lunes, 13 de abril de 2015

MARZO 2015 CAN. MAGISTRALES HERMANO K- LA AUTONOMÍA Y LA LIBERTAD


HERMANO K


21 de Marzo 2015


Yo soy HERMANO K. Hermanos y hermanas en la carne, permítanme comulgar en vosotros por la Gracia del Espíritu del Sol, antes de comenzar a expresarme.


…Comunión...


Estoy nuevamente con ustedes hoy para entrar, con ustedes, más adelante en lo que he llamado, durante las diversas intervenciones, La Autonomía y la Libertad, a fin de completar ciertos elementos de la Luz de los desarrollos inéditos y recientes concernientes a lo que se produce en ustedes desde lo que fue llamado asignación vibral.


La cuestión de la Libertad va a devenir esencial en vosotros. No la libertad de hacer o de actuar en este mundo sino la Libertad interior, aquella de ser libre de toda creencia, de todo acondicionamiento de toda proyección, a fin de ayudarles a permanecer en el eterno presente. La Libertad se define interiormente por una ausencia total de prejuicios, preconcebidos o de referencias a una anterioridad, cualquiera que sea el elemento que se exprese o se manifieste en vuestra conciencia, o en la conciencia de otro hermano o hermana. La Libertad les da una nueva mirada. La ausencia de prejuicios, de preconcebidos, y referencias a una experiencia pasada va hacer de ustedes individuos totalmente transparentes, listos a vivir en el momento sin esperar, sin esperar nada, ya que solo realmente de esta manera es que pueden probar y experimentar en ustedes esta famosa Libertad y sobre todo esta Autonomía.


La Autonomía no se define como una soledad, en el sentido donde podrían concebirla, sino más bien como un estado interior donde los aspectos decisionales, los aspectos afectivos, los aspectos sociales, los aspectos éticos no dependen de ninguna regla, de ninguna ley, de ninguna sociedad, ni incluso de ninguna creencia. La Transparencia y la Autonomía dimanan de vuestra capacidad a dejar vivirse el instante en ustedes sin interferir de ninguna manera. Ello se traduce necesariamente en una disponibilidad total a lo que se desarrolle, libre de toda restricción, libre de todo acondicionamiento y libre sobre todo de toda acción de la personalidad o de toda emisión de la personalidad, permitiendo entonces, en el lado nuevo del momento, de vivir lo que es la evidencia de la vida. No de vuestra vida con su historia, con sus desplazamientos, con sus heridas y con sus alegrías, sino una vida renovada a cada instante y en cada momento, y en cada respiración, permitiéndoles penetrar cualquier mundo que sea, cualquier relación que sea, en el interior como en el exterior de ustedes sin depender de ninguna resistencia, es decir de ningún acondicionamiento de ningún prejuicio, de ninguna ventaja o desventaja personal.


La Transparencia confiere ella también la Paz. La Libertad y la Autonomía se traducen también por una paz creciente en vosotros, dándoles una estabilidad que llamaría a toda prueba, independiente de las circunstancias,
Porque cualesquiera que ellas se manifiesten a ustedes y se creen en vuestra realidad, esta creación no es dependiente de ningún elemento anterior o de ningún elemento posterior. Esta es la única forma, hoy, independientemente de los aspectos de la Luz vibral, de vivir el Aquí y el Ahora. El Aquí y el Ahora no es simplemente mantenerse en alineación, en meditación o en plegaria. Es a la vez mucho más que esto y mucho más simple que esto. Es la conciencia que está puesta únicamente sobre lo que se vive y que está libre de toda anterioridad, de toda proyección, de toda persona. Así pues, vivir esto no es absolutamente una retirada de la vida sino más bien tomar parte de la vida en su esencia, en sus ramificaciones, en sus despliegues, cualquiera que sea su naturaleza.


Esto es mucho más que lo que llamado el desapego, esto es también mucho más que lo que fue llamado el Abandono a la Luz, permitiéndoles por lo mismo de colocarse en el seno de vuestra Presencia eterna, no pudiendo ya ser marcada por los aprendizajes pasados, por los acondicionamientos pasados o aún por las proyecciones en vista de obtener tal o cual objetivo. La desaparición de la persona en provecho de la Vida es por supuesto el elemento clave situándose a nivel de vuestra conciencia, dándoles a ver y a vivir esta Libertad y esta Autonomía, y por lo tanto a vivir un estado particular de la conciencia donde lo efímero se borra totalmente de la conciencia ordinaria a fin de que ella misma se llene de la conciencia de la Eternidad y si ustedes prefieren del Supramental.


Más allá de todas las manifestaciones quizá vividas por ustedes durante todos estos años o el conjunto de vuestra vida, hasta para algunos de ustedes, son largamente superadas permitiéndoles salir de todo marco de referencia, dándoles acceso a lo que calificaría de referencia absoluta que es la Libertad de la Luz, de su acción, de su Inteligencia en el interior de cada parcela de vuestro cuerpo, de vuestros cuerpos sutiles como de vuestra conciencia. Esto les da a experimentar situaciones nuevas en cada instante, en cada respiración como en cada situación.


