jueves, 4 de junio de 2015

REPORTE DE ASTRO-ENERGÍA PARA JUNIO DEL 2015 Por Sarah Varcas 1° de Junio 2015 Despertar Creativo



El mes comienza con una energía subyacente fluida y creativa, suave y no obstante poderosa, que nos hace recordar las corrientes profundas que fluyen debajo de una superficie tranquila.


Es tiempo de abrazar nuestra creatividad, sea lo que ello signifique para nosotros. No tenemos que ser Picasso o Beethoven para hacer esto. No se necesita ‘talento’, no hay que cumplir estándares.


Simplemente permitirnos abrazar la belleza del mundo natural, la mirada del alma en los ojos de los animales o el suave movimiento de la respiración en el pecho de nuestro niño mientras duerme – todas estas cosas y muchas más nos conectan con la belleza creativa del universo que por siempre nos demuestra su asombrosa maravilla aun cuando sigamos ajenos, cabizbajos, ajetreados otro día más.


En este sentido la creatividad no es algo que hagamos sino una manera de ser. Al apreciar los muchos tonos del verdor de los árboles en primavera, la simetría del reflejo en un escaparate, el amor que se ha puesto en un jardín por el que transitamos, nos alineamos con el poder de la belleza que despierta el espíritu creativo.


A menudo se nos hace creer que la creatividad requiere de talento, dones y un producto final cuyo valor sea reafirmado por los demás.


De hecho la creatividad es simplemente nuestro cuerpo haciendo lo que hace para mantenernos vivos y nuestro corazón buscando la forma de conectarse con el mundo que nos rodea. Esta respuesta del corazón a los momentos de belleza es nuestro espíritu que se eleva para ser uno con ellos, para reclamar su lugar en la danza creativa del universo.


Se nos invita profundamente a esa danza en este mes. Primeramente con Ceres (3 de junio), luego Neptuno (12 de junio) y entonces Quirón (24 de junio) que va retrógrado, nos volvemos hacia nuestro interior para descubrir el abundante manantial de vida, amor y creatividad que vive dentro.


Esta experiencia es solamente para nuestro beneficio. Aunque queramos compartirla con los demás, ¡no hay obligación de hacerlo!


Los reinos internos se iluminan ahora, ofreciendo sus riquezas y revelando aspectos de nuestra siquis y espíritu previamente oscurecidos. Una voluntad de abrazarlos y explorarlos nos premiará con un aprecio aún más profundo tanto de la complejidad como de la simplicidad de nuestro panorama interno.


Pudiésemos querer sacarlo a la luz, escribir sobre el mismo, bailar, cantar, correr o reír de conjunto con nuestra alma. Este proceso es personal, sus frutos son privados, pero sus consecuencias irradiarán a lo largo de nuestras vidas a medida que el espíritu creativo, que despierta de nuevo, gana una influencia aún mayor en la conciencia colectiva.


La Luna Llena en Sagitario el 2 de junio prepara el escenario para esta transformación de la perspectiva. Marcando la culminación de viejos hábitos que nos retienen atascados en patrones enfermizos de pensamiento, sentimiento y conducta.


Ella estimula nuevas respuestas a situaciones familiares aun cuando nuestras emociones nos guíen hacia el viejo y trillado camino. Esta Luna ofrece gran apoyo a quienes elijan vivir la vida de manera diferente y se salgan de las rutinas familiares. Ella nos invita a formar parte de uno de los actos más creativos: el cambio de nuestro comportamiento.


Independientemente de cuán fuerte sea la vieja y enraizada emoción, esta luna nos invita a elegir una forma diferente y a optar por esa elección, la primera de muchas que desatará nuevas posibilidades a través de la incorporación de nuestro espíritu creativo.


Venus entra en Leo el día 5, permaneciendo allí hasta el comienzo de octubre, excepto durante dos semanas que está en Virgo en el mes de julio. Esta larga estancia ocurre debido a que Venus va retrógrada el mes próximo, lo que sucede una vez cada veinte meses aproximadamente. Venus en Leo es cálida y demostrativa, colorida, confiada y creativa.


Ella brinda un telón de fondo maravilloso para la energía suave y creativa del mes de junio y añade una nota de confianza a nuestra expresión y aprecio de nosotros mismos y de los demás. Venus en Leo ama al yo reflejado de vuelta en los ojos del otro, a la vez que ama al otro en el cual encuentra ese reflejo.


