domingo, 6 de diciembre de 2015

CRISTO Diciembre 2015 con audio





Audio
https://www.yakitome.com/tts?a=T&b=1689512&c=pr_AzJhyNPh&d=T


Os saludo, hijos de la Fuente Una, soy Cristo. Paz para vosotros, Paz sobre vosotros y Paz en vosotros.

La cuenta del tiempo ha terminado. Ya no es hora de contar ni de medir lo que sea. Dentro de un lapso muy corto vendré a lavar, de manera definitiva, vuestras vestiduras de Luz.

No voy a hacer grandes discursos ni siquiera proponer lo que sea que no fuese vuestra Presencia y mi Presencia reunidas en el mismo Corazón Sagrado de dónde proviene todo gozo y todo contento.

Vengo a anunciar el reino del Amor, que no tiene nada que hacer con lo efímero porque el Amor no puede ser sino eterno en su Libertad y en su manifestación.

Estaré en adelante con vosotros, como lo he estado siempre. Fue la ilusión del tiempo la que os impidió vivir de manera infinita.

Vengo a pregonar en vosotros el tiempo de la Resurrección. Vengo a saciar vuestro corazón y consolar lo que ha de serlo a fin de que ninguna lágrima venga a obstaculizar la libertad del Amor.

Lo que debía ser cortado lo ha sido. Lo que queda por cortar será iluminado por el Fuego del Amor y esto es ahora. Ya no queda tiempo para contar el tiempo. Es hora de soltar y devolver la ilusión a lo que ella es.

Me dirijo al corazón de cada cual, aquí como en todas partes.

Así recibiré a cada uno de vosotros en el último tiempo de la depuración y de la Resurrección pero – desde ya – os invito a entregarme vuestros últimos pesares, vuestros últimos pesos, vuestras últimas dificultades.

Vengo a cumplir con lo que fue enunciado hace más de dos mil años. Habéis entrado efectivamente de lleno – a través del corazón - en el tiempo del fin de los tiempos, aquél que no conoce ningún tiempo, que sólo conoce la magnificencia del Amor, del Gozo y de la Verdad.

Sin importarme quienes sois, sin importarme el nivel en que penséis estar o no estar, me dirijo a lo que arde en vuestro Templo y que consume lo que pueda subsistir de ilusión.

Vengo a realizar el retorno de la Tierra a su Verdad Eterna. Entended bien, más allá de lo que es pronunciado y de lo que es dicho. Vais a ser cada vez más numerosos en experimentar y sentir la verdad de lo que ahí está, anclado en la carne, anclado en el núcleo de la Tierra.

Va a sonar en vosotros el himno eterno del Amor a fin de que nunca más pueda prevalecer la mentira. Adonde miréis fuera de vosotros, el corazón sólo ve desorden, conflicto y mentira. Vengo a restablecer la verdad del Amor que no puede ocultarse detrás de ningún hecho ni ninguna palabra.

Me dirijo a vosotros y a cada uno a fin de que os detengáis en vuestra verdad, en el corazón. Mi invitación es a dar, a daros y a darlo todo para guardar solamente lo que es eterno, lo que es verdadero, lo que os nutre en verdad.

Habéis comenzado a ver con vuestros propios ojos lo que había sido enunciado por el muy amado Juan y por los innumerables profetas que os avisaron, que os alertaron, a fin de despertaros de la pesadilla de la mentira, de la pesadilla de la persona.

El tiempo del Amor ha sido decretado en esta Tierra de manera visible y tangible, digan lo que digan los que maquillan la verdad. Ya no es tiempo de urgencia ya que todo ha sido cumplido y se devela ante vuestros ojos, dentro de vosotros, siempre que aceptéis veros tales como sois y no tales como este mundo os ha hecho.

Vengo a revelaros de manera evidente vuestro Reino de Eternidad, vuestro Reino de Corazón, que nada tiene que hacer con las reglas y convenciones de vuestro mundo, que no es vuestro mundo.

Todo ha sido cortado. Todo lo muerto está ya muerto, aunque no lo sepa, mientras que vosotros, hijos del Uno, estáis vivos, no de esa vida corrediza y huidiza sino de la vida eterna, de la vida verdadera y de la vida en el Amor. Sin importar lo que penséis, sin importar las dudas, sin importar lo que hayáis vivido, soltadlo todo y manteneos firmes en la Luz Eterna del Amor.

Muchos de vosotros, estéis donde estéis, vivís estos días en la paz inefable del Amor, aunque sin poder todavía explicarlo con certeza y claridad. A través de vuestros sentidos, a través de vuestra inteligencia, a través de vuestra interioridad, a través del espectáculo de este mundo, resulta obvio que no hay otra salida que la revelación del Amor y de la eternidad de la Vida, que nada tiene que ver con lo llamado vida tal como ésta se vive aquí, en este mundo.

Es hora ya de cerrar el tiempo de la muerte pues nada muere salvo lo que pasa, salvo lo que dura dentro de un espacio de tiempo dado.

Olvidaos de todas las condiciones y sumergíos ahí donde seréis saciados, ahí donde ninguna duda puede surgir, pese a lo que diga este mundo y lo que os muestre.

Estáis descubriendo que no existe ninguna otra salida que no fuese el Amor, despreciando incluso toda noción de responsabilidad, de culpabilidad, de error o de memoria, que en nada se relacionan con el Amor.

Sois en adelante los Hijos del Hombre. La Vía, la Verdad y la Vida. El Alfa y el Omega. Ahí donde estáis todavía, pronto no podréis permanecer. Os corresponde desaparecer del parecer, aparecer en el Ser Eterno, poniendo fin al espejismo y a la carencia.

No tenéis fuerza que hacer ni esfuerzo alguno que desplegar, ni siquiera creer en quien fuere ni en nada. Sumergíos ahí donde estoy. Quedaréis regenerados, vivificados, ya no en el fuego vital del deseo y del ego sino en el Fuego vibral de la pureza y de la belleza.

Es hora de despojaros de todo lo que no es eterno, de todo lo que no se aferra a la Verdad del Amor. Las señales del cielo y de la Tierra, se vuelven palpables y tangibles allí donde miréis. Olvidad toda espera y toda esperanza porque precisamente, todo está cumplido y ya no existe la menor distancia entre vosotros y la Verdad. No hay nada que buscar o rebuscar, porque esencialmente está ya despierto en lo más profundo de todos los Hijos del hombre, de todos los Corazones, incluso en los más cerrados a mi Presencia.

El Amor ahora, os nutre, os sacia y os abreva. No viene de fuera sino de lo que sois en verdad. El Amor revelado os lleva a ignorar las sirenas de la posesión, las sirenas de la materialidad. Os lo advertí hace dos mil años: ¿dónde está vuestro Reino?, ¿cuál es vuestro Reino?, ¿queréis desbastar la piedra para seguir siendo piedra, aunque sea la más perfecta?, ¿o queréis encontrar la libertad del Fuego, la libertad del Aire y del Agua, la libertad del Amor que no tiene ninguna referencia, ningún marco, ninguna historia ni nada que salvar? Enderezaos, de pie y orgullosos de vuestra Eternidad, en la Humildad de este mundo y en la Humildad de la fe en una a-persona. Todo está cumplido en la carne. La carne de la Tierra, ella misma, lo ha decidido así.

Nutríos del Amor. Lo demás os será cada vez más indigesto e intolerable, porque el Amor no tolera nada más que el Amor, porque el amor es Libertad. ¿Dónde habéis encontrado la Libertad, en este mundo? La Libertad no es un sueño, ni un futuro, ni una esperanza; es vuestro estado natural que no pide más que brotar en vosotros y de vosotros. No os dejéis engañar por las sirenas de los que quieren prometeros algo mejor mañana, porque lo mejor es ahora, a cada respiración, a cada mirada. Esto es lo que llama a la puerta antes de mi venida, para lavar lo que debe ser lavado en el cumplimiento final de los tiempos de la Tierra.

Ya no hay tiempo para vacilar, no hay tiempo para dudar ante el Amor; es el momento de aceptar, de decir “sí” a la verdadera Vida, de decir “sí” a la Libertad, un sí franco y rotundo que sólo se establezca en el mismo Silencio de vuestro ser. Así serás si quieres, mi amigo. Un amigo inquebrantable como vosotros mismos, en la Verdad del Amor.

En verdad os digo, que no hay más necesidad de estar dos o tres reunidos en mi nombre, porque estaré todavía más presente en aquel que se dirige a sí mismo, en soledad y en la intimidad de su Corazón.

El Verbo se hizo carne por primera vez. El Verbo se hace carne por segunda vez en todos los niños del cielo y de la Tierra.

La última Trompeta os indica, en vosotros como en la conciencia del mundo, el tiempo de la redención, el tiempo de la Resurrección. ¿Qué otro tiempo puede importar en relación a esos tiempos que no se inscriben en tiempo alguno? Y que os permite liberaros del yugo del tiempo, del envejecimiento y de la muerte.

No vengo ni a ordenaros ni a pediros nada; vengo sólo a proponeros que comprobéis, por vosotros mismos, la verdad de lo que he dicho, para que cada respiración de vuestra vida esté ahora iluminada por el Espíritu de la Verdad, por el Espíritu Santo y por el don de la Gracia. Porque en eso, no hay ni justificación, ni hipótesis, ni espacio, ni tiempo.

He llamado a la puerta, vosotros me habéis contestado. Entonces, yo os respondo a mi vez: Estoy aquí, más allá de las palabras que oís o de las palabras que leéis. Mira, mira y observa lo que tú eres. No a través de las máscaras o los juegos de roles de este mundo, sino por encima de todo juego y toda función.

El cielo pronto va a desposar a la Tierra, a su Espíritu fertilizante y liberado. Eso está en progreso. Esto debe ejecutarse con prontitud porque son muchos los que me han gritado dirigidos con torpeza, pero poco importa, porque la Luz que parpadea o la desesperación, no puede ignorar a Cristo en vosotros, que estoy en vosotros. Nada puede ser retenido de lo que debe abatirse en la Tierra y de lo que debe levantarse en la Tierra. Poneos de pie. No hay ningún pretexto que valga la pena; ya sea en vuestro cuerpo, en vuestros pensamientos, en vuestra vida limitada. Lo Ilimitado no puede esperar, no se puede retrasar.

El Coro de Ángeles, el sonido de la Resurrección, llega a vosotros abatiendo lo que pueda quedar de las murallas del mental, de la adhesión a cualquier historia y a cualquier escenario. Vengo a poner punto final a los escenarios posibles, para que la evidencia del escenario único de vuestra Resurrección, pueda verse y vivirse en la intimidad, en el Silencio y en el canto a la Vida. El canto a la muerte no tiene ya influencia sobre vosotros. Se llamaba: dinero, mentira, moral y creencias. Vosotros regenerados y resucitados.

No hay nada que mejorar, porque el Amor es más que perfecto. No hay nada que tratar de cambiar, en este mundo como en la ilusión de vuestra persona. El Amor os quiere plenos y enteros, plenos y de pie, en el espacio donde no pueda surgir queja alguna o ser evocada; la Alegría se convertirá en gozo y sonrisa perpetua.

¿Qué esperáis de este mundo?, ¿esperáis todavía alguna satisfacción de los deseos efímeros cuando el único deseo que crece, no es otro que la alegría del Corazón?

Sólo lo que resiste, será abatido por el Amor incondicional, no en un combate, sino en una evidencia. Mirad en vosotros, porque esta evidencia está aquí. Sean los que sean vuestros proyectos, vuestras ambiciones, vuestra vida, lo que está aquí es el Alfa y el Omega, sin discusión, sin ninguna condición, sin ningún límite a la expresión del Amor.

Volveré, como dije, como me fui. No me veréis en ningún cuerpo que se glorificara por ser yo, sino que os veréis en cada uno, como vosotros mismos. Porque es la única verdad y ella, no necesita declararse, se encuentra en el silencio y en la humildad.