Nutrirse de este presente, nutrirse de esta Presencia, nutrirse de la fuente de la Libertad y de la Autonomía los hace libres de toda condición, de toda circunstancia y de toda proyección. La Verdad no puede encontrarse que este momento-allí, que fue llamado en otros momentos y en otros lugares el tiempo cero o el tiempo presente, el Aquí y Ahora, o si lo prefieren el Hic y Nunc. Solo el momento presente contiene la totalidad de los momentos pero sin que ellos vengan a condicionar la Libertad del momento presente. La Libertad y la Autonomía dándoles a vivir una vida rica , no tanto por sus manifestaciones, cualesquiera que ellas sean, no tanto por sus acervos sino más bien por la Libertad misma que es procurada en el seno de la conciencia, libre de estar apegada o atada a nadie, a quien sea, y no especialmente a su propia persona. Esta conciencia allí no puede presentar ninguna falla. Esta conciencia allí no puede ser alterada en las palabras que son pronunciadas, en los pensamientos que lleguen ya que ellos son totalmente libres de toda referencia. La ausencia de referencias por lo tanto les ayuda a establecerse en la Autonomía y la Libertad y la Transparencia, de manera la más simple, sin hacer llamado a una herramienta, ritual o a cualquier técnica.


La cultura del momento presente debe ser renovada a cada minuto y a cada respiración, mucho más allá de la posición del observador o de la encuesta de refutación tal como les ha sido dada a vivir, si lo habían deseado en ese momento allí, a fin de estar libre. La Liberación y la Libertad van bien evidentemente en el mismo sentido. La Liberación es un proceso vibral, la Libertad es un proceso directo de la conciencia pudiendo apoyarse sobre la noción de vibración pero apoyándose ante todo y sobre todo en sí misma, y solo en sí misma.
Esto supera ampliamente el marco de la observación, el marco de las circunstancias, el marco de las condiciones pero los coloca con una mirada nueva, una mirada de la conciencia, que ella sea ordinaria o aquella del Supramental, pero que conduce en definitiva al mismo resultado en el seno de este mundo, independientemente de todas vuestras capacidades de experiencia o de vivencias en otras dimensiones o en otras esferas de existencia. El encuadre y concentración en el seno del momento presente hace que para cada uno de ustedes les sea pedido por la Inteligencia de la Luz y por nosotros Ancianos, así como por los Arcángeles y por las Estrellas, de acercarse de esta Humildad y de esta Simplicidad. Porque ser humilde y ser simple, es allí no estar condicionado por cualquier circunstancia pasada, o por cualquier afecto, emoción o sentimiento o regla de sociedad o incluso de moral.


La Humildad y la Simplicidad, van a la par con la Libertad interior. Ella se traduce por una capacidad para estar disponible. Esta disponibilidad no es tanto vinculada a la escucha sino más bien a vuestra Presencia en el seno de una relación, en el seno de un evento, en el seno de una sociedad cualquiera que ella sea. Esta Libertad allí no puede acomodarse a ningún acuerdo, a ninguna restricción. La Libertad interior y la Autonomía se traducen, para aquellos que se instalan en la lucidez del momento presente, por una capacidad muy grande para abarcar los mecanismos de la vida cualesquiera que ellos sean y lo que representen los resultados. Aquellos no son vistos como un objetivo. El objetivo no es el resultado sino más bien el permanecer en el seno del momento presente, o permanecer en el Aquí y Ahora, contra todo. Esto por tanto no es una lucha sino más bien, allí también, un Abandono y un Don de sí mismo a la Eternidad, permitiendo manifestar las virtudes del corazón.


Las virtudes del corazón que ustedes conocen, que más allá del Amor son justamente esta capacidad a compartir, esta capacidad al carisma, esta capacidad a ser de manera extremadamente potente en lo que se desarrolla en el instante y no para elaborar por las estrategias defensivas u ofensivas o por las estrategias mentales, una respuesta cualquiera a lo que se produce. Esto necesita de vuestra parte una disponibilidad total durante esos momentos allí. Esta disponibilidad pasa por la cesación de los pensamientos, pasa por la cesación de las emociones que es la consecuencia directa de vuestra Presencia en la Libertad interior.
No se trata por lo tanto de un esfuerzo sino más bien de una resultante directa de vuestra capacidad de Abandono. El Abandono a la Luz, el Abandono al sentido y a la dirección de la Vida, aquí mismo en este mundo donde están por el momento, dándoles una expansión no de la conciencia sino una expansión de las características intrínsecas del Espiritu aquí mismo en este mundo. No hablo por supuesto solamente de los potenciales Espirituales o de los poderes también llamados espirituales sino más bien de la estabilidad del Espíritu finalmente descubierto y en relación directa con los procesos orquestados de disolución del alma, ustedes lo han comprendido, por los cuatro Elementos llamados los cuatro Vivientes.


Por lo tanto en el centro de la Cruz se encuentra el punto ER que es, les recuerdo, el cuerpo de irradiación de la Luz, o si lo prefieren el punto de encaje esencial del cuerpo de Êtreté. El cuerpo de Êtreté está vinculado de manera más o menos importante a la Autonomía y a la Libertad. La percepción y la concientización del cuerpo de Êtreté a través de vuestra vivencia cualquiera que sea, les da acceso a la experiencia de la Autonomía y de la Libertad, esto de manera experiencial pero también de manera definitiva a condición de ser capaz de localizarse en las manifestaciones de la Autonomía y de la Libertad, libre por lo tanto de todo instante pasado y de todo instante siguiente.


Esto da una Atención sin intención. Esta Atención sin intención es simplemente el hecho de poner vuestra conciencia no ya sobre el cuerpo, no ya sobre la situación, no ya sobre las interacciones si se trata de una relación con un hermano o una hermana, sino únicamente sobre la lucidez y la potencia del momento. Si esto se realiza y se concreta en vosotros, van a observar si no está esto ya hecho, un cierto número de cosas. Las emociones son apaciguadas. No existe propiamente hablando ninguna emoción en movimiento. No existe ninguna manifestación no ya de pensamiento, resultando en un estado propicio que podría ser llamado la vacuidad, dando acceso allí también al sentido de la Vida independiente de toda circunstancia.


