lunes, 29 de febrero de 2016

EL MOMENTO DEL DESPERTAR CUÁNTICO Tomado de los escritos de Ken Carey








“En el momento del despertar cuántico, el cambio ocurrirá rápidamente, ondulando a través de la superficie terrestre como una ola. Todo en el campo gravitatorio de la Tierra será afectado de algún modo. Habrá un tiempo de cambio masivo, de cambio en una escala sin precedente histórico, aunque sí tiene antecedentes en los eventos prehistóricos de este mundo y de otros distantes. Los cambios que experimentará su generación antes de pasarle la antorcha a otra son más fundamentales que los que acompañaron a la revolución de la agricultura, y esos cambios tomaron miles de años. Ellos tienen un alcance mucho mayor que los cambios de la industrialización, que tomaron casi tres siglos para suceder. Sin embargo, aunque estos cambios actuales son masivos, profundos y esenciales, ellos ocurrirán dentro del lapso de una sola vida.

Bien entendidos, estos cambios y su llegada tienen la capacidad de inspirar a un grado de esperanza y optimismo sin precedentes en la historia de su raza, porque significan el fin de la condición subconsciente de la humanidad y por lo tanto auguran, como predicen las escrituras del mundo, el fin del derramamiento de sangre, la hambruna, la guerra, la explotación y el sufrimiento innecesario.

Dentro de su lapso de vida serán testigos de la necedad de mucho de lo que una vez se consideró prudente. Van a ver cómo se descubre que las tradiciones y los patrones de hábito históricos que alguna vez asumieron eran imperativos para la supervivencia iban en detrimento de una vida saludable y una sociedad sana. La conducta que tuvo sentido para criaturas que imaginaban que eran islas de individualidad será abandonada por quienes experimentarán la interconectividad de toda vida. La conciencia que está despertando sobre este mundo no respeta los valores de Darwin. Su percepción trae nuevos valores y nuevas formas de ser. Durante estas décadas, ustedes están viendo el descenso de los Ángeles de Sanación. Incluso ahora, alrededor de ustedes –y quizá en su propia vida- ellos están encarnando. En algunos casos, estos son seres que no han conocido la forma humana desde antes del descenso del tiempo histórico.

Es posible que ustedes estén entre aquellos que han mantenido solo una conexión tenue e intermitente con sus encarnaciones sucesivas. No es una cuestión para juicio. Los que encarnan ahora, los que traen la plenitud de sus eternos talentos, atributos y perspectivas en las personas actuales, son los agentes de sanación. Solo ellos tienen en su poder experimentar este tiempo de transición asombroso como glorioso o como traumático. Están todos invitados a recordar su esencia, su propósito, su razón para estar aquí, y para traer a esta era de transición la sensación de celebración que invariablemente acompaña tal rememoración.

Nuestro número sobre la Tierra ha crecido rápidamente desde que empezaron nuestras primeras llegadas en larga escala a fines de los años ’60. Sin embargo, no es la cantidad, no es el número lo que hará la diferencia, sino la calidad de nuestra compasión, la calidad del amor que irradie de nuestros corazones. Cada persona que se convierta en estos tiempos en un canal puro y sin distorsiones para el amor eterno, compensa por los miles que permanecen bloqueados en los valores en disolución de lo viejo.

Estamos disipando rápidamente lo que queda de la ilusión humana, ayudando a todos a identificarse con las crecientes corrientes, las energías y las fuerzas del amor y la vida. Ustedes ya están viviendo en el inicio de la era del Despertar Planetario, la era de la paz y la construcción de la comunidad. Ahora está aquí para los más sensibles a su fragancia, textura, majestad y visión. Ha comenzado la era en la que la Tierra va a ser cultivada como un jardín de flores y sus dones serán presentados como ofrendas conscientes a los jardineros de eterna belleza, la era en la que la humanidad regresa sus dones a la Tierra, a su suelo, sus arroyos, sus montañas, sus océanos, sus criaturas del agua, aire, fuego y arcilla.

Como siempre, el futuro tiene un elemento de sorpresa. Sin embargo, algunas cosas son tan ciertas como el movimiento de las estrellas. Una madre nunca sabe exactamente a qué hora dará a luz a su hijo, pero desde que tiene una “fecha de parto,” un tiempo aproximado en el que se espera al bebé y en el que nacerá con mayor probabilidad. Durante milenios ahora, hubo aquellos en varias tradiciones tanto del Este como del Oeste, que han sabido que la Tierra tiene una fecha de parto, algo durante la segunda década del siglo veintiuno. Aunque serán muchas las personas que despertarán antes al primer movimiento unificado del organismo planetario despierto, este movimiento, como el primer aliento, tendrá lugar en un único momento. Es entonces que el Hacedor de Estrellas conscientemente despertará en todos los sistemas de los biocircuitos humanos capaces de sostener la conciencia universal.