Podéis darme todo lo que os obstaculiza, todo lo que os ahoga, y entonces os devolveré a vosotros mismos, por encima de todas las apariencias y de todos los sufrimientos que no os conciernen.

Amar y servir, en los tiempos donde no hay más tiempo, es caminar en mis pasos, es reconocerse en mí, en el silencio del Corazón, en el ser, como en el no-ser, en la acción justa que no es llevada por cálculo cualquiera que sea, sino que es llevada por la Gracia ella misma.

Niño del Uno e Hijo del hombre, ya no es más el tiempo de despertarte por momentos cuando eso te conviene, sino de mantenerte en pie todo el tiempo, cuando este tiempo desaparece. Afirma la Vía, la Verdad y la Vida. Afirma el Alfa y la Omega. No necesitas de palabras, ni de parecer, ni de convencer, solo has de ser... el Hijo del Hombre.

Entonces sentirás tu Corazón elevarse al mismo tiempo que la Alegría aparece en tu Ser, como en todas tus relaciones. Esto es ahora, pues está pactado en lo más alto de los cielos y en lo más hondo de la Tierra.

Tú, Hijo del Hombre, en pie en tu Eternidad, yo te bendigo. No solamente ahora, tú que lees, tú que escuchas, sino en todo tiempo, porque el Amor no sabe de tiempo. Incluso es, si puedo decir, el enemigo. El tiempo pertenece a Satán, a aquel que lo encerró. Vengo a liberar el tiempo, que es liberado en vosotros. Vengo a liberar el espacio de lo que fue fragmentado y separado en vosotros. Pero no se equivoquen, yo ya estoy aquí porque todo viene de mí, y de vosotros.

Lo que es polvo regresará al polvo. Lo que es falso se desmorona con cada vez más estruendos, liberando siempre más el canto del Amor. La escena del mundo se juega en ti, dándote a ver aquel que se opone a lo que tú Eres. Esto se alumbra, se manifiesta, porque ya nadie podrá ser más engañado, cuando el canto del Amor suene en lo más hondo del cielo y de la Tierra, resonando en cada una de vuestras células.

Tú serás entonces tu único juez. No un juez que aprecia la satisfacción de los placeres de este mundo, sino el juez imparcial de tu propia Eternidad, permitiéndote no de condenar, sino de apreciar la Verdad, la de tu Eternidad.

Dondequiera que estés, aquí como en toda la Tierra, en lo íntimo de tu Corazón, no serás nunca más aislado ni separado, incluso si no me conoces aún o no me has reconocido, en algún estado de tu ser efímero. Olvida esto. Estoy en tu Eternidad; soy más aún de lo que puedas creer o esperar ser; Yo soy el Espíritu, como tú lo Eres.

Mantuviste tu casa limpia, o por lo menos lo intentaste. No te retrases más en cualquier limpieza que sea porque el Amor es la limpieza en acción, ya no necesita de tu esfuerzo, sino que solo necesita tu rendición sin condición a tu propia Eternidad. Allí te encontrarás, o te encuentras en este mismo momento, todo lo que es indispensable. El Amor es todas las respuestas y las verdaderas Alegrías, porque éstas nunca acaban.

Entonces bendigo tu Presencia y mi Presencia en ti, como bendigo tu Presencia en mi Corazón. En el Corazón del Uno, en el Corazón Sagrado de la Verdad, nos mantenemos rectos y en pie.

Y siente ahí, sucesivamente, lo que eres. Olvida todo parecer, olvida todo error e incluso todo lo que necesita reparación.

Despierta de todo sueño o de toda pesadilla.

Sal de todo juego. Entonces el Cristo limpiará en ti lo que piensas necesitar de limpiar, apaciguar o de purificar. No es más el tiempo de jugar a eso, es hora de vivir, porque el tiempo es al Amor, porque la misma noción de tiempo se desmorona cuando el Alfa y la Omega se unen.

Entonces te bendigo y te quiero. Viéndome en ti, te ves en mí, sin distancia y sin pudor. El tiempo sin tiempo es el tiempo de lo auténtico y de lo verdadero. Así, te bendigo por tres veces.

Ha llegado el tiempo de entregarlo todo, a fin de que todo te sea restablecido.

Así, eres la Gracia liberada de todo yugo y de toda duda. Ven, te espero.

Ven a mí como vine a ti. Pon tus pasos en mis pasos y pon tu Corazón en mi Corazón, como también yo lo hago.

Percibe, en este tiempo, la inutilidad de las palabras y deja expresarse la gratitud espontánea de tu encuentro contigo mismo.

Por la verdad del Verbo encarnado, tú mismo te liberas de toda ilusión de muerte y de todo lo que está limitado.

Para ti que me escuchas, para ti que me lees, para ti que me esperas, o para ti que no creyó en mí, abandona todo esto y vívelo. No hay distancia.

Entrégate a la Vida como me entregué a la Vida. ¿Dónde está tu Reino? ¿Es de este mundo? ¿Está en otra parte? A ti de decidir. Pero decide, ahora. No puedes engañarte más a ti mismo, ni equivocarte, ni engañar a nadie. No puedes enmascararte más al Amor. No hay más incertidumbres porque el tiempo del final es seguro. Reúneme y reúnete allí donde ambos estamos, en la Eternidad, en el Espíritu de la Verdad.

Mi hermano, mi hermana, mi amigo, mi amado, me dirijo a ti: «¿Quién eres?». Toda respuesta que podrías proporcionar no es la verdad porque tú mismo estas más allá del ser, eres la Fuente misma del Amor. Así como había dicho: «Yo y mi Padre somos Uno». Te invito a decirlo, porque es lo que se vive.

El Agua del cielo aportando el Fuego del Espíritu desemboca en tu cielo interior.

Ya no tienes que estar más sobre la cruz, sino ser este Corazón Glorioso, lo que ya Eres.

Te bendigo entonces por tres veces y por tercera vez, tú que lees y tú que escuchas, tú que estás ahí y tú que estás en otras partes.

Eres el canto del Amor que canta en ti.

Te doy mi Paz, como me consagré a la Vida, y acojo tu Paz, cuando te consagras a la Vida, en el Alfa y la Omega.

Escucha a la que en la historia fue llamada mi Madre, y que es nuestra Madre, la de todos.

Sé la verdad, porque eres la Verdad.

Ahora recobro tu Corazón, el Corazón de cada uno, porque ahí no hay más necesidad de palabras, ni de discursos. El Verbo se hace carne, se hace silencio en este mundo.

… Silencio …

Te amo, dondequiera que estés. Y este Amor se hará cada vez más ardiente, uniéndose cuando nos reunimos, y es ahora.

Te amo, para la Eternidad y en la Eternidad.

Te digo hasta siempre, y ahora me callo para cantar en ti.

ORIONIS LINK

MARIA LINK

GEMA GALGANI LINK

SERETI LINK

GEMMA GALGANI Primera Intervención Diciembre 2015 CON AUDIO










AUDIO

https://www.yakitome.com/tts?a=T&b=1689345&c=NOR5LLPVJ9jkyR89&d=T


Soy Gemma Galgani. Hermanos y Hermanas en la Unidad del Amor, comulguemos juntos.


…Comunión…

Vengo hoy, enviada por mis hermanas Estrellas, como portadora de la Vibración y del código “Unidad”. No voy a tratar sobre el camino y sobre los Elementos relativos a la Unidad y a la Luz Blanca, que os he dado a través de mi corta vida. Vengo, ante todo, a comulgar con vosotros y también a daros algunos elementos relacionados con el curso de la historia, en la superficie de la Tierra, en estos momentos.

La Unidad es un estado del Ser; la Unidad es una trascendencia de la dualidad inexorable de la manifestación de la vida en este mundo. En efecto, no puede haber sombra sin luz, ni luz sin sombra en la superficie de este mundo; no puede existir el yin sin el yang, ni el yang sin el yin; no puede haber nacimiento sin la constitución de una pareja. La Unidad no es un objetivo en este mundo, sino un estado interior, ante todo.

El gran engaño en la historia de este mundo, es haber dejado creer y actuar, en el sentido de un rebasamiento de la dualidad mediante la práctica de una religión, de un ascetismo, del comportamiento centrado sobre el bien. No insistiré sobre todo lo que han explicado mis hermanas Estrellas, relacionado con la “atracción”, la “repulsión” y la “falsificación de la Luz”. La dualidad es inexorable en la manifestación de este mundo, mientras que el Amor es Unidad. Pero la Unidad nunca será el resultado de la resolución del antagonismo del bien y del mal, ya que este mundo solo existe porque hay dualidad.

Por supuesto y como sabéis, al hablar de la dualidad, aparece la noción de libertad, o más bien debería decir, “libre albedrío” que os hace creer y adheriros a la idea, que ante lo que sea, tenéis siempre la opción de elegir seguir un camino u otro y, por supuesto, uno de esos caminos será el “bueno” y el otro, el “malo”. Todo esto no son más que fábulas, porque la Unidad no tiene nada que ver con la dualidad. La Unidad no puede apoyarse ni basarse en la dualidad de este mundo porque ella es precisamente, la trascendencia de este mundo y la visión real de la falsedad de este mundo.

El yin y el yang, el bien y el mal, el día y la noche, en la superficie de este mundo, son sólo una lucha constante, ilustrada tanto por las leyes de la física, como por las leyes del envejecimiento e incluso por la ley, la justicia y el derecho. Todo comienza con la existencia de una persona y en la relación entre dos personas, en la que siempre hay buenos y malos. El Corazón no conoce el bien y el mal. La Unidad no es la trascendencia del bien y del mal, sino el rebasamiento real de la ilusión del bien y del mal.

Vivir la Unidad como yo he tenido la oportunidad de experimentarla en muchas ocasiones, es encontrar la Luz Blanca, es encontrar el estado primordial, es encontrar lo que he podido escribir y decir, hace muchos años.

Hoy, este mundo os muestra y os ofrece a vuestra vista, al lugar donde volváis vuestra mirada, la confusión, la dualidad. Paralelamente a eso, existen muchas corrientes o ideas espirituales que ofrecen un espacio de soluciones, incluso, dentro de este mundo. Muchos de vosotros, aquí y en otros lugares sabéis que no es así y, otros, no se han planteado aún esta pregunta porque no ha llegado el momento para ellos; pero hoy, os acercáis a un momento colectivo en el que nadie podrá ignorar la Unidad, la Luz Blanca y, sobre todo, la Verdad.

¿Qué lugar tiene la dualidad? La dualidad se inscribe de manera cada vez más flagrante, en el contexto de la oposición, de la lucha, de saber quién tiene razón y quién está equivocado, donde se defiende un punto de vista no solo al nivel individual, sino al nivel de naciones, continentes, haciendo que se espere, de alguna manera, un resultado positivo por el retorno de Cristo, por la venida de Cristo, creyendo que un salvador externo vaya a salvar algo que no sea vuestra Eternidad. Todo esto, no son más que proyecciones, quimeras, fantasías relacionadas con el miedo.

Para daros cuenta de que estáis en la Verdad y en la Unidad, no hay mejores circunstancias que este tiempo de la Tierra, porque en el entorno de este mundo, todo se vuelve caótico. Lo que estaba seguro antes, ya no lo está hoy. Sabéis muy bien que, dentro de la dualidad, la paz es el intervalo entre dos guerras. La Paz del Corazón, no conoce ninguna guerra, ninguna carencia; esta es la lección de la vida, hoy. Se fortalecerá a cada minuto, a cada segundo, cada día os permitirá vivir y acercaros más a vuestra verdad que puede estar más o menos alejada o superpuesta con la verdad del Amor.

Así como os han dicho mis hermanas y también los Ancianos y los Arcángeles, hace varios meses, todo es una oportunidad, todo lo que parece herir, todo lo que parece lleno de esta dualidad entre los individuos, entre las creencias, entre los intereses personales y sociales, cada vez más de entre vosotros, incluso dormidos descubren de alguna manera, que no pueden adaptarse a los caminos de funcionamientos habitual, tal y como existían en la superficie de este mundo, que ya no sirven.