La Autonomía y la Libertad interior, vividas de esta forma, pueden de hecho ser vividas sin ninguna intervención de los procesos de la Luz vibral. Esto es nuevo porque hasta el presente y hasta la asignación vibral, hemos siempre vinculado y conectado la conciencia a la vibración, puesto que la conciencia ella misma es vibración. Como lo saben por haberlo quizá escuchado o vivido, existe también un estado que no concierne a la conciencia pero más bien lo que fue llamado la a-conciencia. Esta a-conciencia no es ya la Supra conciencia. La a-conciencia sería, de alguna forma, el soporte mismo al origen de la conciencia. No vean el soporte como un lugar, no vean el soporte como una dimensión determinada ya que este soporte permite y manifiesta la Vida, también en este mundo como en todo mundo perteneciendo a la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres.


Esta Libertad va también a manifestarse en vosotros por el sentimiento de pasividad, cara yo diría a las limitaciones de la vida, cualquiera que sea su naturaleza. Que estas limitaciones sean físicas, que sean del orden social, que sean del orden psicológico, del orden psiquiátrico, breve, que sean del orden de lo que se produce en relación a esto, se darán cuenta que ustedes permanecerán en la misma ecuanimidad, en la misma escucha y en la misma benevolencia no importando que sea manifestado cara a ustedes o en ustedes, o por la sociedad, o por el mundo mismo. Hay por lo tanto, no un desinterés por las circunstancias de este mundo sino una transcendencia real de las circunstancias de este mundo, sin embargo el marcador esencial es por lo tanto este estado de Paz prolongándose y durando más allá de toda voluntad, más allá de todo ejercicio, de todo ritual como de toda técnica. Los elementos que han sido informados a ustedes a nivel de sus arquetipos son de alguna manera, los soportes en los cuales se inscribe la a-conciencia en totalidad, así como la Supra conciencia, y a los niveles los más bajos, o si lo prefieren los más degradados, los elementos constitutivos de todo cuerpo en este mundo como en todo mundo.


Por lo tanto ser autónomo y libre no puede definirse en relación a las necesidades externas llamadas vitales, afectivas, financieras, o profesionales sino más bien a lo que llamaría una actitud de espíritu que se descubre ella misma en su totalidad, en su unicidad y en su capacidad a conectar el conjunto de las cosas sin depender, sin ninguna construcción mental, sin ningún afecto, y allí también sin ninguna referencia a cualquier pasado, el vuestro o de todo elemento o trama histórica de este mundo.


El momento presento o tiempo cero es el momento donde el conjunto de las informaciones perteneciendo a la conciencia, que esto sea las referencias a vuestras experiencias o la situación ella misma que es vivida, no tengan ya ninguna incidencia sobre el mantenimiento de esta Libertad y de esta Autonomía internas acompañándose como lo he dicho, de la Humildad, de la Simplicidad de la ecuanimidad, de la capacidad de resiliencia y desapego, breve, todo lo que es transcendente para la mirada de la conciencia ordinaria. Así pues, tomando por habito localizar los momentos donde la persona está sobre el frente de la escena y los momentos donde no hay ya persona, constatarán entonces que les devendrá cada vez más fácil operar este mecanismo de pasaje, independientemente de toda otra acción de la conciencia sobre sí misma.


Por supuesto, un cierto número de marcadores físicos, energéticos y vibrales pueden aparecer. No volveré sobre este punto, eso ya ha sido explicado largamente por nuestro venerable Comendador. Insisto, en cuanto a mí, sobre esta noción de conciencia y de Libertad porque la conciencia está hecha y creada para ser libre en toda dimensión, en todo cuerpo como en todo sistema solar, lo que obviamente no es aún todo un hecho en este mundo donde plantan vuestros pies. Sin embargo, y allí de la misma forma se les ha hecho del Cara a Cara, del Encuentro o de la confrontación entre lo Eterno y lo efímero en vosotros como en este mundo, no es exactamente lo mismo concerniente a lo que vengo a expresar. La conciencia ella misma es la herramienta de la conciencia. La conciencia ella misma es el soporte para la a-conciencia. Toda cocreación conciente, o encarnación del Femenino sagrado, se traduce en vosotros por un sentimiento (que no es uno), de estar lleno.
Este llenado, esta abundancia si lo prefieren, solo puede hecho del corazón ya que es el corazón que irriga, por supuesto y oxigena este cuerpo. De la misma manera que el Corazón irriga y nutre al Espíritu en este mundo, cuando este es revelado, no pasando ya por el alma sino directamente por el Espíritu, hace que un cierto número de modificaciones van a producirse de manera cada vez más tangible, cada vez más evidentes y para devenir finalmente flagrantes hasta su instalación definitiva, de los momentos donde la conciencia parezca oscilar de ella misma alrededor de un pivote central.
Hay de un lado la conciencia ordinaria, el cuerpo físico y las estructuras efímeras de este mundo. Hay del otro lado lo que no es de este mundo, vuestra Realeza, y que sin embargo entra en manifestación en el seno de este mundo. El pivote o eje siendo lo que ustedes son, comprendiendo a la vez el polo efímero y el polo eterno, incluso el conjunto de las manifestaciones posibles de la conciencia en sus diferentes dimensiones como para la a-conciencia. En consecuencia las circunstancias de vuestra vida, en sus aspectos los más usuales como en los aspectos los más espectaculares, solo tienen un objetivo pero de ahora en adelante, son ustedes los que van a hacer ver esto de manera cada vez más clara, de manera cada más evidente. De la misma forma que pueden actualizarse en ese cuerpo como en vuestra conciencia aquí abajo, un cierto número de alteraciones que son no las cristalizaciones sino más bien las eliminaciones en curso, dirigidas a llevar vuestra conciencia en la neutralidad la más pura sobre lo que se desarrolla, no para buscar un sentido, no para buscar una explicación, no para buscar otra cosa que la plenitud de la Vida, que la abundancia de la Vida.