La adoración del otro y del yo, no son mutualmente exclusivos para ella y solamente en una relación que abarca el poder creativo del auto amor puede ella sentirse verdaderamente satisfecha. Esta Venus necesita brillar y necesita que nosotros brillemos junto a ella, abrazando nuestra capacidad para recrearnos, para recrear nuestras vidas y nuestro mundo en un momento mágico de por vez.


Cuando Mercurio vaya directo el día 11, después de retrogradar desde el 19 de mayo, tenemos una oportunidad para reflexionar sobre las revelaciones recientes respecto a las relaciones.


Pueden haber sido unas pocas semanas incómodas, pero si podemos observar la dinámica actual objetivamente podremos salir de ello con una percepción más profunda de cómo nosotros y los demás ¡se mueven dentro de esta hermosa confusión constituida por las relaciones humanas!


Sin embargo, si actuar a la defensiva y rodeados de culpabilidad se ha convertido en nuestro escenario habitual pudiésemos llegar al final de esta fase retrógrada vistiendo una armadura que solamente servirá para aislarnos en su momento.


Entre el 11 y el 27 de junio tenemos una oportunidad final para enfrentar los asuntos pendientes antes que Mercurio avance hacia nuevos escenarios, razón por la cual deberemos aprender cómo movernos dentro esta armadura inconveniente durante los próximos meses. Es mejor dejarla entonces por detrás, prepararnos para el diálogo ¡y hacer lo necesario!.


El paso del retrógrado de Neptuno (12 de junio al 18 de noviembre del 2015) unido a la estadía final de Saturno en Escorpio (15 de junio al 18 de septiembre) amplificará la necesidad de conectarse con la divinidad interna, porque solamente enraizándonos en la fuente sagrada podremos ser verdaderamente libres para compartirnos auténticamente con los demás.


Es así como encontramos el coraje para decir la verdad, tener la fortaleza para comprometernos, el poder para cambiar y la sabiduría para liberarnos.


Al conocernos como algo mayor que el ‘pequeño yo’ que teme al rechazo, que se aparta de los malentendidos y exige aceptación para sentirse seguro, se desata el espíritu creativo para que vuele libre e incorpore el poder de la madre naturaleza, el asombro de los cielos, la profundidad del océano más profundo y la majestuosidad de los picos más altos.


La liberación, nos dicen Saturno y Neptuno, no trata de la libertad de algo que se concreta en dualidad, sino la libertad para simplemente ser. Si solamente buscamos la liberación de lo que nos ata, estaremos simplemente atados a su opuesto.


Por lo que la liberación siendo simplemente lo que somos en plenitud de nuestra complejidad y en la simplicidad de nuestra divinidad - es la verdadera liberación, el vuelo del fénix elevándose desde las llamas de la inseguridad y el temor del ego.


La Luna Nueva en Géminis el día 16 continúa con el tema de la emancipación. Ella nos brinda una ligereza de ser conjuntamente con la energía necesaria para eliminar algunas influencias innecesarias en nuestras vidas. Al hacerlo, sin embargo, plantea la cuestión de ¿qué intentamos hacer con la libertad resultante?


El deseo de liberación es fuerte en mucha gente en estos días, pero la liberación viene con responsabilidad y una conjunción entre la Luna Negra Lilith y el Nodo Norte al momento de la Luna Nueva nos recuerda que no podemos liberarnos el uno del otro.


Nuestro destino colectivo nos convoca ahora, urgiéndonos a mantenernos firmes en nuestra verdad, abrazando la posibilidad y permitiendo que surjan en la comunidad nuevas formas de ser.


No podemos sobrevivir solos en este planeta, ni podemos hacerlo explotando a sus habitantes para nuestro beneficio, sino reconociendo en ellos la chispa divina que son.


Al hacerlo honramos el espíritu creativo que estalló hace eones y vive en todos y cada uno de nosotros. Ver el mundo de esta forma es un acto de poder, un momento de rebelión contra la mente minúscula que me ve a mí aquí y a ti allí, compitiendo por los recursos y la seguridad, por la vida misma.


La vida no es una competencia sino un esfuerzo de equipo en el cual la victoria realmente es tal cuando nos hace a todos victoriosos, iguales en valor y honrados como una chispa de una fuente sagrada encendida hace milenios y que todavía arde a lo largo de las eras.


El 19 de junio ve a Quirón, Urano y Júpiter formando una alineación que dura hasta la segunda semana de julio. En ella vemos la necesidad de la individualidad desafiada por el deseo de disolución del yo y la unificación con lo divino.


Estos dos impulsos, por la individualidad y la unión, existen lado a lado en el espíritu humano y se perciben a veces como incompatibles. De hecho son los dos lados de la misma moneda, no obstáculos en detrimento del potencial del otro. Somos tanto individuos únicos como partes diminutas de una totalidad infinita.