Paradójicamente, la incertidumbre cada vez mayor, os permitirá encontrar más fácilmente la certeza interior, provocando una reversión de la conciencia y favoreciendo así, la reversión final de la Liberación colectiva. Dicho de otra forma, todo lo conocido debe desaparecer para dejar espacio a lo desconocido, allí donde sólo el Amor subyace en el mundo y la manifestación de cualquier tipo.

Lo que puede parecer detestable para la persona, para la misma sociedad, no es más que un ajuste a las leyes Eternas del Amor. Incluso lo que se recibe, lo que se siente, puede parecer, en un primer momento, como todo lo contrario. Es precisamente en momentos en que la organización de la vida –tal y como estaba construida por la dualidad- desaparezca, cuando la Unidad puede aparecer y vuestra conciencia puede identificarse, a la realidad de la Unidad y del Amor, más allá de vuestra persona. Dicho de otra forma, cuanta más desestabilización de la organización de la vida, haya en este mundo, más manifiesta se volverá la Unidad como única posibilidad de resolver lo que puede ser resuelto.

La guerra de este mundo, conducirá a la Paz Eterna porque no solamente el tiempo se ha cumplido y ha llegado, sino que eso se revela ante vuestros ojos. Y esta guerra que conduce a la Paz, también tiene lugar en vosotros. No está vinculada a vuestras percepciones, a vuestra conciencia, sino directamente vinculada y resultante de la interacción entre la estructura de vuestro cuerpo de Eternidad y las estructuras sutiles efímeras, así como vuestro cuerpo físico.

La carne, la misma materia, empieza a vibrar. No es ya la energía; no es ya la energía Vibral tal y como os la han explicado, tal y como la habéis vivido desde hace muchos años, es algo distinto. Es el encuentro final entre vuestra Eternidad y vuestro efímero, que lleva a la transmutación total de la materia de la que estáis hechos aquí mismo. Ahora es la estructura celular, lo más íntimo de las células, lo que cambia de frecuencia y vibra. La misma materia es viva; es dejar morir la materia que se creía muerta; es ascender con la materia a las Moradas de la Libertad.

En vosotros aparecen, nuevas percepciones. No hablo de vuestra conciencia, no hablo de la misma Luz, sino que me refiero directamente a vuestra vida ordinaria y a vuestro propio cuerpo de carne. El que puede desaparecer por ciertos lugares, el que puede vibrar al nivel de la misma materia en diferentes lugares, en vuestros centros de energía, pero también, de manera especial, en lo que es necesario para cada uno de vosotros para adaptaros a la Eternidad de Cristo y a la Eternidad de la Unidad.

Una vez más, no se trata de dar un mapa de qué está pasando, sino más bien, ver lo básico, de la misma forma que habría sido posible daros la estructura real y concreta del Cuerpo de Eternidad a cada conciencia que peregrina dentro de los mundos. Pero eso, incluso, no tiene sentido hoy. La transmutación que tiene lugar en vosotros, esta realización de la mutación, es exactamente lo que veis sobre la pantalla el mundo. El momento en que las creencias se encuentran y chocan, el momento en que las mentiras se encuentran y chocan. La Verdad no necesita confrontar o afrontar nada.

Lo que en definitiva veis por todas partes dondequiera que poséis los ojos en el exterior de vosotros, no es más que el resultado de la falta de Amor y de la falta del reconocimiento del Amor aunque eso esté realizado en nombre del Amor de un dios sanguinario o incluso en nombre de la creación de un paraíso terrenal que no existe más que en la fantasía de los que creen en ello, pero que también han tenido su papel porque la esperanza es portadora de la Luz.


Pero hoy, no hay tiempo de espera; es el momento de darse cuenta, de aceptar y decir “sí” a la vida Eterna y “sí” a la Unidad y dejar la dualidad inexorable de este mundo, resolverse ella misma en vuestra carne, como cualquier resonancia en vuestra vida.

La pesadez aparente de estos tiempos que vivís, os llama a la ligereza del ser y a la Eternidad. Hoy podéis decir, realmente, que nada será como hasta ahora en la Tierra porque la hora de la última trompeta, la hora de la revelación final, se despliega en la pantalla de vuestra conciencia y en lo que veis de este mundo. Es el momento en que los discursos no tienen ningún sentido, pero donde sólo el Verbo tiene sentido y el Verbo es la Espada de la Verdad, el Verbo no conoce la mentira y el Verbo, no conoce la dualidad.

Encarnar el verbo, es ascender la materia. Encarnar el Verbo y manifestar el Verbo, es sacudir la materia encerrada desde su fundación. Es eso lo que sentís en vuestro cuerpo, en vuestras manos, en vuestros pies, en vuestros hombros, sobre las Puertas, sobre las Estrellas, sobre los chakras, Es la encarnación del verbo y, la encarnación del Verbo en la materia acarrea, yo diría “ipso facto”, la resolución final de la dualidad y sus ilusiones.

Hace mucho tiempo, el Comendador decía que lo que la oruga llama muerte, la mariposa llama nacimiento. Y, por supuesto, en un elemento dado para vivir, por vosotros como al nivel colectivo, el mismo suceso, puede desencadenar dos estados muy diferentes; un estado de miedo y un estado de Amor. El que tiene miedo, es el que está inscrito en lo efímero, en los apegos. El que cree que su paraíso debe hacerse sobre la Tierra y se cree polvo y que volverá al polvo y que no cree en nada más o cree en una posteridad donde todo se resuelve, donde no habrá ya caos, donde todo está ordenado como una máquina. La vida no es eso. La verdadera vida está en el interior de vosotros; la verdadera vida no tiene nada que ver con las circunstancias de este mundo, sobre todo cuando se está acercando a su fin, a su resolución final.

Recordad que cualquiera que sea el elemento que llama a vuestra puerta, independientemente de las circunstancias que tienen lugar en vuestras vidas, sólo el Amor Eterno y que las respuestas que aportáis frente a cada reto o a cada alegría, no dependerá más que de la dosis de Amor y de la Verdad del Amor, que esté presente o ausente. Es la guerra, en vosotros como en el exterior de vosotros, la que conduce a la Paz, pero no a la paz de este mundo como intervalo entre dos guerras, sino la Paz Eterna que no conoce ninguna guerra ni ningún conflicto, ni ningún apego, ni ningún límite, ni ninguna limitación.

Quien pueda todavía creer que el único futuro posible, pasa a través de la materia, el que está sometido a la materia y no conoce nada del Espíritu y distorsiona el significado, ya sea a través de las religiones o de las creencias o de las leyes. Lo que hoy os muestra la vida y el mundo es exactamente lo que se desarrolla y se desarrollará en vosotros. Vosotros sois libre de elegir lo uno o lo otro. Ahí está la Libertad y la Liberación de la Tierra. No solo hay muchas Moradas, sino también, muchos destinos.

Algunos de vosotros estáis liberados, real y concretamente, desde ahora, los Liberados Vivientes. Otros, hacéis la elección de la peregrinación de la conciencia en alguna dimensión, pero es la misma Libertad. Hoy en día, no podéis vivir ninguna libertad que venga de este mundo aunque, por supuesto, eso forma parte de grandes monedas, grandes lemas, estatuas que llevan ese nombre. ¿Veis el lado ridículo de todo eso? La palabra, el habla, se disfraza porque el Verbo no la vivifica ya y hoy redescubrís el Verbo; lo vivís. ¿Veis la diferencia? Si no lo veis todavía, no se retrasará porque la intensidad es tal, que la Tierra, cada hermano y hermana y cada parcela de conciencia de la superficie de este mundo y de este sistema solar, no podrá evitarla.

Todo lo que tiene lugar ahora, en la Tierra, hasta la Llamada de María, es sólo una conminación al Amor, a lo que podéis responder o no. Recordad que la única libertad que hay en este mundo, es la libertad de amar, porque no se puede prohibir pensar; se puede poner fin a vuestra vida, encerraros, pero la libertad del Amor, no conoce ningún encerramiento y vosotros sois la esencia y la naturaleza misma del Amor. Y en estas circunstancias especiales de la Tierra, anunciadas por todos los profetas, es cuando la mirada se dirige a los pueblos de la Tierra de cualquier continente; es lo que estáis viviendo ahora, realmente.

Os hemos acompañado, unas y otras con nuestros queridos Ancianos y los Arcángeles, con la mayor precisión posible, para que desarrollarais vuestros espacios interiores y vivierais en vosotros y a través de la conciencia, de la energía y de la Vibración. Ahora, el decorado y el espectáculo del mundo, se vuelve elocuente y evidente para aquel que quiera verlo.

La pérdida de referencias, la pérdida de los mismos cimientos sobre los que se apoya la dualidad, más allá de las líneas de depredación y más allá de los gobiernos, de los sistemas estatales, de los sistemas de organización, aparecen hoy, totalmente derrumbados; derrumbados y perforados por todas partes por la Verdad de la Luz y del Amor que no deja espacio para el despliegue de la sombra. Pero esta Luz, como sabéis, no es de este mundo. No es la luz emitida por el Sol; es la Luz emitida por las partículas adamantinas, es la Luz verdadera, la Luz Blanca de la Unidad, la que anuncia también lo que está más allá de la manifestación de la conciencia: el Absoluto.

Actualmente, en cualquier lugar, en cualquier país, vosotros tenéis acceso a la Gracia; todavía tenéis que pensar en la Gracia y no dejarla simplemente como algo potencial sino para permitirle que emane de vosotros mismos y entre en acción en la superficie de este mundo de forma cada vez más radiante. Por supuesto, estáis viendo a vuestro alrededor cómo las fuerzas de resistencia ven lo que ya se ha perdido como un honor, un honor mal entendido que rechaza la Inteligencia y la evidencia de la Luz. Pero no juzguéis eso. Eso sólo representa, la falta de Amor asociada a la esclerosis de las ideas, de los pensamientos, del mismo encerramiento dentro de la dualidad.

Por supuesto nosotros, las hermanas, los Ancianos y los Arcángeles sabemos, que una sección importante de la Tierra, está todavía durmiendo y creen en las sirenas de la dualidad en este mundo o en relación con la espiritualidad. Pero los acontecimientos de este mundo van a cambiar rápidamente las cosas, donde sólo el Amor podrá ser reconocido como la única verdad. Todo lo demás no tendrá ya sentido y en esta fase de última resistencia y última batalla, puede daros la impresión que hay mucha resistencia. No lo es. Se trata, simplemente, de las resistencias que las propias resistencias y los hábitos fosilizados de la mentira que se iluminan de manera cada vez más violenta, por la Luz. Hay que reconocer eso, no alimentarlo y entrar en sí mismo, en este momento. Buscar en sí mismo, no como una búsqueda espiritual sino el encuentro de la Evidencia que está ahí.

En estos momentos especiales de la historia de la humanidad, donde se encuentran las mayores capacidades de superación y trascendencia, debido a que muchas almas, muchos hermanos y hermanas se ven afectados y tocados, aunque a menudo con temor, con miedo; pero no tiene la menor importancia porque en última instancia, es siempre el Amor el que gana, porque el Amor es lo único posible en toda manifestación y privar del Amor una manifestación es conducirla a su propia disolución. Aunque los llamados “chicos malos”, los Arcontes, han construido algo que les parecía viable, no es así. ¿Cómo puede haber algo viable, desde el momento en que hay un principio y un fin? Pero hay finales más importantes que algunos comienzos. Esto es cuando todo cambia radicalmente, es el momento en que todo se transforma, el momento en que nada de lo que se veía, es ya reconocible, porque en este momento el hombre, en general, se sumergirá en él para encontrar lo que es y no cualquier historia o mejora de las circunstancias de este mundo.

Observad ahora, cómo cuanto más progresa la Luz, más se revela a través de vuestras reuniones y lo que veis o vivís, más aparecen las resistencias, no necesariamente las vuestras, sino las que se expresan en la superficie de este mundo. No veáis nada más que eso. Aunque haya horror para la mirada dividida, aunque haya horror para los que pierden una comodidad, los hábitos más allá de las apariencias, id incluso más allá de la noción de causalidad, del bien y del mal.