Por lo tanto esto pasa de ahora en adelante por los procesos de reversión del alma, o de la disolución del alma, la interface energética, la interface vibral no tienen necesidad de ser manifestadas porque la conciencia tiene necesidad entonces, primero, interesarse únicamente en lo que se desarrolla en los hechos los más cotidianos y los más usuales de vuestra vida. Esto permitirá crecer de manera automática en ustedes el sentimiento y la realidad de la Autonomía y de la Libertad, lo mismo que la manifestación de la Humildad y de la Simplicidad, todo esto por supuesto impulsado por el Espíritu del Sol, por la Ronda de los Arcángeles en su tiempo, por la Ronda de los Ancianos en su tiempo y lo mismo que por el conjunto de las Estrellas. Así pues, la hora ha llegado de pasar, de alguna manera a la práctica. Esta práctica no debe apoyarse sobre nada más que la conciencia. Por supuesto, existen los elementos previos posibles, y como el Comendador les ha dicho, de utilizar para favorecer, de alguna forma, la emergencia y la eclosión de esta Libertad y de esta Autonomía, si esto no está ya hecho.
La vida, vuestra vida, aquí mismo, colectivamente e individualmente, en vuestros diversos roles y en vuestros diversos temores o comprensiones de este mundo, se encuentra en alguna forma iluminada de un día nuevo. Esta iluminación viene directamente de vuestra conciencia. Viene directamente de vuestra capacidad a soltar presa, a abandonarse, a no querer dirigir otra cosa que dejar pasar en ustedes la integralidad de la Luz y devenir ustedes mismos, sin ya estar nutriendo de cualquier ayuda exterior de Luz, vuestra propia Luz. Los trabajos prácticos son así, durante este período. Entre la Estrella que anuncia la Estrella y la llegada de la Estrella, ustedes tienen un tiempo que es este tiempo allí, aquel que viven, que va de alguna manera a proponerles un ajuste a lo más fino sobre vuestra actualización de Eternidad y también, de manera muy evidente o en todo caso cada vez más evidente, sobre el rol de la conciencia, el rol de lo que fue llamado el bien y el mal, el rol de lo que es llamado la Eternidad.
Esto necesita de ustedes, como lo dije, una disponibilidad plena y total que les va a dar precisamente a vivir este aprendizaje sin ninguna confusión, sin ninguna influencia de vuestro pasado y sin ninguna influencia de una solución o de un devenir. Esto quiere decir también por allí que llegar a este punto de vuestra conciencia, como a este punto de la historia de la humanidad, les es hecho posible instalarse en un lugar o en otro sin ninguna decisión de la voluntad, sin ninguna decisión de vuestra personalidad sino simplemente por la evidencia de la Luz, por la iluminación de la Luz y por lo que les dicte el corazón. Que esto sea por intermedio de vuestros marcadores presentes como por ejemplo el Canal Marial o aún los Triángulos elementales arquetípicos, poco importa que ellos estén presentes o no. Vuestra conciencia está a punto hoy de experimentar esto, yo diría, de manera directa, imprevista, imprevisible y por lo tanto permanente, renovándose a cada respiración, a cada interrogación, a cada encuentro como a cada evento surgiendo en ustedes como sobre la totalidad de este mundo.
Esto también significa por supuesto que un evento colectivo tocando al conjunto de la humanidad está a vuestra puerta. Este evento, lo saben, les será anunciado de muchas maneras, ya sea por María, ya sea por lo que devendrá visible y que estaba invisible, ya sea por la conciencia. Tienen la posibilidad hoy real y concretamente de elegir lo que es para ustedes que son de toda Eternidad. Así pues, por lo tanto a ustedes les corresponde verificar, en el desarrollo de vuestros días como de vuestras noches, lo que puede presentarse a ustedes a fin de ser liberados en las reacciones, a fin de ser liberados en toda esperanza de un resultado o de un objetivo. La proximidad de un evento colectivo no está hecho para darles miedo, no está hecho para desestabilizarlos sino más bien para permitirles anclarse en el corazón de la conciencia absoluta, de la conciencia infinita, de la conciencia del Supramental ya que no hay otro punto de paso o pasaje que este corazón, que ésta conciencia que es la vuestra.


No vendrá ningún salvador visible en el exterior de ustedes porque el salvador también está en vuestro interior. Lo que fue realizado aquí hace dos mil años ha sido parodiado de diferentes formas por los hombres, llamándolos al amor pero apelando también a una autoridad exterior mientras que esta autoridad es toda interior. Nosotros todos somos Cristo. Todos somos el Camino, la Verdad y la Vida. Simplemente algunos lo viven y otros entre ustedes lo temen y finalmente otros entre ustedes no lo ven de manera precisa aún pero pueden constatar en ellos un cierto número de cambios sobreviniendo de manera abrupta o progresiva, a medida del tiempo que fluye de forma lineal. Este tiempo transcurriendo de forma lineal por las circunstancias que son propias a cada uno de ustedes es hoy la mejor oportunidad, yo diría, de realizar la totalidad de lo que son antes del momento colectivo. Porque de la manera que hayan, yo diría, concientizado esto, pasarán de la manera que les es propia de un mundo al otro, de un sistema al otro, de un mecanismo de funcionamiento a otro. Pasar de la penumbra a la luz del día puede ser cegador. Para el pájaro que solo ha conocido su prisión y su jaula, el mundo exterior a la jaula es peligroso y da temor. Ustedes están exactamente en la misma situación.