A veces los bebés nacen antes de tiempo, a veces nacen tarde. Así que presten atención, estén atentos. No descarten la posibilidad de que el momento pueda llegar como un ladrón en la noche. Y no estén entre los tontos que esperarán hasta el último momento para aceptar la conciencia creciente. Esta será una ocasión importante. Es el acontecimiento que es esencial para toda la historia humana. Nuestro énfasis durante muchos miles de año ahora ha sido y continúa preparándolos para este único momento. Porque aunque los cambios serán dramáticos, no necesitan ser traumáticos.

Aunque ellos traerán una fundamental revisión humana de la naturaleza de la realidad, esto no es necesario percibirlo como amenazador. Esencialmente, es un acontecimiento positivo y jubiloso. La conciencia que emergerá finalmente será la conciencia del Uno Eterno, el Creador, El Ser de Vida, despierto y consciente por primera vez dentro de un universo material. El circuito humano está diseñado para acomodar esta conciencia. Casi de la misma manera en que las células individuales comprenden su relación con ustedes, cada ser humano despierto se comprenderá en relación homogramática(*) con este campo unificado de conciencia.

Aunque esta percepción de uno mismo difiere significativamente de la percepción histórica, que emerja en la conciencia humana colectiva presenta el potencial de la desorientación en los que podrían reaccionar a este ingreso en el temor. Tenemos mucho que hacer antes de que la preparación de la conciencia humana esté completa. Aún así, incluso si el despertar fuese a ocurrir en este mismo momento sin más preparación, sería un hecho de una belleza sin precedentes. Sin embargo, en ese caso, un número menor de personas estará en posición de apreciarlo. Deseamos maximizar el disfrute y minimizar la incomodidad para todos los involucrados. Si los seres humanos comprenden más plenamente lo que está ocurriendo, serán menos propensos a reaccionar de formas que les podrían causar molestias innecesarias.

Independientemente de si uno acepta este cambio o trata de alejarse de él, este acontecimiento será más poderoso que cualquiera que haya visto la Tierra. Se liberará más energía en unos pocos momentos de la que típicamente se libera sobre la superficie de la Tierra en muchos años. Esta energía tomará la forma de una percepción más aguzada y una conexión emocional más profunda, reuniendo a la persona y a Dios.

Aunque este tiempo sin precedentes de radiación de energía intensificada aún se encuentra adelantado a ustedes en unos pocos años, ustedes ya están lo suficientemente cerca de él y el evento será tan potente que el tiempo se está comportando con creciente subjetividad, bullendo y combándose, creando islas del futuro dondequiera estén quienes deliberadamente invocan las energías de la conciencia emergente y demuestran voluntad de vivir sus vidas en amor.

Estas no son islas desconectadas debajo del mar en receso de la ilusión histórica. Están unidas en un continente verdadero de conciencia creciente. A medida que la nueva realidad entra plenamente en la conciencia humana (en ese momento en que el campo luminoso del Creador entra en alineación perfecta con la Madre Tierra), se disolverá toda ilusión de naturaleza destructiva. Aunque muchos siglos han precedido a este momento, cuando llegue, será decisivo.

Entonces habrá un gran cambio, un único momento de despertar cuántico. En este instante, el intervalo de tiempo más pequeño medido en estas dimensiones –este intervalo que ocurre en cada átomo entre cada una de sus miles de millones de oscilaciones por segundo- se prolongará hacia el infinito. Se expandirá un intervalo de no-tiempo. A través de esa expansión, fluirá la eternidad. Algunos experimentarán este momento como minutos u horas; otros, como una vida entera. Y otros experimentarán este destello atemporal como una sucesión de muchas vidas, y unos pocos, en este momento, conocerán al Nagual mismo, la gran Presencia indescriptible que existe antes y después de todos estos mundos.

En la extensión del intervalo del no-tiempo, los seres humanos tendrán todo el tiempo que necesiten para comprender, experimentar y recordar la conciencia plena de sus espíritus eternos y recordar el origen de su individualidad en los ámbitos primordiales del ser. Todos tendrán tiempo de sobra para recargar la forma de su identidad y su proyección biológica con la toma de conciencia de quiénes son, por qué se han individualizado y por qué han optado por asociarse con la expresión humana del planeta. Cada uno tendrá la opción de regresar a la forma biológica o permanecer en los ámbitos de la conciencia desencarnada.

Los que opten por regresar a la forma humana lo harán plenamente conscientes de quiénes son. Ya no se los introducirá parcialmente encarnados; reanudarán su residencia biológica con plena memoria y consciencia de su naturaleza eterna, compartiendo las capacidades creativas del Hacedor de Estrellas, cuyas células reflectantes sabrán entonces que existen.

La orientación subconsciente en el temor será reemplazada por la orientación consciente en el amor. La repentina liberación de poder, al cambiar la polaridad del campo humano emocional colectivo de la orientación externa a la interna, no puede ser evitada, sin importar cuán suavemente busquemos guiar la transición. Todos van a sentir una oleada inconfundible de poder en el instante del despertar cuántico. Esto es tan inevitable como la rotación diaria de los continentes de la Tierra hacia y fuera de la luz del sol.