La experiencia colectiva de la humanidad en este período de “Choque”, es esencial. Recordad que hay “negación”, “ira”, “negociación” y finalmente viene la “aceptación”. Desde el momento en que aceptáis, estáis liberados. Desde el momento en que habéis aceptado, no hay problemas de tipo de “protección”, de tipo “qué será de mí” o “en qué se convertirá, esto o aquello”. Aceptáis la inmortalidad. Ahí está la Libertad, la Unidad, porque eso os centra en el instante presente. La inevitabilidad y la conciencia de la inevitabilidad de lo que está sucediendo, os lleva a “dejar ir”, a abandonaros y a confiar directamente en la divina providencia, en la Luz, en la Voluntad del Padre –nombradlo como queráis- pero es el mismo proceso que se lleva a cabo. Entonces, liberáis el Verbo, el Verbo creador. Vuestra palabra no se convierte simplemente en aire que resuena sino que lleva ella misma, el Verbo creador y las partículas adamantinas.

Además, aquellos de vosotros que estáis más familiarizados con la energía, con la conciencia, con la vibración, percibiréis fácilmente cuando os expresáis por la palabra y cuando os expresáis por el Verbo. Esto no tiene el mismo impacto en vosotros como sobre el mundo. Del mismo modo, en el Silencio, en el que se elabora el Verbo. Tenéis la oportunidad de vivir lo incondicionado que no depende de ninguna circunstancia y que incluso, por las circunstancias tan duras de la Tierra que estáis viviendo en este momento…, poner el Amor delante es diez veces más eficaz, si puedo expresarme así, que poner el Amor delante cuando todo va bien y todo es feliz. Ahí es donde veréis vuestras propias capacidades de recuperación, de superación y de trasmutación.

…Silencio…



Recordad que todo está en vosotros. Los Ancianos os han explicado que todos nosotros estamos en vosotros. Alguno, con su voz atronadora, hizo hincapié en la idea de ilusión de la persona. Recordad también que el Amor os hace ligeros y la Unidad os aligera también. Haced la experiencia porque ya no estáis en los conceptos y en las ideas, no estáis ya en una historia o en una proyección de una historia que se mejoraría, sino que vosotros estáis en la Verdad, estáis en el Verbo, estáis en los tiempos de la Llamada. Es eso lo que va a aparecer en vuestra conciencia de forma cada vez más fácil, de forma cada vez más directa.

Os daréis cuenta, por vosotros mismos, que cuantas más circunstancias o acontecimientos calificados como horribles por la persona, haya, más viviréis el Amor. Esto no es una paradoja sino el resultado directo de eso. Al descubrir eso, si no es ya el caso, muchos de vosotros os hartaréis por lo que pueda parecer un retraso, pero no lo es. Simplemente, el momento y el tiempo, no ha llegado para ellos.
Retened también, en lo que me concierne, que en los momentos de duda, en los momentos en los que parecéis recaer de una manera o de otra, en el sufrimiento, en el horror, en lo que a vosotros os parece imposible de resolver o regular, que la Unidad y mi Presencia y mi Vibración, que llevo, son capaces de resolverlo en vosotros. Necesitáis salir de los esquemas habituales de funcionamiento en vuestro mundo, acción-reacción-solución; os hace falta salir de los modos habituales de solucionar problemas de vuestra vida. Y todo eso concurre también a recuperar la acción de la Inteligencia de la Luz en vuestra vida, no simplemente en vuestros espacios interiores, fundido en la Luz Blanca, en el Sí, sino directamente en este mundo, en la explosión, si puedo decirlo, de la dualidad.

Las reglas cambian, los mecanismos cambian.


Descubriréis zonas enteras que eran insospechadas, ya sea en los pueblos de la naturaleza, ya sea en vosotros, ya sea en vuestra capacidad de amar real y concretamente si condiciones. Cualquiera que sea la historia, el sufrimiento, la satisfacción, os daréis cuenta cada vez con más frecuencia, que es mucho más sabio y más fácil, situarse en este Amor sin condiciones y que no espera nada porque ahí está la verdadera vida.

Recordad también que en la encarnación del Verbo, en la realización del Verbo Creador, no hay lugar para el intelecto, no hay lugar para la menor comprensión. La comprensión debe ser reemplazada, de alguna manera, por la evidencia de la Gracia y la evidencia de la experiencia que se basta a sí misma. Es esto lo que se mide por sí mismo, lo que puede quedar todavía por eliminar, para descubriros totalmente.

…Silencio…

Veréis por vosotros mismos, como, según vuestra implicación en el desarrollo de la agonía de este mundo, vosotros estáis en la alegría o en el dolor. Cada vez os será más fácil detectar esos momentos en que vuestro estado de ánimo, vuestra alma o vuestro Espíritu cambian la polaridad para rectificar rápidamente el tiro, si puedo expresarme así, poniendo delante el Amor, haciendo el Silencio y dejando que el Verbo, más que la persona, decida por vosotros.

…Silencio…



Veréis también, como llegáis a desaparecer de este mundo, de golpe, incluso sin quererlo. Veréis la vibración de vuestra carne y no ya la energía Vibral o la Luz Vibral, porque vuestra carne, ella misma, se convierte en vibración. No os dejéis engañar por nada y permaneced firmemente anclados, en el Amor y en la Eternidad que sois, porque estad seguros que algunos que incluso hoy parecen estar en contradicción con esto, llegará un momento en que vivirán y estarán confrontados a sus propias contradicciones, no pudiendo más que reconocer la Llamada de María y posicionarse, durante esta última llamada, en la Verdad de la Luz. Es la Acción de Gracia, Ahí está el Estado de Gracia.

¿Qué puede temer el que vive su Eternidad, aunque de manera fragmentaria? Sólo teme aquel que no sabe nada de la Eternidad y que no hace más que proyectarla a través de creencias, de religiones y que no ha vivido nada en el Corazón. El que cree que hay que imponerse a sí mismo como al otro, no puede ser libre, y esta ausencia de libertad, conduce a lo que observáis sobre la pantalla del mundo y hace encontrar escapatorias o soluciones donde no las hay.

…Silencio…



El mundo, sobre el que camináis, os conduce también a su manera, a situaros, de manera definitiva, en el miedo o en el Amor. No puede haber Amor y miedo, no puede haber miedo y Amor y cada vez menos. Hay Amor o hay miedo. Hay Verdad o hay mentira y eso no depende de vuestro punto de vista, no depende de vosotros y todavía menos de las circunstancias de este mundo; por tato es lo que muestra este mundo.

…Silencio…



Podría continuar hablando extensivamente, pero lo más importante no es lo que exprese ni lo que oigáis, ni incluso lo que comprendáis. Lo importante es el reencuentro mismo, porque vais al origen del Amor, al origen del Espíritu.

…Silencio…

Lo que el mundo os muestra y os mostrará cada vez más, es que no existe la resolución de un conflicto frente a la Luz. Sólo la evidencia de la Luz puede resolver el conflicto al ponerlo en su lugar como algo que no es Amor y que, por tanto, no puede existir ni entrar en cualquier manifestación. Es a esta muerte a la que asistís en vosotros como en el mundo. Muere solo lo mortal y revive la belleza.

No os apeguéis a las palabras, a las imágenes, a los conceptos, pero descubrir vuestra verdad, la Libertad que procura el Amor incondicionado, la ligereza que desencadena el Fuego del Corazón. Entonces, sí; vengo a animaros a atravesar las apariencias, las alegrías y todos los eventos, con el mismo Amor, no un amor que penséis como una solución o como una resolución, sino como la única realidad y verdad tangible que no está afectada por el tiempo y que no está afectada por ninguna persona. Ahí está lo que llamaría el salvoconducto. Recordad también que en el Amor, no hay nada que temer y que en el miedo hay que temer todo.

Soy Gemma Galgani y, más allá de las palabras, permitidme comulgar con vosotros y con cada uno de vosotros, una vez más.

…Comunión…}

Terminaré con estas palabras también: sean las que sean las apariencias, regocijaos; sea el que sea el desorden, regocijaos porque no hay más que la promesa de la felicidad eterna de vuestra Resurrección. Está la verdad del instante presente que ahora se desvela en toda su majestad, desde el momento en que no alimentéis lo que crea sufrimiento en vosotros, desde el momento en que lo veis y esperáis en la acción de la Luz que es mayor de lo que podréis comprender, de lo que podréis elucidar por vosotros mismos.

…Silencio…


Soy Gemma y os digo hasta siempre en nuestra Eternidad Una.


Adiós



ORIONIS LINK

MARIA LINKSERETI LINK
CRISTO LINK

MARÍA Diciembre 2015 CON AUDIO







Audio
https://www.yakitome.com/tts?a=T&b=1689334&c=rTRrAXNF7wu4_&d=T


Soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra. Hijos muy amados, permitid que os cubra con el Manto Azul de la Gracia, aquí y para todos los que tengan la oportunidad de leer, de escuchar y de comprender mi mensaje de esta tarde. Sé muy bien que mis palabras serán leídas u oídas por una ínfima parte de la humanidad. Sin embargo, aquella parte ínfima que sois tiene la capacidad de estar en resonancia con lo que voy a decir y quizás también de preparar a algunos de mis hijos – que no tuvieron todavía la oportunidad de conocerme o de reconocerme – para que descubran la verdad de mi Amor y la verdad de Madre que llevo en vuestro interior.

Como quizás lo percibáis con vuestros ojos carnales, con vuestra mente, el escenario de este mundo os muestra unos elementos que se aceleran, unos elementos que surgen en múltiples partes de este mundo, relacionados con vuestros hermanos, con vuestras hermanas, hijos míos todos, así como con la misma Tierra. Cualquiera que mire en su entorno hoy constata que el rostro de la Tierra se torna diferente. Os exhorto a ir más allá de las apariencias, más allá de los acontecimientos a veces espectaculares que ocurren en cualquier parte que sea de este mundo. Os insto a vosotros que me escucháis, que me oís, que me leéis, a que os recojáis ahora muy dentro del santuario de vuestro corazón.

Por mucho tiempo nos hemos esforzado – vosotros y nosotros – por lograr que descubráis la Verdad en vuestro interior y por vuestros propios medios. Os hemos aportado y ofrecido cuanto pudimos a fin de acompañaros en aquel caminar hacia la Verdad, hacia vosotros mismos y hacia el Amor.

Hoy en día la situación se torna urgente. No se trata de una urgencia temporal, aunque ésta sea real, sino más bien de una urgencia espiritual para que vayáis hacia vosotros, al encuentro de vosotros. Sea cual sea la disonancia de este mundo y sea cual sea el teatro de los acontecimientos, no olvidéis nunca que mi Hijo y yo misma os dejamos, a lo largo de estos milenios, muchas advertencias amorosas y cargadas de benevolencia hacia vosotros en relación con la verdad del Amor, con la verdad de vuestro ser, con la verdad de la Vida.

Mientras un nuevo día está despuntando, va a ser fundamental que realicéis en vosotros lo que ha sido anunciado por mi Hijo, por mí misma y por todos los profetas sea cual sea su origen y de diferentes formas. Ya es hora de comprender la urgencia y la importancia del Amor a fin de vivirlo, de manifestarlo, de realizarlo. El ser humano nunca se muestra tan fuerte en Amor como cuando se siente superado, cuando se siente afectado o quebrantado por las circunstancias de la falta de amor. Entonces es cuando encuentra la capacidad para reconectarse con este Amor que él es y para superar todo lo que es ofensa al Amor, que no es sino el miedo al Amor.

Tengo a bien recordaros esta noche lo que tantas veces os dije durante todos aquellos siglos: no le temáis a la muerte, ni a la vida, ni a manifestar con sinceridad lo más bello que anida en vosotros, ni a mirar en menos los obstáculos y las pruebas que la vida os trae, comprometiéndoos más y más a reconectaros con vuestra filiación eterna, a vivir realmente y no a dar la impresión de vivir en las entretenciones de este mundo inventadas para apartaros de vuestra verdad.