Ustedes sueñan o viven o han vivido ya, momentos de Libertad y de Autonomía. Pero la Libertad y la Autonomía se acompañan también de lo que es llamado la Responsabilidad. Responsable de ustedes mismos, de vuestra conciencia pero también responsables de lo que establecen como interacciones y como relaciones con los constituyentes diversos y variados de este mundo, tanto a nivel de la materia inanimada, que los vegetales, que vuestros hermanos y hermanas y el conjunto de os mundos dichos invisibles, que ellos sean del lado de la Luz o de lo que fue llamado la sombra, que solo existe como un contraste debido a un déficit del posicionamiento de la conciencia en su propia Eternidad. Así pues, si esto no está ya hecho, van a poder verificar por ustedes mismos que el bien y el mal solo son las dos caras de la misma moneda y que ni una ni otra son capaces de superar la Ilusión de este mundo. Solo la conciencia lo puede, ayudada por supuesto por los procesos vibrales pero también, muy pronto, por un proceso colectivo donde nadie podrá sustraerse, donde nadie podrá decir que no lo sabía, que el ignoraba o que su conciencia no estaba suficientemente abierta o expandida.


Así pues, el acontecimiento colectivo concierne al conjunto de la humanidad, al conjunto de las conciencias, al conjunto del sistema solar, con la misma intensidad; simplemente la respuesta no será la misma según el lugar donde ustedes se sitúen. Lo que experimentan ya en vuestro cuero como en vuestras fisiologías, como en vuestras capas sutiles, es el reflejo de lo que resta no a trabajar sino el reflejo de lo que resta a soltar, el reflejo de lo que resta no a hacer pero, más bien, a estar lo más cerca del corazón de la Luz y dejar obrar en serenidad a la Luz ella misma, tanto en vuestra estructura física que sobre el conjunto de vuestra estructura física que sobre el conjunto de vuestras estructuras sutiles que los componen en vuestra encarnación. El olvido de si, bien conocido tanto en Occidente como en Oriente, el olvido de sí a través de la devoción, el olvido de si a través del Servicio a los demás, son allí también las dos caras de la misma moneda. No hay más. Hoy, el trabajo realizado desde hace más de treinta años, sobre esta tierra por la Luz los lleva a un posicionamiento, los lleva a la Libertad a condición de que acepten la responsabilidad de la Libertad a fin de hacer, de ser, siempre en plena conciencia de lo que son, a fin de no ser influenciados por los elementos de apropiación de la persona, por la historia personal o por perseguir un objetivo, de un proyecto o de un resultado.




Si abandonan todo esto el espacio de una respiración, están liberados de este mundo, son Absoluto. Todo lo que va a desarrollarse en vuestra vida a partir de esta experiencia o de este estado va a permitirles ponerlos en fase de manera integral con la Inteligencia de la Luz, con el don de la Gracia y con la Eternidad. Todo esto es posible en vosotros. Todo esto es realizable sin nadie más, sin ninguna herramienta, sin nada más que vuestra conciencia desnuda. Y es así que podrán atravesar sin trabas, sin dificultades, sin resistencias, lo que se desarrollará sobre esta tierra. Los elementos que calificaría de indeseables manifestándose en vuestra conciencia o en vuestra vida, que esto concierna al cuerpo como los aspectos más sutiles, solo está allí para esto: estimularlos a fin de vivir la Autonomía, la Libertad y la Responsabilidad.


No pueden ser libres sin ser responsables; la Responsabilidad no es simplemente el sentido común de la responsabilidad. Ser responsable en el sentido donde yo lo empleo, es más cerca de la noción de madurez, como un fruto que está maduro, listo para ser consumido o para caer del árbol. Así pues, es de ustedes en el seno de este mundo en este período, en estos instantes y en todos los sectores y en todos los aspectos de vuestra vida en este mundo. La experiencia cualquiera que ella sea, que hayan podido vivirla en cualquier medio, ya sea en el mundo de los chamanes, ya sea en el mundo de los sufís, ya sea en la Iglesia Católica, ya sea en cualquier sistema de creencias, de pensamiento o de religión existentes, van a darles a vivir el lado encerrante de esas adhesiones a los mecanismos de religión o de los mecanismos filosóficos o de los mecanismos a los cuales ustedes se han adherido y en los cuales han participado.


Por lo tanto entramos nuevamente, y ya hemos entrado, ustedes como nosotros, en la etapa última de la disolución y de la transubstanciación de este mundo como de vuestro cuerpo. Esto se traduce por los marcadores. (lo saben y no hablaré más sobre esto) pero eso debe traducirse sobre todo y a partir de ahora, a través del juego de vuestra misma conciencia. Ser capaces de encarar una situación que los desfavorece, ser capaces de encarar una relación que está herida, de desaparecer a ustedes mismos, de hacer pasar al otro delante de ustedes porque el otro es usted. No basta decirlo, no basta afirmarlo, hay demostrarlo. Allí está vuestra responsabilidad. Y no hablo allí de dar algo, que sea financiero, que sea asistencia, que sea ayuda bajo la forma que sea, sino más bien tener simplemente la infinita convicción de esto pero experimentarla en vuestra carne. Esto está más allá de la simple compasión, más allá del carisma pero los lleva a acercarse a los procesos llamados comunión, fusión, disolución que ya han podido quizá vivido hace algunos años, o aún hoy de manera espontánea.