Pero, ¿y los efectos?, ¿y las implicaciones? No hay forma de predecirlos. Dependen de las decisiones que tomen hoy. Al extrapolar las tendencias actuales de conciencia podemos establecer un probable rango de efecto. Pero tal vez haya tanto como ocho mil millones de personas encarnadas en ese momento, cada una con total libertad de elección. Y aunque las elecciones que haga cada uno en su vida antes de ese momento ciertamente predispondrán a esa persona en una dirección o la otra, no hay garantías, no hay certezas.

La polaridad espiritual de la conciencia humana colectiva sí se desplazó una vez antes, lo que provocó una reversión del campo magnético de la Tierra, un desplazamiento de la posición de los polos y mucha destrucción. Sin embargo, ese desplazamiento fue un desplazamiento de la conciencia al subconsciente.

Tendremos un grado de control durante este movimiento consciente que estaba ausente entonces, así que no esperen la misma clase de ondas de choque cataclísmicas. Sin embargo, asumir que los cambios de la Tierra no acompañarán este acontecimiento sería subestimar las variables. Casi con certeza, algunos lo harán. Estas serán en su mayor parte de naturaleza benévola, un derretimiento de los casquetes polares, por ejemplo, trayendo lluvia a las regiones áridas y ayudando a limpiar las toxinas de los lagos y ríos contaminados, un calentamiento y humidificación simultáneos del clima que abrirán para la agricultura las extensas planicies y los valles fértiles de Groenlandia, Antártida, y ciertos desiertos del mundo.

Para minimizarles a ustedes y otros de la familia humana el trauma de este momento, es importante que se preparen para él con bastante anticipación, estableciendo los hábitos que dejarán fluida, distendida, a su auto-comprensión. Y confiando en la benevolencia general del universo y su inteligencia residente.


LA MEJOR MANERA DE PREPARARSE PARA EL FUTURO ES ESTAR PLENAMENTE EN EL AHORA
El único hábito que deben cultivar, aunque tal vez vaya en contra de la programación y las tradiciones de su sociedad, es permitirle a su conciencia el flujo distendido de atención que les brinde un cuadro claro y preciso del mundo de los fenómenos y una continua toma de conciencia de la Presencia Eterna de la cual se ha desplegado. Semejante estado de conciencia les permitirá disfrutar las rápidas corrientes de energía y de conciencia agudizada que barrerán la Tierra durante la expansión del intervalo de no-tiempo y maximizarán la influencia estabilizante que irradia de ustedes hacia su entorno local.

Mucho antes del momento del despertar colectivo, se habrá sido establecido un núcleo suficiente de personas funcionando en frecuencias más elevadas de conciencia para permitir que las corrientes armónicas de sus respectivas radiaciones amplificadas desplacen la influencia de aquellos que puedan reaccionar con miedo, tanto en el momento del despertar colectivo como antes de que ocurra. Las radiaciones de frecuencia o las emisiones vibratorias de miedo no son armoniosas. Su efecto en la conciencia humana colectiva aumenta a una tasa aritmética (1,2,3,4, etc.) para cada persona adicional cuyo comportamiento esté centrado en el miedo, pero ellos no se acumulan en la clase de progresión geométrica (2,4,8,16, etc.) que es característica de las radiaciones armónicas del amor.

Antes del último instante del despertar final, las radiaciones del amor constituirán la influencia vibratoria predominante en la conciencia humana colectiva, aún mientras una mayoría numérica permanezca centrada en la orientación histórica. Esa condición ahora está muy próxima. Ustedes, que han estado motivados por el amor, ejercen sobre la conciencia humana colectiva una influencia mucho mayor de la que su razón histórica podría suponer.

Individualmente, ustedes tienen un impacto mucho mayor en las predisposiciones colectivas de su especie que la de aquellos que simplemente están hollando los caminos desgastados por el tiempo del auto-centrismo. Ustedes, que hacen lo mejor para tomar sus decisiones a partir del amor, que se niegan a ser controlados por las maquinaciones subconscientes del temor, que se toman tiempo - de ser necesario- en situaciones difíciles para proceder lenta, consciente, amorosamente, están realmente entre los nuestros. Su conocimiento de estas cosas pronto estará completo. Dependemos de ustedes durante el cambio que se avecina.”

(*)El principio hologramático: en el que no solo la parte está en el todo, sino que el todo, en cierto modo, está en la parte. (N de la T)


From: Susana Peralta
De: El Tercer Milenio: Viviendo en el mundo post-histórico (The Third Millennium: Living in the Post-Historic World) de Ken Carey
Otros libros sumamente recomendados de Ken Carey son:

"The Star Seed Transmissions" – Semilla de estrellas

"Vision"- Un plan divino

"Return of The Bird Tribes" – La vuelta de las tribus pájaro

Publicado por Daniel Jacob en Facebook 24.1.16

The Moment of Quantum Awakening

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...