El tiempo de mi Llamada colectiva está ya lo suficientemente cerca para que lo clame a aquéllos de mis hijos que me escuchan y que me leen. Os lo reitero: «No tengáis miedo». Mirad como el gozo crece en vosotros fueren cuales fueren los tormentos que este mundo os obliga a ver, os obliga a vivir, como son la separación, la división, la guerra, la oposición, la ausencia total de fraternidad, que no son, lo repito, sino el miedo al Amor porque este mundo no conoce el Amor.

Cierto es que muchos sois desde ya los que vivís las primicias o la intensidad del Amor. Sin embargo cada hijo, cada uno de mis hijos, esté donde esté, debe comprender eso a fin de encontrar en él los recursos que lo hagan establecerse en lo verdadero y así no depender más de los decretos y de las opresiones dictados por el miedo al Amor.

No juzguéis nada pues eso no os atañe y recordad que en la forma como juzgáis seréis juzgados, vosotros mismos por vosotros mismos, no olvidéis eso, porque entráis en los tiempos del Amor, en los tiempos de la Gracia, ya no solamente a ratos, ya no sólo para algunos de vosotros, sino de una Gracia ofrecida a cada uno de mis hijos.

Mirad a vuestro alrededor. Mientras el hombre se desgarra hombre contra hombre, país contra país, la naturaleza demuestra quedar indiferente ante esos traumas, ante esas carencias y ante esos miedos al Amor. Y vosotros también, en vuestro corazón, ya sea a ratos o de manera más constante, o también como una esperanza, aceptáis la grandeza del Amor, aunque haya pasos equivocados, éstos no son nada. Estáis en los tiempos del recibimiento y en los tiempos de la Verdad. Ya no queda tiempo para vacilar, ya no queda tiempo para esperar, ya no queda tiempo tampoco para proyectar lo que sea.

Cada día el Manto Azul de la Gracia que coloco en vuestros hombros en adelante va a alinearos profundamente con lo que sois, llevándoos a descubrir un mundo interior mucho más rico y mucho más verdadero que lo que el mundo os da a ver en la superficie de esta Tierra, la que fue creada con tanto amor hace mucho tiempo, según una escala de tiempo que para vosotros, en estos cuerpos, no significa nada y que sin embargo es la verdad – que vais a descubrir si no lo habéis hecho ya. Ha llegado el tiempo de darse cuenta de la evidencia, de la evidencia del Amor, de la evidencia de la Alegría.

Algunos de mis hijos están bajando ahora a las profundidades, no de su ser interno, sino a las profundidades de la materia, donde no encuentran sino más miedo aún, lo que les hace más sedientos de amor, más sedientos de absoluto y de verdad, aunque para eso – en vez de usar el corazón – usen armas, usen lo que haya sido excitado en ellos. No os preocupéis por ellos. Permaneced conmigo como estoy con vosotros y en vosotros. Todo lo demás se hará evidente.

Fueren cuales fueren los choques y fuere cual fuere la aparente dureza, hay en profundidad, no en las profundidades de la materia sino en las profundidades de esos acontecimientos, un gran milagro que va a surgir. Todo va a regenerarse pero en otro tiempo, en un tiempo que ya no es tiempo y un espacio que ya no es espacio.

No creáis a vuestros ojos, no creáis lo que las imágenes muestren, no creáis lo que os digan. Experimentad vosotros mismos la verdad del Amor en estos tiempos de turbulencia y tiempos de Gracia. Son sin embargo los mismos sucesos los que han de provocar - en algunos - más turbación aún y - en otros - más alegría aún. Todo depende del punto de vista. Si miráis por el lado limitado de la vida, efectivamente eso es un tormento, pero si miráis con el corazón, veréis la alegría, veréis la paz, no la paz habitual en este mundo, que no es más que un espacio reducido entre conflictos permanentes, sino la paz real, aquélla de la Verdad, aquélla de vuestra naturaleza.

Hay en cada uno de mis hijos el mismo gérmen de Amor. Es idéntico. No puede ser de otra manera. Las condiciones de vida lo sofocaron. Las creencias erróneas en lo que es la Vida y en lo que es Dios fueron induciendo cada vez más al miedo, miedo al infierno, miedo al purgatorio, miedo al más allá, miedo a la muerte, cristalizándoos siempre más en la falta de Amor. Eso ha sido planficado, por cierto, no por nosotros ni siquiera por vosotros, sino que resulta directamente del encierro. Os dieron a creer durante mucho tiempo – no nosotros sino quienes no vivián la Verdad – que había que depurar, que había que evolucionar, que había que mejorarse, cuando – obviamente – lo que véis nada tiene que ver, en la pantalla de este mundo, con el más mínimo mejoramiento. Algunos de mis hijos están tocando fondo en su desesperación y es desde ese fondo de desesperanza de donde el Amor ha de surgir y mostrarse.

Tal es el sentido de mi llamada, la que os ofrezco esta tarde a vosotros que tenéis la suerte de leerme pero que será mucho más global en el momento de mi venida. Soplaré en vuestro corazón la esperanza de lo Infinito y la verdad de lo Infinito, echando abajo todo lo que subsista como miedos, miedos al Amor, miedos a la Verdad. No hay nada vergonzoso en lo que sois. No hay nada doliente en lo que sois. Todo ha sido implementado para impedir que os adentréis en vuestro gozo y en vuestra verdad, a través de las ocupaciones y las distracciones, a través de las creencias, a través de la falsificación de los mismos que transmitieron los mensajes de mi Hijo y que renegaron de su misión.

Sin embargo, todo eso no importa porque una madre siempre perdona, incluso el crimen más abyecto de su hijo, y le propone en forma más intensa a él la redención, justamente porque él es el menos digno ante los ojos carnales pero es quien más la necesita ante los ojos del Espíritu.

Cada uno de vosotros tendrá pronto que elegir entre vivir real y concretamente la Liberación o mantener un poco todavía el miedo al Amor, a fin de dar con el hilo de la Verdad. La Inteligencia de la Luz – y su despliegue ahora hasta el plano físico – os mostrará concretamente lo que es la Inteligencia de la Luz. La Luz será por lo demás la única cosa que subsista y se expanda.

Habéis sido liberados. Eso os ha sido clamado una y otra vez. Sin embargo el mundo falsificado subsiste todavía ante vuestros ojos. El sufrimiento por falta de Amor está en todas partes presente. La persona efímera se considera como un dios que rige las leyes de la naturaleza y las leyes de la vida cuando hay una sola ley para regirlo todo y es la ley de Amor y la ley del Uno.

Entonces vosotros, recubiertos con el Manto Azul de la Gracia, indicando así mi Presencia, la alegría será tal que nada más será perceptible. El único refugio posible está en vosotros y os daréis cuenta por vosotros mismos. Algunos de vosotros lo habéis descubierto desde hace muchos años; otros muy recientemente y la multitud, lo descubrirá. En lo más profundo del miedo del Amor, el Amor se revelará, no lo dudéis, porque vosotros podéis ya vivirlo por vosotros y lo que cada uno de vosotros puede vivir hoy, podrán vivirlo todos mis hijos, cuando llegue el momento. Vosotros no sois avanzados; vosotros sois quizá los precursores. Vuestra sed de Amor ha sido más intensa, no os ocupéis por los placeres y los errores de este mundo. Tal vez, os hayáis mirado a vosotros mismos de manera un poco más lúcida, incluso sin vivirlo, porque el único objetivo, si se puede hablar de objetivo, era el Amor.

Muchas de mis hermanas Estrellas, por su última encarnación, os han mostrado, en Oriente como en Occidente, el camino de lo que sois, aclarando lo que vosotros sois. No como un modelo para adorar, sino como lo que podíais ser cada uno de vosotros, seáis hombre o mujer, creyente o ateo, sigáis tal religión o tal filosofía. El Amor no conoce raza, no conoce religión; el Amor no conoce más que el Amor, lo demás, ni siquiera existe.

No vengo a pediros nada, ni siquiera vuestro Amor; vengo simplemente a pediros que reconozcáis la Gracia en este descenso pre-ascensional de la Tierra. Descended a vuestro Corazón y encontraréis el impulso necesario; encontraréis allí, la ligereza. ¿Qué niño de esta Tierra, amado por su madre, no tiene en él este tesoro y estos recuerdos? De la misma forma hoy, de manera más general, en el momento de mi Llamada, entre vosotros algunos lo vivís ya, lo habéis aceptado y esperáis.

Vengo a deciros que no tenéis que esperar más; que no hay ningún retraso; que todo estará cumplido muy pronto, para vosotros y para todos los demás de mis hijos. Todo ha sido organizado y preparado para que la Luz se despliegue totalmente e íntegramente, en la superficie de la Tierra, La Tierra os apoya también. Más allá de sus movimientos, más allá de su ira, ella florece de nuevo, os muestra la Vida. Vuestros reencuentros que se producen en vosotros, pero también en la misma naturaleza o en vuestro Corazón, son de la misma esencia y del mismo Amor.

Sé que muchos de vosotros, de una manera o de otra, comenzáis a experimentar el Amor incondicional. Ellos se descubren amando a todo el mundo, a verse en cada uno. Eso forma parte de mi Gracia y de vuestra Gracia. El Manto Azul de la Gracia y mi Presencia en vosotros, desbloquea lo que parecía todavía hace tiempo, congelado, porque el Amor nunca se congela, ni en una forma ni en palabras ni en organizaciones y, todavía menos, en religiones.

Ahora ya no hay necesidad de intermediarios entre vosotros y el Amor, entre vosotros y nosotros. Para algunos, es un descubrimiento devastador que lo hace cambiar por completo; no de vida, no de lugar, sino ante todo, de mirada, la que se dirige a la Tierra, a la Vida, sin distinción de raza, de sexo, de edad o de religión, sin distinción de afecto próximo o lejano. Ahí está la Verdad. Para aquellos de vosotros que, más allá de las Vibraciones de la conciencia, descubrís hoy la simplicidad del Amor y su belleza, no puedo más que animaros a dejar crecer siempre más, la manifestación de este Amor.

Y para los que no lo vivís y, aún así, tenéis la oportunidad de leerme, aceptad eso y lo viviréis. No hay necesidad de intermediarios, ni de rituales, ni de oraciones especiales. Abríos. No hay nada más simple; tan simple, que cuando lo descubráis, si no es todavía el caso hoy, os preguntaréis cómo habéis podido vivir sin eso, vivir para vosotros o para vuestra familia y no vivir para la Vida, para el don permanente de la Vida.

Todas las carencias de cualquier tipo, ya no se experimentarán como carencias, sino como una ocasión de hacer crecer lo que ha nacido en vosotros. Para aquellos de vosotros que vivís todavía hoy o solamente hoy, procesos Vibrales, la supra-conciencia, dejad también que se desarrolle la Vida. Mirad lo que ocurre cuando “dejáis ir” todo lo relacionado con vuestras creencias, vuestros apegos, incluso, la misma conciencia. Muchas de mis hermanas lo han expresado estos últimos tiempos, durante este año.

También quiero deciros, que no me idealicéis o me representéis en función de una historia, aunque fuera tan importante en la ilusión de la Tierra. Cuando os digo que soy vuestra madre, de todos, esa es realmente la única verdad. Cuanto más estéis en el Amor, menos problemas experimentaréis y menos os molestará lo efímero, el vuestro como el de otro o de cualquier situación.

El Manto Azul de la Gracia es mi firma. Ella os hace descubrir vuestra propia Gracia y viene también a indicaros que los tiempos han llegado; se viven en este momento incluso y el Corazón lo sabe, aunque vuestra cabeza lo rechace. No es una proyección, no es una anticipación, es la cruda realidad que descubrís. Además, si miráis con una mirada centrada sobre cualquier acontecimiento de este mundo, más allá de las explicaciones, sabéis cada vez más la falsedad de todo lo que se os presenta, porque eso no tiene nada que ver con la Vida y, todavía menos, con el Amor. El Manto Azul de la Gracia, os dará también, si no está hecho ya, la importancia de cada respiración que tomáis en la superficie de este mundo, desde el momento en que el Amor ha germinado y se manifiesta.