Así pues, la madurez, la Responsabilidad, la Humildad, la Simplicidad, la Atención, la Ética y la Integridad, el conjunto de estos cuatro pilares cualesquiera que sean los nombres que les son dados, han estado allí para proveerles un marco permitiendo redefinirlos, a fin de que un día, las muletas (es decir nosotros, es decir la Luz recibida por la parte superior o la parte inferior de vuestro cuerpo), no tengan ningún impacto en relación a la Luz que emana de vuestro corazón, de vuestra Autonomía de vuestra Libertad y de vuestra Responsabilidad. Allí, son ustedes realmente un Hijo Ardiente del Sol, son la fuente de la Luz, son el Absoluto en el seno de una forma pero son también el hijo que se inclina delante de su Padre celeste y su Madre celeste, no en una sumisión, no en una reflexión sino más bien en una comunión y un reconocimiento total de la Eternidad.


La conciencia entonces por si misma, e independientemente de todo soporte está de ahora en adelante, a darles a vivir la totalidad del proceso que les ha sido descrito, develado, a medida de estos años a fin de presentarles en este momento allí, cara a la puerta del Pasaje con un si franco y masivo donde no puede regresar en línea de cuenta ninguna tergiversación, ninguna vacilación, ni ningún elemento de trastorno o de oposición. Esto todos y cada uno, mis hermanos y hermanas encarnados, tendrán, si no está ya hecho, que vivirlo, que concientizarlo, que atravesarlo y que superarlo. Para esto no se basen en sus habilidades, en sus conocimientos, en nada más que sobre lo que son en el seno de la Eternidad.


Así el impulso de la Luz Metatrónica, de la Luz del Cristo, de la Luz del Logos Solar, la Luz de María solo han estado allí para estabilizar vuestra Luz en la Eternidad. Es en ustedes y solo en ustedes, en la soledad la más importante, en este espacio de reflexión particular donde precisamente nada puede ser reflejado, en la desnudez la más pura, que se encuentra lo Pleno, que se encuentra la Verdad, que no depende de ninguna circunstancia, de ningún cuerpo, de ningún concepto. La plena Libertad, es decir no solamente la Libertad y la Autonomía internas sino la Libertad y la Autonomía de movimiento, de tiempo, de espacio, de dimensión, les aparecerá cada vez más claramente llegado el momento. Así, durante esta Transición y este Pasaje a otra dimensión durante esta Transición o este Pasaje o Paso a vuestra dimensión de Eternidad, se produce con la mayor de las facilidades desde el instante donde ustedes no interfieran por vuestra persona sobre un proceso que concierne únicamente a vuestra Eternidad, incluso si ella se inscribe en el seno de este cuerpo.


La benevolencia es algo que podría equivaler a la paciencia. La paciencia es un estado de la conciencia donde no hay ni búsqueda de causa, ni búsqueda de efecto, ni búsqueda de consecuencias. Es una conciencia que es libre, una vez más, de todo acondicionamiento y de toda condición, como de todo marco. Es en este sentido también que se les ha dicho innumerables veces que estamos todos en el interior de ustedes porque solo “ustedes” existen, pero este “ustedes” que existe debe hacer pasar a los demás ante sí. Esto se llama el Servicio a los demás porque en ese momento, han concientizado y vivido que el otro solo es ustedes visto a través del filtro de vuestra propia proyección.
Así este pasaje allí solo puede hacerse uno solo. Que estén en pareja, que sean flamas gemelas, que sean almas hermanas, que sean la cabeza de una multinacional, todas estas circunstancias serán barridas en ese momento. Solo quedará vuestra conciencia, desnuda y desprovista de toda ayuda, de toda muleta, de toda condición, y de toda esperanza. Allí está la plenitud de la Libertad interior y exterior, de la Autonomía interior como exterior.


Así pues aprendan, no importando cual sea vuestra vivencia, a mantener la ecuanimidad, a mantener la Paz, a mantener la Transparencia, la Humildad y la Simplicidad. No regresare sobre éstos dos últimos términos porque ellos han sido suficientemente explicados muchas veces por nuestras Hermanas Estrellas.


Hoy, las circunstancias de vuestras vidas, cualesquiera que ellas sean se encuentran confrontadas a las circunstancias de este mundo, no tanto en sus reglas o leyes sociales o políticas, sino más bien según las reglas de la Luz libre y autónoma en encarnación sobre este mundo, para la Ascensión de la tierra que está en curso, en este momento como ustedes saben.


Todos los marcadores presentes en este mundo serán revelados a vuestra conciencia, que esto sea directamente, que sea por la difusión de la información que se hará de todas maneras, vista la intensidad y la desproporción de los fenómenos climáticos, geofísicos, biológicos que se producen en este sistema solar. Yo preciso, para nosotros como para ustedes ya que recuerdo que la asamblea de los Melquizedec es una asamblea transitoria. De la misma forma que la Ronda de los Arcángeles se ha terminado en un momento dado, el conjunto de los Ancianos actuando en sincronicidad en un espacio preservado en lo que fue llamado la matriz astral, se encontrará también totalmente liberado y autónomo, y si tal es nuestro deseo para cada uno de nosotros, allí donde estamos, recobrar esta Eternidad y esta a-conciencia


Pero la Libertad es tal que muchos de ustedes decidirán ir a explorar los mundos más sutiles vinculados a vuestros Orígenes estelares, vinculados a vuestros linajes, relacionados de alguna manera a una forma de historia pero transcendiendo todas las historias lineales en el seno de este mundo, dándoles acceso de manera directa, no tanto a la experiencia del linaje o del origen sino más bien llegado a confortarlos en la realidad y la verdad de lo que les hemos propuesto y dado durante todos estos años, desde el primer descenso del Espíritu Santo.


