que será superior a la que conocen.

Esta forma de llevarla a la práctica en sus inicios no les llevará más de 3 minutos, pues la energía al no ser conocida y cómoda, debido a la velocidad con que están acostumbrados, los sacará de ella. Por esto debe hacerse todos los días a la misma hora, para que los cuerpos reconozcan tiempo-espacio y se lleve a cabo.

Para que les resulte mucho más placentero, pueden colocar una música relajante de fondo, que no los distraiga, pero que sí les resulte agradable. Con el tiempo la música podría obviarse para no acostumbrarse a ella, ya que no permitiría meditar en la naturaleza por la falta.

En este inicio, la respiración será la clave, repasar el cuerpo físico para ir relajándolo desde la cabeza hasta los pies, pasando por los órganos, si así lo quieren.

Al potenciar le campo magnético se sentirán que han crecido en tamaño y esto les permite tomar consciencia de la dimensionalidad, muy importante para la futura comprensión.

Habiendo meditado durante 30 ó menos días por 3 minutos, comienzan a llevarlo a 11 minutos diarios. Este tiempo de práctica quizá les parezca mucho y antes de los 30 días se verán haciéndolo sin proponérselo en 11 minutos. Aquí el sistema glándula comienza a moverse de manera saludable y los cambios en el bienestar físico es notorio. Por ejemplo.

Tu ansiedad disminuye

Tu estabilidad emocional mejora

Tu creatividad aumenta

Tu felicidad aumenta

Se desarrolla tu intuición

Logras tener claridad mental

Logras paz mental

Los problemas se vuelven pequeños antes de llegar a ti

La meditación te hace consciente –que tu actitud interna determina tu felicidad.

11 minutos de meditación diaria, baja los niveles de auto agresión y por lo tanto comienza el proceso a la inversa, de recuperación del cuerpo físico en mayor salud, el del cuerpo emocional bajando los niveles de ansiedad o depresión, te mantiene presente en el aquí y ahora, y del cuerpo mental, bajando la velocidad del mismo para ver la vida en su real dimensión y no de manera exagerada.

31 minutos de meditación diaria te eleva el nivel de la energía Kundalini y todos los fluídos del sistema glandular se mueven por todo el cuerpo, aligerando la carga de tipo mental que se reflejará en las emociones y el físico.

La energía Kundalini, es una corriente de energía que se eleva desde la base de la columna vertebral en forma de caduceo y se dirige hacia la glándula Pineal, como llamada por la Fuente. Su elevación puede ser suave y delicada o brusca. Debido a que no sabrán como se moverá, coloquen en su mente una intención pidiendo que la elevación de la Energía Kundalini no les afecte la materia. De esta manera evitarán algunas molestias, que de todos modos se irán rápidamente anclándose a la tierra ( digan: Energía Kundalini desciende hacia el plano terrestre).

62 minutos de meditación actúa ampliamente sobre el cerebro. Aquí comienza el cuerpo a sanarse de toda enfermedad, ya que se toma conciencia que cómo lo hemos hecho, porque se conectan al unísono los hemisferios cerebrales. El hemisferio izquierdo reconoce la enfermedad y la necesidad de buscar la cura, el hemisferio derecho nos dice cómo la hemos hecho y para qué. La materia gris del cerebro aumenta y con ella nuestro razonamiento e intuición, mayor claridad de ambos. En estados naturales, sin conflicto, el cuerpo comienza a remitir el envejecimiento orgánico, limpiando el hígado, el intestino, no solo por cambio alimentario sino por limpieza de bajas vibraciones estancadas o acumuladas. Se recupera la liviandad física, el desapego emocional y se obtiene mayor dominio de los pensamientos, reconociendo si son propios o ajenos, ambos son para sanar y nos abocamos a eso aunque no conozcamos el origen.



Con solo enviar Luz a esos pensamientos al lugar de origen, allí irá. El iniciado reconoce la necesidad de trabajar planetariamente y lo hace desde la Red o el plano material hacia el campo magnético del planeta, lo que unifica a la humanidad dentro y sobre él.

2 horas y media a tres, el cuerpo está sano por haber cambiado la dinámica de las células y tejidos del cuerpo. Su estado es virginal, como un recién nacido o mucho antes de hacerlo. La capacidad sanadora se manifiesta en todo su explendor con la certeza del resultado final de su intervención, ya sea para sanarlo definitivamente o comprendiendo que se trata de karma, experiencia individual que necesita ser balanceada, ayudando al paciente a conectar con su camino, escencia y karma, para sanarlo. En este caso siempre dirá...lo intentaremos. El trabajo de ambos hemisferios es un hecho y la razón-intuición actúan como UNO. Se produce la Boda Alquímica, la unión del Masculino- Femenino ó Femenino-Masculino por igual y se logra la neutralidad, donde no intervenimos con decisiones de índole mundano. El Ser sabe y ya no cree. Su elevación es tal que se “refugia” en las alturas naturalmente, sin proponérselo ya que no sincroniza con el resto, sin soberbia, sin apegos. Su actitud de vida ha cambiado, sus paradigmas han cambiado a tal punto que nada de lo externo lo podrá tentar y solamente desciende manteniendo su elevación en casos especiales, ante el llamado de sus Maestros Mentores para alguna Misión en particular. Se dedica exclusivamente a la Humanidad o al Planeta, dependiendo de la tarea que ha venido a realizar. En este estadío es donde se cumple y realiza la Misión de Vida Espiritual. Son muy pocos los que llegan aquí debido a la falta de trabajo interno que los mantiene apegados a personas, cosas, etc.

El tiempo de Meditación podrá extenderse a varias horas al día y en este caso depende del acuerdo de vida realizado no solo antes de la última encarnación, sino previo a ésta.

Como todos no vienen del mismo lugar en el Universo, existen razas que han venido voluntariamente a asistir a la Humanidad y el Planeta. Estos seres podrían ser fácilmente detectados debido a sus actividades públicas y otros no tanto ya que se mantienen en el anonimato, pero sus energías se sienten y los neófitos muchas veces los confunden con el Maestro de sus religiones debido al impacto de Luz que llega desde sus oraciones. Esto ocurre debido a que el doliente que pide, lo hace desde su emociones bajas y jamás llegará a la Fuente desde la densidad, por lo que estos seres en servicio hacen llegar la Luz, que sí les llega desde sus cuerpos Superiores con la diferencia que éstos no piden nada a cambio, ni van a Iglesias, Templos o adores a tal o cual santo para que se cumplan sus pedidos. Este es el trabajo que hacen los Servidores de la Luz cada día, sean anónimos o no, recurriendo a la Red Planetaria Cristalina, desde donde traspasan su energía y la reciben para el bien mayor de toda la Humanidad.

En este nivel de comprensión el Ser no necesita nada de aquello que comprende el común de la gente de esta humanidad. Su alimentación es frugal, su estado es Alfa contínuo, que es Neutralidad Pura, desapego hasta de su propia vida material, pues sabe y reconoce que el sostén de vida no está en medio de la materia, ya que el Yo Real fundido con su Ser Superior se manifiesta desde planos superiores de conciencia donde reina la Paz y la Justicia Divina.

Comprende que todo se encuentra donde debe estar y cada suceso es Divino, no casual, dentro de una cadena de acciones que predisponen una finalidad a la que no le importa llegar pues asume que solo es un eslabón necesario por donde circulan la Luz y el Amor a raudales.

Por todo esto, la Meditación es la respuesta al alimento que todo ser busca, el Amor, y que una vez hallado y comprendido no requiere de nada más.

En Amor y Fe

Mónica Puenzo

1 comentario:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...