No os pido adheriros a nada; os pido simplemente que reconozcáis lo que sois y que yo estoy en vosotros, como vosotros estáis en mí. Cada uno de vosotros está en mí. Por supuesto, eso puede pareceros incomprensible a vuestros ojos de carne. Mi Hijo os lo dijo: lo que hacéis al más pequeño de vosotros, es a Él a quien se lo hacéis. Ahí está un gran misterio que está mucho más allá de la Unidad y de la ausencia de división y de separación, que la supra-conciencia puede vivir, pero es un hecho que, de alguna manera, está grabado en mármol aquí como en otros lugares.

Pronto, vuestra sed será saciada, más allá de toda esperanza, tan pronto como aceptéis mirar lo que sois y dejar al Amor actuar a través de vosotros, a través de vuestra persona, a través de vuestra vida, a través de vuestra familia, a través de vuestros seres cercanos y todavía más, a través de lo que podríais llamar, vuestros enemigos. No hay enemigos, sólo hay miedo o Amor. El Amor os quiere enteros. El Amor no conoce medias tintas cuando ha germinado y sólo puede crecer, sólo puede ser evidencia cuando se instala. Nadie podrá negarlo. Debido a los inconvenientes de la Tierra, en este momento, muchos de mis hijos han perdido la esperanza de encontrar en este mundo la Verdad que no es de este mundo.

Este tiempo es el del cumplimiento de la Palabra, el del cumplimiento del Juramento y la Promesa, de la Verdad. Siendo los hijos del Amor, no podéis ser más que eso y nada de lo que teméis y os limita. El Amor viene a invitaros a que no os limitéis en la expresión del Amor, a no limitaros a causa de la mirada del otro que no es más que tú mismo.

Los hijos de la Verdad, no pueden sufrir ninguna alteración de la Verdad, ahora. Os repito que, independientemente de las apariencias, no os dejéis engañar por ellas, sino escuchad la verdad de vuestro Corazón, no el de vuestra persona, sino el de la Eternidad, lo Efímero se muere; la Eternidad se revela. Sea cual sea vuestra edad, sean cuales sean vuestros recorridos, nutríos del Amor que sois; es el único alimento digno e íntegro. Porque sin Amor, por el mantenimiento del miedo al Amor, no podréis ver más que conflictos cada vez mayores y más extensos. Entonces, en el Amor, el miedo se alejará de vosotros siempre, incluso en este período anterior a mi Llamada.

La Vida libre, está libre de toda forma, de todo vínculo. Sólo la co-creación y la Alegría, están presentes. La sombra no puede existir, el sufrimiento tampoco. Todo está creado para el Amor y en el Amor como un juego de la conciencia, pero un juego que es Alegría, que no es, en absoluto asimilable a lo que se vive en esta Tierra, a excepción por supuesto, si habéis encontrado ya lo que sois.

El Manto Azul de la Gracia que vengo a depositar sobre vuestros hombros, será vuestro estandarte de Amor y la certeza de mi Presencia, antes incluso de mi Llamada, no por momentos, sino de forma definitiva. Recordad que no hay más barreras. Las naves de la Confederación están presentes por todas partes en vuestros cielos, visibles a vuestros ojos de carne, en testimonios cada vez más numerosos.

Entonces, decidid. Decid “sí” a la Eternidad; decid “sí” a la Vida Eterna; decid “sí” a la alegría del Amor; decid “sí” a la Vida, no a una vida amputada que se inscribe entre un nacimiento y una muerte, sino una Vida donde cada instante es un nuevo nacimiento y donde ninguna muerte puede existir ni ser imaginada.

En este momento, en la nave donde estoy con mis hermanas Estrellas, ardemos de Amor por vosotros, ardemos de Amor para que os conozcáis como sois, Nuestro Corazón danza desde el momento en que vemos qué se despierta en la Tierra. Es realmente un alumbramiento. Una vez pasado, generalmente la madre olvida las dificultades del nacimiento y el niño también.

Entonces ¡sí! estáis de parto de vosotros mismos. Entonces ¡sí! cada vez más numerosos descubrís y vivís el Amor incondicional, al que no le concierne ningún convenio afectivo, moral, social el que fuera, es independiente del entorno, de vuestra riqueza o pobreza material. Esto os permite de relativizar primero y luego de olvidar todo lo que es pasado y todo lo que muere, porque la Luz no permite otra cosa que la Vida, y lo que muere no es nada más que la ilusión.

Muchos de entre vosotros vuelven a vivirlo estos días, descubriendo con beatitud el Amor incondicional. Vuestra fuerza está ahí. Es la fuerza que mueve las dimensiones, es la fuerza que mueve todos los actos creadores.

Recordad que no tenéis ninguna guerra que llevar, solo tenéis que ver quién sois y esto se va a hacer cada vez más fácil. Si esto todavía os parece complicado, es simplemente que debéis dejar las cargas, las que todavía quedan y que os impiden de ver y de vivir. Allí donde estáis hoy es el lugar adecuado. Algunos entre vosotros pueden aún reajustarse por cambios bruscos pero dondequiera que estéis, el Amor os toca y el Amor os tocará, dejando arder en vosotros esta alegría inextinguible del Amor revelado. Se reconocerá entonces, se reconoce ya. Y recordad que los obstáculos que todavía pueden encontrarse sobre vuestro camino no son nada. Ellos son sólo unas oportunidades, incluso unos pretextos, para encontrarme.

Así como decía, no vengo a pedir nada, os vengo a ofrecer el Manto Azul de la Gracia. Incluso para los de entre vosotros que no vivieron nada de la Supra-consciencia, o de las vibraciones, no os pido nada porque os ofrezco todo a la medida a la que os ofrecéis al Amor.

Amar, sobre este mundo, con este Amor incondicional, es ir bien más allá del simple juicio, es ir mucho más allá, es sólo ver el Amor. No como aquel que no querría ver la realidad de este mundo, sino lo que justamente, gracias a la realidad de este mundo, sólo ve el Amor porque no hay nada más. El miedo al Amor entonces os abandonará, igualmente que lo que todavía puedan quedar aún de vuestras costumbres, de vuestras creencias o miedos. Veréis que no hay ninguna sombra en vosotros y recordad que lo que veis en el otro como sombra sólo es el reflejo de lo que sois. Viéndolo real y concretamente, esto allí también cambiará radicalmente vuestro modo de vivirlo.

Cada uno de vosotros es importante hoy, cualquiera que sea vuestra ubicación, cualquiera que sea el Amor, revelado o no. Cada uno de entre vosotros goza de un Amor igual y de una Luz igual. Los obstáculos no son nada, el Amor lo borra todo, el Amor lo perdona todo, el Amor lo aguanta todo. Vais a vivirlo y ya lo vivís. Y el conjunto de mis niños no lo podrán hacer de otro modo que de estar conforme a ello, incluso si todavía existen niños rebeldes si puedo decir, extremistas, que defenderán en cierto modo lo que ya está caduco y muerto, pero incluso esto no es importante porque habrán vivido lo que hay a vivir después de mi Llamada.

A muchos de entre vosotros ya os llamé hace ya muchos años. Hoy no necesito más de llamaros, incluso si seréis llamados como todo el mundo. Solo necesitáis de dejaros recubrir por mi Manto Azul de la Gracia, de decir “sí” al Amor sin condición ni interrogación alguna, e instantáneamente el Amor incondicional emergerá, porque la Luz está por todas partes, sea lo que sea lo que os quieran hacer creer y vivir.

Así como los últimos intervinientes os lo dijeron esta vez y durante estos tiempos de la Tierra, todo esto ya está en marcha. Esperamos, nosotros como vosotros, la llegada de la señal visible por todos antes de que me dirija a vosotros y que el conjunto de la Confederación se presente a vosotros, inundando vuestros cielos literalmente de naves y de Luz, mostrando la futilidad de aquellos que se oponen con unos medios irrisorios comparado a la fuerza del Amor.

Entonces realicemos ahora, si os apetece, aquí como cuando me leáis, un momento de oración silenciosa, con el fin de que el Manto Azul de la Gracia se os revele como yo me revelo a vosotros y vosotros os reveláis al Amor.

... Efusión …



Ahí, en el silencio unificado de nuestros corazones, se revela el milagro del Amor. Las doce Puertas de vuestra Jerusalén interior entonan el canto de la Liberación.

... Silencio …



Tú que me escuchas, tú que me lees, escucha y acoge. Te ofrezco todo. Te rindo la totalidad de ti mismo.

... Silencio …



Tú que estas aquí, conmigo, siente con tu corazón lo que eres.


... Silencio …



Y aquí, en este instante, dondequiera que estés, estoy contigo.

... Silencio …



Deja llenarte de Alegría, pues es lo que eres. Todo el resto será accesorio, en tu conciencia como en tu vida.

Te quiero y siempre te amaré, que lo quieras o no, eso no cambiará nada porque una madre sólo puede Amar.

... Silencio …



Vengo a consolarte si necesitas de ser consolado, con el fin de que vacíes tus lágrimas en mi corazón y que éstas sean secadas por el Fuego del Amor. ¿Sientes eso?

... Silencio …



Sé realmente ahora, sé realmente lo que Eres. No hay nada en que convertirse, porque vivir esto es vivir el Todo.

... Silencio …



Mi niño, mi amado, bendigo tu Presencia, aquí, bendigo tu Presencia que leyó y escucho y te ofrezco el Amor que eres.

Mi niño, mi amado, te llamo ya. Te llamo a la Vida.

Te aprieto sobre mi corazón y en mi corazón, con el fin de aflojar los temores del miedo de este mundo y de lo que aún puedas tener miedo.

Te bendigo también como el Hijo Ardiente del Sol que eres, tú, vestido de tu cuerpo de Gloria e Inmortal, te saludo como Eternidad, como Estrella revelada, porque viene el fin de la noche. Un alba nueva se levanta sobre la Tierra, sobre una Tierra regenerada donde tendrás la libertad de estar sin trabas, de ir y venir a dondequiera tú quieras y donde tu Corazón te lleve.

Entonces ¡sí! saludo tu Luz, saludo tu bondad porque sé que mi Manto Azul sólo puede magnificar tu bondad, tu benevolencia y tu sonrisa.

Quizás ya esté en tu Corazón. Estaré allí de todos modos, si no es hoy será mañana. Y si no es mañana, será a lo más tarde antes de Navidad. Lo sabrás, tu Corazón ya lo sabe, tu cabeza lo va a entender muy rápidamente. No podrá haber la menor duda, ya no hay más la menor duda.

Te quiero y ve en Paz, en el amor de la Verdad y en la verdad del Amor.

Me inclino delante tuyo.

Hasta pronto mi niño.

... Silencio …

ORIONIS LINK

MARIA LINK

GEMA GALGANI LINK


SERETI LINK
CRISTO LINK

ASCENSIÓN - DICIEMBRE 2015






En este índice veréis un link a cada mensaje para facilitaros la lectura.

"GRACIAS A TODOS LOS INTERVINIENTES"

"FELIZ ETERNIDAD"

Con audios







ORIONIS
(COMPLETO) LINK



MARÍA LINK



PHILIPPE DE LYON
(En Proceso de Traducción)




GEMA GALGANI - Primera Intervención
LINK





HERMANO K
(En Proceso de Traducción)



ANAËL - Parte 1
(En Proceso de Traducción)


ANAËL - Parte 2
(En Proceso de Traducción)



O. M. AÏVANHOV
(En Proceso de Traducción)



EL PATRIARCA DE LOS VEGALIANOS
(En Proceso de Traducción)



YVONNE-AIMÉE DE MALESTROIT
(En Proceso de Traducción)



GEMA GALGANI - Segunda intervención
(En Proceso de Traducción)



CRISTO
LINK



SERETI
(COMPLETO) LINK



O. M. AÏVANHOV - Últimas Preguntas
(En Proceso de Traducción)

SERETI - DICIEMBRE 2015 con audio






Audio

https://www.yakitome.com/tts?a=T&b=1689060&c=gJjNRhtgOxpSLGK&d=T








PETICIÓN DE SERETI


Sereti hace un Llamado Solemne y propone, para el próximo día 8 de diciembre de 2015, durante TODO el día, de estar en recepción de nuestra propia Eternidad, al interior de nosotros mismos, alineados con la Gracia, con La Verdad, sin proyectar nada, en Vacuidad y Alegría.