De la misa manera que algunos entre nosotros en encarnación, han depositado, yo diría los fermentos de esta nueva conciencia desde el debut del siglo 20, cada uno a nuestra manera, cada uno con nuestras herramientas, habiendo permitido en el espacio donde estamos de federalizar (unir en) de alguna manera, la conciencia unitaria que se expresa, les recuerdo, a la imagen de lo que fue llamado por la Intra-tierra la estructura de 24 unidades de conciencia. Esto significa también que estas estructuras de 24 unidades de conciencia no son distintas unas de las otras. De la misma forma que las polaridades o las facetas de esta estructura de 24 unidades de conciencia forman un todo, de uno solo como del conjunto de 24. Hay pues aquí en este nivel, empleando un término que conocen, una relación hologramática haciendo que en cada uno se encuentre el todo y que en el todo se encuentre cada uno.


Subsecuentemente, mientras que no hayan experimentado una forma de eliminación de la persona en relación al otro, cualquiera que sea este otro, la vida les presentará las experiencias que se reproducirán de manera cada vez más intensa y cada vez más cercanas, a fin no de gratificarlos o de castigarlos sino más bien para ver cada vez más claramente, de manera cada vez más aguda y precisa lo que son en este mundo y lo que son en Eternidad. No hay otra alternativa en este mundo para la conciencia que estar apoyada, hoy y hasta hoy, sobre la vibración, la Luz vibral. Pero ahora la conciencia deviene su propia herramienta que a través de, como lo he dicho, las cosas más insignificantes de este mundo, de vuestras acciones, de vuestras empresas, está en condiciones de comprobar esto.
La madurez, la Autonomía y la Libertad ponen fin de manera definitiva e irremediable a toda noción de encuesta, a toda noción de búsqueda de un sentido, a toda noción de búsqueda de explicación o necesidad de aferrarse a algo o a alguien, pero dejándoles como única posibilidad devenir lo que son, en Verdad, en Eternidad, como en lo Efímero. Así pues, las circunstancias colectivas de este mundo, tal como ellas se precisan en este momento-mismo y en una cierta forma de inminencia no cifrándose ya, como lo saben, en años sino más bien en un intervalo inferior a un año, para confrontarlos a la realidad, o no, de vuestro vivir, no a fin, una vez más, de castigar lo que sea o quien sea sino más bien para poner definitivamente de acuerdo lo que son con lo que aparentan.


Así pues la distancia entre lo Eterno y lo efímero, como lo saben, se suprime y desaparece por el hecho mismo de la superposición de los efímero y de lo Eterno, de vuestras estructuras efímeras y de vuestro cuerpo de Êtreté, dándoles acceso esto, dándoles acceso a la conciencia pura, aquella que es llamada la Morada de Paz Suprema o aún Sat-Chit-Ananda, o aún Shantinilaya, o si lo prefieren la Paz total, la madurez total.


Por supuesto, y estamos perfectamente concientes, muchos de ustedes tienen necesidad y tienen un imperiosidad vital para experimentar, de tener sed de experiencias de la conciencia ella-misma. Les será hecho según vuestro Espíritu, les será hecho según la presencia o no de un alma entre el Espíritu y la materia.
Estén seguros que más que nunca, durante el período que se abrió hace poco tiempo, cada cosa, cada elemento, cada ser, cada situación está muy exactamente en el buen lugar para vivir su Liberación según sus modalidades, según sus linajes y según su propia libertad de elección.


Lo que pueda aún parecerles por momentos confuso o confundiendo se aclarará de manera automática cada día cada vez más sin ninguna intervención, como lo constatarán, de vuestra parte, dejando entonces el campo libre a la acción del Amor y a la acción de la Luz en vuestro mundo. Los juegos, los roles, las funciones que han tenido o que tienen aún, hombre, mujer, joven, viejo, intelectual, artista, todos los calificativos que pudieran encontrar, para posicionarse, descubrirán, entonces en este momento colectivo, que ellos no son de ninguna utilidad y pueden incluso representar resistencias inconscientes a la Eternidad. Así pues lo que se aclara en este momento es ciertamente los mecanismos en vosotros como a su alrededor, siendo de alguna manera el preludio para el evento colectivo. Entonces hagan no lo que sientan, no lo que decidan, sino lo que la Luz decida en ustedes. Porque les recuerdo que ustedes son la Luz, incluso si para muchos de ustedes fue necesario concientizar nuestras Presencias en el exterior de ustedes, concientizar un cierto número de etapas, de procesos, más o menos vividos, más o menos integrados, más o menos transparentes, cualquiera que sea su grado de conclusión, la misma finalidad que es la libertad.


Resumiría el conjunto de mi intervención en estas palabras: Dejen emerger lo que viene a ustedes, dejen emerger toda relación que venga a ustedes, no para eludir o sustraerse, no para adherir o no adherirse sino más bien como la ocasión de verificar, por la conciencia misma, el lugar donde se sitúan. Y esto con cada vez más acuidad, cada vez con más claridad, y de manera cada vez más fuerte, yo diría. Así estarán listos y maduros en lo que son, al momento donde la Luz que ustedes son dejará lugar a la Luz que es el mundo, este mundo como todo mundo, esta vida como toda vida. El mental no les será ya de ningún socorro en este momento allí porque este momento allí nada tiene que ver de los momentos ordinarios de la vida donde el mental es necesario. Muy al contrario. El mental será puesto en reposo, la persona será puesta en reposo, el mundo en su totalidad será puesto en reposo. Entonces por supuesto, en las diferentes tradiciones las palabras severas han sido empleadas: apocalipsis, fin del mundo, fin de un mundo, Ascensión.