Podemos acceder a la identidad, a la personalidad y a la presencia individual conjuntamente con una disolución del yo dentro del campo colectivo que nos conecta a todos. El proceso de la evolución consciente necesita de intimidad con estos dos aspectos de la experiencia humana.


Sin embargo, el deseo de apartarse de la confusión de la vida humana y del engaño de la identificación con el ego puede resultar en un vuelo hacia el ‘espíritu’ sin el necesario anclaje en el mundo de la forma donde reside nuestro cuerpo, el ancla del espíritu.


Esto no es despertar sino la negación de la encarnación y sus desafíos. Puede ser difícil ver a través de la locura de un mundo que se ha vuelto loco, pero al ver a través del mismo somos todavía parte de este. Debemos vivir nuestro despertar – aquí en este mundo, no fuera en otro.


Como nos recuerdan los grandes Maestros Zen, el despertar no es una experiencia agradable, suave y cómoda. ¡Es confusa, desafiante, liberadora y aterradora en igual medida! Nos enseña cómo ser muchas cosas en un mismo espacio, cómo vivir con la paradoja, abrazar la contradicción y arriesgarlo todo para ser libres.


A medida que el Sol (21 de junio) y luego Marte (24 de junio) entren en Cáncer mientras Venus y Júpiter continúan viajando a través de Leo, la interacción de la inspiración y la emoción se potencian al llegar al fin del mes.


Con una carestía actual de planetas en signos de tierra (solamente tenemos a Plutón en Capricornio defendiendo ese fuerte), podemos luchar para darle forma a nuestras creaciones imaginadas. Las posibilidades y el potencial pueden seducirnos pero la energía y el esfuerzo que se requiere para manifestarlos estarían en falta.


Los cual nos lleva a cerrar el círculo con el tema de la creatividad, porque mientras más creativos seamos en nuestra vida cotidiana – mientras más atención le demos a la maravilla de la vida en toda su gloria desordenada – más capaces seremos de realizar nuestros anhelos creativos cuando llegue el momento preciso.


No podemos confiar solamente en un momento de inspiración para lograr nuestro potencial, ni en la emoción adecuada para alcanzar todo lo que queremos ser.


También debemos comprometernos con el proceso, andar el sendero tanto a través de la hambruna como del banquete y hacer lo necesario para manifestar en el reino material las delicias de nuestra mente y corazón.


A medida que Mercurio cruce su grado retrógrado desde mediados de mayo hasta el 27 de junio, este sintetiza las preocupaciones de las seis semanas pasadas y despeja el horizonte para una nueva fase.


Dispuesto a entrar pronto en los reinos acuosos de Cáncer, el mismo nos brinda unos cuantos días más para pensar con lógica respecto a las preocupaciones actuales, antes de avanzar a un enfoque más intuitivo para equilibrar el mental.


Ambos tienen valor. Uno no tiene más valor que el otro y podemos reconocer ahora cómo trabajan de conjunto ¡para brindarnos una apreciación equilibrada y redondeada de toda la información disponible! Honrar a uno y descartar al otro es como partirnos a la mitad eliminando una gran parte de quienes somos.


El corazón y la mente deben trabajar unidos y al hacerlo nos brindan toda la guía que necesitamos para avanzar. Aquí radica la clave de la creatividad: una relación plena y redondeada con nosotros mismos, y con todos y cada uno en el mundo que nos rodea, abrazando la paradoja y celebrando la diversidad, interna y externa.


Una conjunción entre Venus y Júpiter en Leo al cierre del mes, celebra todo lo que somos como individuos únicos y el poder que tenemos para cambiar al mundo para el bien mayor.


No es solamente en el reconocimiento de nosotros mismos como parte de la totalidad que efectuamos el cambio, sino también al erguirnos como individuos, haciendo brillar nuestra luz única de autonomía e individualidad.


El tejido iridiscente de la humanidad, repleto de diferencias de textura y tono, se consolida a través de cada uno de nosotros cuando somos nosotros mismos, compartiendo nuestros dones, siendo honestos respecto a nuestras debilidades y no dándonos por vencidos nunca en lo que se refiere al potencial de la humanidad para apoyarnos los unos en los otros, transformando el mundo mientras avanzamos.


Sarah Varcas


© Sarah Varcas 2015. Todos los derechos reservados. Se permite compartir libremente este artículo en su totalidad si se otorga crédito total a la autora, se distribuye libremente y se incluye la URL www.astro-awakenings.co.uk
Traducción: Fara González
Difusión: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...