ASCENSION
Diciembre 2015

SERETI

Mi nombre es Sereti, Guía Azul de la tierra de Sirius, saludo vuestra Presencia. Honro al Amor que Sois.

Hace ya 10 años de eso, en términos terrestres, vine a enunciar los mecanismos de transmutación referentes al sistema Solar en su conjunto, afirmando que el tiempo de la transformación culminando con la Liberación del sistema Solar y de la Tierra duraría 7 años. Así ocurrió. La Tierra fue liberada efectivamente en marzo de 2012.

Desde aquel momento de la Tierra hasta ahora, un trayecto ha sido realizado sobre este mundo. Todo lo que debía ser desvelado, para cada uno de vosotros, lo ha sido desde aquel momento, permitiéndoos así de crecer en la Fe y en el Amor, de descubriros, y de ser liberados vosotros también.

El tiempo de la mutación ha terminado, todo converge hacia el acontecimiento mayor que describí en julio de 2005. Ya no volveré sobre ello, os invito, si el corazón os lo pide, de releer la mecánica celestial de la Liberación del sistema Solar.

Hoy el Verbo se ha hecho carne en totalidad y la verdad del Amor emana cada vez más en todo lugar de esta Tierra, en todo el planeta y en todo Sol de este sistema. Ya solo queda, en cierto modo, que acoger y cosechar los frutos de la Gracia y del Amor. A partir de ahora la Fraternidad de los Guías Azules de Sirio, cercan y rodean la Tierra, volviéndose visibles a algunos de vuestros sentidos e incluso a veces de manera sensible encima de algunos lugares. Venimos a asistir, de manera concreta, a vuestra Resurrección en la Luz de Vida. Venimos a depositar a vuestros pies, y en vuestros Corazones, el Amor que os traemos.

Del mismo modo que los pueblos de la naturaleza se han vuelto perceptibles y visibles, nuestra presencia se vuelve perceptible y visible ella también, no dejando ya ninguna duda en cuanto al desenlace de la revelación íntegra de la Luz.

Rodeamos a la Tierra para acompañarla en su salto dimensional, de la misma manera que los Ángeles del Señor y de otros pueblos en el seno de los mundos carbonados unificados vienen cerca de cada uno de vosotros o de algunos de entre vosotros. Somos, si podemos decir, los Ángeles de la Tierra, no en una apariencia antropomórfica, sino en nuestro resplandor del Azul, proporcionándoos la vivencia en vosotros de la finalización de la Resurrección. También acompañamos al conjunto de la Flota Mariana en su octava dimensión y de manifestación.

Mientras la Tierra mira ya a su propia Ascensión, estáis invitados a manifestar y a actualizar vuestra propia Liberación. El conjunto de las circunstancias y los hechos previos al evento han sido cumplidos y en lo sucesivo manifestados.

Me dirijo a cada uno de vosotros; más allá de las palabras que podéis oír, os invito a ir más allá de las palabras, a penetrar la esencia y la verdad de lo que digo, a experimentar en vuestro corazón.

Nuestra presencia masiva alrededor de la Tierra marca nuestra emergencia en el cruce de lo antiguo y de lo nuevo, en el cruce de la Tercera dimensión y de la Quinta dimensión. Nosotros velamos, con nuestra Presencia y nuestra radiación, al buen desarrollo del acontecimiento, con el fin de que cada hijo de la ley del Uno sea restituido totalmente a lo que Es, a lo que ha elegido en su Libertad.

El Arcángel Mikaël, a través de sus representaciones y correspondencias materiales, continúa perforando el cielo ilusorio de la Tierra, llevando a la manifestación los nuevos Cielos y a la nueva Tierra.

Nos llamamos los Guías Azules de Sirius, el Manto Azul de la Gracia que María os ha ofrecido en totalidad es el traje de Luz emanado por nosotros.

En memoria de los viejos tiempos bien anteriores a vuestros tiempos, en la fecha del 8 de diciembre 2015, os invitamos a la plenitud de la Gracia. No hay una cita, no hay horario, porque es el tiempo de la Evidencia y que la cita no puede ser faltada ni incluso aplazada. En esa festividad que vosotros llamáis en este mundo «la Inmaculada Concepción» se anuncia la Resurrección y el nuevo nacimiento. Estamos aquí a partir de ahora para eso, volviendo evidente y visible el Azul de la Gracia.

Invitamos a la Tierra y al conjunto de sus conciencias a festejar esto, no simplemente alineándoos, no simplemente reuniéndoos, sino más bien en esa jornada de dejar la Gracia emanar y manifestarse.



María os anunció el Manto Azul de la Gracia hace ya algunos años pero lo que se está desarrollando ahora también se imprime en lo efímero de esta carne.


Entonces nos invitamos para celebrar la Gracia en el corazón de vuestra propia celebración.

No digo que el 8 sea el día del acontecimiento, sino la intensidad máxima para ser el receptáculo del evento y para asistir a vuestra propia Resurrección. Lanzo entonces también a mi turno una invitación a celebrar la Gracia, de cualquier manera que lo deseéis: bien rezando, meditando, abriéndoos, desapareciendo, festejándolo, acogiendo la beatitud y el Espíritu de la Verdad.

Lo que he declarado hoy, constituye una continuación lógica a la intervención de María y a la intervención de Orionis.

No necesitaréis nada más, ese día, que de ser vosotros mismos y de vivir en la acogida y en la Gracia porque será un día particular en el proceso desencadenado de vuestra Resurrección. En ese día y en ese tiempo, de ese día y de esa noche del 8 de diciembre de 2015, serán ofrecidas a profusión las Claves Metatronicas, las codificaciones vibratorias de los Ancianos, las codificaciones vibratorias de las Estrellas, las codificaciones vibratorias de los Arcángeles, del conjunto de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres así como de la Fuente.

Velad a estar disponibles en vuestro Corazón, cualquiera que sea vuestra agenda, en cada hora y en cada minuto, porque el don de la Gracia integral ya no puede esperar; así lo ha decretado la Tierra, así lo ha decretado el Sol. Recubiertos del Manto Azul de la Gracia, nadie podrá tocar un pelo o un hilo de vuestra Eternidad.

Permitidme que deposite a vuestros pies y en vuestro Corazón la bendición de la Fraternidad de los Guías Azules de Sirius.

… Silencio…


Y ahí, en el intersticio de la fusión entre lo efímero y el Eterno, saludamos la gloria de vuestra Eternidad revelada. Y tras haberme escuchado, de haberme oído, o de haberme leído, hacemos Silencio.

… Silencio…


En el Amor del Uno, Sereti os besa. Tenemos una cita.

Hasta muy pronto.

ORIONIS LINK

MARIA LINK

GEMA GALGANI LINK


SERETI LINK
CRISTO LINK

LOS ANDROMEDANOS - EXPLOSIÓN DE LUZ INTERIOR




Canalizado via Natalie Glasson – 27 de noviembre del 2015 – Fuente Original: Sacred School of OmNa



Hay frecuencias de luz llenando el aire y la atmósfera, penetrando a través de las dimensiones, la forma, la materia, e inclusive otras vibraciones de luz. A través de la atmósfera avanza un estallido de luz aguardando a penetrar su ser, y no tiene ningún otro propósito más que unirse con la esencia de la humanidad en la Tierra, el núcleo mismo y laconstante energía creadora en la humanidad. Muchos de ustedes pueden sentir este estallido de luz acercándose a su ser, están apareciendo 'espejos' todo alrededor suyo, y tal vez se sienta como si todo lo que no resuena con la luz estuviera saliendo de su ser, y aunque desea permanecer anclado en él, también desea escapar. Esto pudiera crear un caos en su interior que van a experimentar a diferentes niveles para cada individuo. En el pasado esta luz ha nacido a través del caos, ustedes están avanzando a una experiencia del caos interior despertando para traer y permitir un estallido de luz en su ser.



El caos no tiene que ser algo de lo que temer ni de lo que alejarse porque aparenta no ser espiritual ni iluminado cuando lo experimentan; sin embargo, sus reacciones son la clave que les permite avanzar a un espacio de luz dentro de su ser.



¿Pueden experimentar el caos interno sin temor, con una reacción o respuesta de amor? Esto es lo que se les está pidiendo. ¿Pueden aceptar cualquier forma de caos en su ser, experimentándolo y reconociéndolo pero sin apegarse ni involucrarse, reconociendo eternamente que el amor siempre está presente dentro de su ser y es más poderoso que cualquier otra energía en su interior? El caos que está surgiendo desde su interior es hermoso, tal vez ya lo han experimentado en las últimas semanas, lo están experimentado en estos momentos, o están a punto de identificarlo dentro de su ser. Pudiera sentirse interesantemente familiar, o simplemente como una ligera frustración, y sin embargo, si están dispuestos a reconocer el caos con conciencia y amor aceptarán y encenderán el estallido de luz dentro de su ser. Una luz que es el supremo amor del Creador y que lo intensificará y hará estallar en su interior, llenando cada célula y creando un poderoso realineamiento alentando el equilibrio y sanando más la conciencia consciente del Creador y la resonancia con Él. Imagínense si todos los alineamientos erróneos, bloqueos y limitaciones fueran disueltos y todo su ser fuera libre para reformarse a una versión despierta y alineada de sí mismo. Físicamente podemos describir este despertar invitándolos a contemplar como si su espalda y espina dorsal estuvieran fuera de alineamiento, encorvados, y su espina no estuviera derecha y larga, y luego la luz estallara en su interior y su espina y espalda se deslizaran a un perfecto alineamiento, entonces se sentirían libres y capaces de moverse con mayor facilidad, revitalizados.


Las ondas de energía portando este estallido de luz son del amor supremo, y es el amor el que se despertará en su interior. La más grandiosa experiencia será la del puro amor por sí mismos, más allá de la interferencia del ego. Una simple experiencia de sanación interna y remembranza. Es el auto-amor que nosotros, los Andromedanos, les estamos trayendo para alterar la realidad que ustedes están experimentando en la Tierra. Es un medio para despertar que estamos compartiendo con quienes están dispuestos a recibirlo.



A medida que el estallido de luz se acerca a su ser, su efecto de reflejo se intensificará, por lo que crecientemente más energías de su interior, mismas que tal vez no desean admitir, surgirán a la superficie. El sentimiento más grandioso que se manifestará dentro de muchos será el de la frustración, un sentimiento de frustración con su realidad, de que las experiencias y resultados deseados simplemente no se están manifestando como desearían. Inclusive un sentimiento de que la Tierra, la humanidad y su realidad no están cambiando lo suficientemente rápido al amor y luz en los que ustedes se enfocan tan dedicadamente.


Sus asuntos clave están subiendo a la superficie a saludarlos. Aquello que están tratando y a lo que se encaran ahora y en las próximas semanas les permitirá darse cuenta de cuál es el propósito de sanación personal de su ser para su vida. Tal vez hayan experimentado ya estos asuntos inclusive cuando niños, tales como el sentimiento de no ser merecedores, la carencia, el ser manipulados, el temor, la inhabilidad para manifestar, reconocer o aceptar el apoyo del Creador, desilusiones, soledad, ansiedad, falta de autoamor, el dañarse a sí mismos o el sufrimiento, la desconfianza, el fracaso, el estancamiento, etc.


Cualesquiera sentimientos de estar aparentemente desconectados del Creador que estén presentes en ustedes ahora los dirigirán hacia sus lecciones de vida y también a su senda a la satisfacción de su vida. Estas energías pudieran elegir manifestarse físicamente o ser proyectadas desde su ser como disputas con un ser querido, cualquier forma de carencia en su realidad, o una desilusión.


Sepan que estas experiencias son importantes, están conectadas con el estallido de luz que está a punto de suceder y es esencial para ustedes prestar atención pues ahora pueden crear los cambios espirituales por los que han estado esperando durante vidas para experimentar. Esto puede suceder ahora y ser cumplido en este mismo momento.


A más cerca que se muevan las ondas de luz a su conciencia, más profundo se manifestará el proceso de purificación; este tiempo es para enfocarse en la manifestación divina dentro de su ser. Nosotros, los Andromedanos, los invitamos a visualizar el gentil pero intenso estallido de luz fluyendo desde el Creador a través de su ser, hasta su centro. Imaginen, sientan o reconozcan la luz acrecentándose dentro de su chakra del corazón y células de su ser, formando un intenso haz de luz en su interior que emana amplia y profundamente.


Imaginen a menudo este haz de luz tan intenso y vibrante llenado por el Creador, la luz Andromedana y la amplificación del autoamor. A medida que experimentan el incremento de luz tal vez noten que están dispuestos o no a amarse a sí mismos incondicionalmente, que en verdad es reconocerse a sí mismos como el Creador verdaderamente en una forma.


Enfóquense en su propio amor por sí mismos. o permitan sencillamente que florezca. Pregúntense: '¿cómo me puedo amar incondicionalmente?' Permitan que las respuestas, la guía, o las sensaciones surjan como respuesta, permítanse ser guiados en su propia trayectoria personal al autoamor. Si no saben cómo amarse a sí mismos o no saben cómo practicarlo, entonces ahora es la oportunidad para guiarse a sí mismos a partir de la riqueza interna de sabiduría y tesoros sagrados en su interior. Por favor sepan que ustedes son capaces de guiarse a sí mismos con facilidad y sin esfuerzo para regresar a su existencia natural del autoamor.



Con la experiencia de la amplificación de la luz dentro de su ser, el despertar del autoamor y la disminución del caos, llegará un momento en el que ustedes estarán listos para experimentar el pleno despertar de la luz y el autoamor en su ser. Este despertar será como un interruptor que se enciende, tal vez momentáneamente o expandiéndose generosa y lentamente en su ser, y será un estallido de luz que ustedes reconocerán y disfrutarán enormemente. El estallido de luz no sólo mejorará su autoamor sino que descubrirán que su gratitud por la vida, el entusiasmo por experimentarla, y la positividad para la transición de la humanidad y la Tierra se estimulan y agitan, alterando dramáticamente su perspectiva y mejorando cómo disfrutan de la vida en la Tierra.



En luz del cambio de la ascensión que les estamos proporcionando, los invitamos a que se enfoquen en:

Observar los asuntos que están tratando en su vida en este momento, sean conscientes de sus frustraciones, desilusiones y sentimientos de carencia. Reconozcan que éstas son oportunidades para la satisfacción y la experiencia del autoamor.
Imaginen, visualicen, sientan o reconozcan la luz que les estamos distribuyendo fluyendo a su ser, creando un haz de luz en su interior que se fusiona con su ser y es intensificado por él.
Estén conscientes de que llegará un momento o una lenta integración reconocida que es como un estallido de luz dentro de su ser, creando muchos cambios y nuevas perspicacias.
Sepan que pueden llamarnos, los Andromedanos, en cualquier momento en que requieran asistencia, sanación, entendimiento o apoyo,,una simple solicitud o intención nos permitirá intervenir divinamente.
Finalmente, prepárense para ver su realidad del mundo desde una perspectiva más elevada de amor.

Mucha gente va a experimentar un estallido de luz dentro de su ser en algún momento entre el 21 y el 26 de diciembre; quienes lo experimenten durante este tiempo requieren del apoyo colectivo de otros que lo estarán lograrlo al mismo tiempo para ayudar a su activación, o están apoyando al colectivo en su experiencia. Quienes no requieren de la amplificación de la conciencia colectiva de la humanidad experimentarán su estallido de luz en el tiempo divino, ya sea antes o después de estas fechas.



Nosotros, los Andromedanos, estamos presentes para recordarles de su luz prístina, su amor y su conciencia, no hay limitaciones para su ser o conciencia.



Somos luz y amor con ustedes,



Los Andromedanos

LAS ENERGÍAS DE LOS CAMBIOS PRESENTES







Es probable que hayáis sentido sobre vuestros cuerpos los cambios energéticos de este tiempo; verdaderamente es un privilegio poder vivir esta situación de nuevo; también notaréis una reactivación especial de vuestra columna vertebral, que contiene la médula o antena de comunicación no física con todo lo demás.


A lo mejor sentís esta energía en forma de frustración, ira, estrés, presión y conflicto, como si se estuviese tirando de vosotros en demasiadas direcciones diferentes a la vez.


La clave está en utilizar la energía según llega y adoptar las acciones necesarias pero, en cualquier caso, es crucial que lleguéis a ser plenamente conscientes de la dirección que está tomando vuestra vida, determinar si está siendo dirigida a través de vuestra intuición o si está afectada y condicionada por las influencias externas del mundo que os rodea.


Si hay aspectos en vuestra vida que no están funcionando, es necesario que toméis las medidas necesarias para transformarlos.


Sentid que sois vosotros el centro del universo, de los universos, que todo parte de vosotros y que todo vuelve a vosotros, que todos los hilos de la eternidad se encuentran pendientes de una sonrisa vuestra para transmutarse en luz e iluminar los caminos que conducen a la felicidad infinita, porque el tiempo es tan solo una ilusión pasajera, de modo que no merece la pena contabilizarlo, ni hacer planes, tan solo vivir el ahora.


Este es un tiempo luminoso, ya se pueden apreciar los primeros efectos del halo fotónico sobre la alta atmósfera y también la visualización de la primera capa ionosférica, que tiende a encenderse a medida que recoge las emociones y los sentimientos más puros de los seres vivos que habitan la superficie de la esfera; por eso es tan importante ahora no ocultar ni reprimir sentimientos ni sensaciones y, desde luego, dejar fluir las emociones.


Los efluvios que en este tiempo recorren el sistema nervioso de los seres humanos que han llegado a un cierto nivel de serenidad, equilibrio y paz interior, están regenerándolo todo de forma acelerada.


Es, pues, tiempo de brindar por la entrada de los nuevos Mensajeros de la Luz.


Angel Luis Fernández.




www.esdeihewe.com

INFORME ASTROLÓGICO DE DICIEMBRE - SATURNO EN SAGITARIO. Por Ana María Frallicciard




"Explorando zonas desconocidas de nosotros mismos"



Como humanos en este planeta estamos inmersos dentro un sistema planetario en constante movimiento y evolución.


La aceleración vibracional del planeta más las energías entrantes desde el centro de la galaxia y la actividad solar nos movilizan continuamente hacia zonas desconocidas de nosotros mismos y de los otros. Sorpresas y cambios imprevistos suele ser lo común en estos tiempos. ¿Estamos flexibles para continuar surfeando las olas de la transformación?


Somos actores del Gran Concierto Cósmico. Nos entregan una partitura en el momento de entrar a escena, algunos improvisan, otros muestran sus habilidades adquiridas.


Todos estamos ensayando, actuando y afinando instrumentos al mismo tiempo, hasta que logremos resonar en la Gran Sinfonía del Nuevo Humano.…. suena en mi mente la 9° Sinfonía de Beethoven y la Oda a la Alegría de Schiller… escucha hermano la canción del nuevo día….¿Visionarios… 200 años antes?


Escucha la canción de la Alegría https://www.youtube.com/watch?v=X7ZMA2i2VMs https://www.youtube.com/watch?v=r5Quxe-dQVM


El Sol transita por Sagitario, signo de fuego, visionario y espiritual. ¿Cuál es la visión que tienes para la Nueva Humanidad? Tu co creación positiva es muy importante para que resuenes en el Entramado Cósmico.


Sagitario se relaciona con la sabiduría, la filosofía, la religión, la justicia, la política, la cultura, los viajes largos, el extranjero, asuntos internacionales.


En este momento Saturno transita el signo de Sagitario junto con el Sol. Saturno es una visita un poco molesta para un signo tan expansivo, grandilocuente e idealista como Sagitario. La irradiación de este planeta restringe y ordena lo que se desbordó,trae sensatez y realismo.


En astrología es conocido como el Maestro severo que enseña y pone límites, también llamado karma. Es decir, revisa nuestras acciones al detalle para que evolucionemos correctamente según la Ley Universal.


Saturno tiene tendencia a ajustar y restringir los excesos que encuentra a su paso .Si bien a veces se lo interpreta como un regreso a viejas fórmulas del pasado, desde la conciencia cósmica no hay marcha atrás, estamos avanzando dentro de una espiral de evolución aceleradamente.


A Saturno se lo suele ve como el malo de la película, el que frustra, pero en realidad nos alinea con la verdadera conciencia de evolución terrestre. Nos hace desarrollar fuerza espiritual para trascender las limitaciones humanas y así poder integrar todo nuestro ser. También se conecta con la Justicia Divina, que luego de equilibrar las fuerzas en desorden muestra la compasión para todos los seres.


Saturno transitará Sagitario hasta fines de 2017. Enseña a poner los pies en la tierra y ser conscientes de la realidad en todas sus expresiones. Normalmente Sagitario utiliza la fe y el optimismo para crear una vida que valga la pena, vive haciendo proyectos. Saturno nos enseña: Has proyectos concretos con los pies en la tierra.


Atrévete a correr los límites de la evolución y sueña tu realidad luminosa, se responsable de los que haces y te abriré la puerta. Saturno también da confianza para avanzar con seguridad, ya que nada volverá a ser igual sobre la faz de la tierra. Las confrontaciones de unos contra otros irán perdiendo fuerza, se agotarán entre sí.


La nueva energía ingresa sutil e imperceptiblemente por todos lados, desarticula la matrix, va abriendo las mentes y los corazones de diferentes maneras, tiene aroma a paz y amor incondicional. El proceso de renacimiento llevará su tiempo para que sea integrado por toda la humanidad, sin embargo avanza exponencialmente entre los humanos.
Cuadratura Saturno – Neptuno


Esta semana, Saturno hace la cuadratura a Neptuno en Piscis, en términos comprensibles: una confrontación entre lo más seguro y confiable con lo más ilusorio y difuso de Piscis. La realidad pura y seca de Saturno hace caer los velos de la fantasía, sin maquillaje, sin fotoshop. Esto es lo que hay. Saturno es el límite, te enfrenta con la realidad.


Seguramente te encontrarás a solas con él en alguna de las 12 casas de tu carta natal a 6° de Sagitario. En el silencio de un instante inesperado te toma examen, te muestra tu realidad al desnudo, pone en apriete a Neptuno que representa la fantasía, la ilusión y la falta de límites a 6° de Piscis. Te pregunta: ¿Con que cuentas para seguir avanzando? ¿Cuánto hay en tu caja hoy? ¿Tienes comprobantes de lo que dices?


Saturno, es el Gran Maestro que enseña, entonces te señala la estrecha puerta para continuar tu camino en la tierra. Suele decir: deja el exceso de equipaje, ya sea material, emocional, o de tu ego y avanza en la compañía de tu alma.


En los registros de tu alma eterna encontrarás los potenciales para la nueva etapa, también encontrarás la riqueza y la abundancia que el universo tiene destinado para ti.


Atraviesa el estrecho pasillo saturniano para acceder a un nuevo nivel de realizaciones donde seas verdaderamente el dueño de tu vida, tienes el universo entero para co-crear tu nueva realidad.


Ahora es el tiempo en que se plantan las semillas de tus próximas realizaciones


Ana María Frallicciard
ana.maria@aguilaazul.com.ar




http://aguilaazul.com.ar/

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...