Por supuesto esto es una verdad pero allí no es lo esencial: lo esencial es lo que ustedes son y no lo que ustedes hacen. Lo esencial es lo que ustedes son ahora, independientemente de vuestra edad, de vuestro sexo, de vuestro poder, de vuestras relaciones. En este Cara a Cara, en este Encuentro entre lo Eterno y lo efímero, entre el cuerpo efímero y el cuerpo eterno, hay realmente este pivote central que es la conciencia ella-misma. Tendrán cada vez más frecuente la oportunidad, desde ahora de constatar por ustedes mismos los resultados muy diferentes que derivan de la acción de la persona, de aquellos de la acción de la Luz que ustedes son. Esto dará, de manera cada vez más tangible para ustedes como para el mundo, las señales manifiestas y patentes de esta Resurrección, ya que es una. La Resurrección del Espíritu en la carne, lo que ustedes son en verdad. No tienen que preocuparse de otra cosa, vayan a vuestras ocupaciones, vayan a vuestros centros de interés, hagan lo que la vida les pida hacer. Pero llegará un momento donde todo esto será caduco. Es necesario ser capaz de ver con lucidez, con madurez, los pormenores y entresijos de lo efímero y los de la Eternidad.


Cada ser humano, de cualquier condición que sea, de cualquier lugar que sea sobre este mundo, vivirá esto. El desarrollo de esto será muy diferente y específico para cada uno por múltiples razones por supuesto, en relación a vuestros linajes, y a vuestros Orígenes estelares, en relación a lo que han construido en esta vida como en toda vida, ya que este momento, este punto de transición y de pasaje solo es el resultado del final de todos los momentos ilusorios vividos en la ilusión.


Esta palabra Apocalipsis, que significa por supuesto lo saben, Revelación, ha sido tomado en un sentido negativo por el conjunto de la comunidad humana, excepto por supuesto para aquellos que saben no solo la etimología sino que saben el evento que viene. Porque algunos de ustedes a través de sueños, a través de una forma de presciencia que no es verdaderamente la intuición, comienzan de manera más o menos directa, más o menos evidente a comprender, a entender y a vivir que hay un proceso donde podrá ser dicho: había un antes, y hay un después. En este “después” hay una ruptura total de la noción de continuidad lineal, lo nuevo, lo Desconocido está allí. Hay solo que acogerlo, ha solo que atravesarlo, hay solo que Amar. Allí está la madurez, allí está la Responsabilidad, allí está la Humildad, allí está la Simplicidad, y allí se encuentra el Cristo.


En resumen y en conclusión hay lo que llamaría con ustedes, si lo quieren bien, un punto de convergencia. Este punto de convergencia es el lugar donde se juntan los elementos dispares de vuestras vidas, a título individual y colectivo, en su revelación como procesos efímeros e ilusorios, no estando en relación directa, excepto en lo que está a vivirse hoy, con los aspectos los más limitados de la vida o más ilimitados de la vida. Yo podría decir también que lo que llega, lo que se manifiesta, es la conciencia pura, bruta y libre de todo. La Libertad puede dar miedo porque ella encara a lo Desconocido, ella encara en un primer tiempo la incertidumbre, ella encara a lo Desconocido, ella encara a lo que Es.

Dicho de otra manera y ya que la vida nunca los porta, la Vida los recorre, pero ustedes son la Vida y en cierto modo vuestro mundo es vuestro mundo, mi mundo es mi mundo. Hay apenas los puntos de encuentro. Estos puntos de encuentro pueden ser imaginados como los momentos de lucidez, los momentos de experiencia, los momentos de consuelo, a veces los momentos más bien de desesperanza, más en un caso como en el otro esto no tiene ninguna importancia. Porque la Verdad los colmará más allá de todo lo que puedan esperar, y más allá de toda interrogación en relación a esto. Recuerden que no existe ningún medio, en la conciencia personal, de encontrar lo que hay del otro lado. Pueden ustedes tener los ecos, pueden tener los testimonios pero no nunca olviden: el mapa no será nunca el territorio. Les hemos dado los mapas, les hemos proporcionado las valijas, hemos comulgado. Es tiempo ahora de ser adulto. Esto no quiere decir romper con nosotros o entre nosotros o entre vosotros, sino más bien vivirlo como una evidencia cuya sola presencia se basta a si misma, la nuestra como la vuestra, porque de allí deriva la facilidad de todo el resto.


He aquí los elementos que he añadido a la Libertad y a la Autonomía. Esperando que hayan retenido esta noción de Autonomía pero también de Responsabilidad, de madurez, El Amor. Y el Amor desde el instante donde no está ya condicionado por una persona, por una situación, por una experiencia de vida. El Amor es la esencia de la Vida, el Amor es el soporte de la Vida, en este mundo como en todo mundo. Esto va a posicionarlos de manera más lúcida sobre lo esencial, de manera más intensa sobre la Verdad.


Cualquiera que sea la esperanza o la aprehensión, cualesquiera que sean las expectativas o no expectativas, esto no es importante. Lo más importante es verdaderamente vuestra capacidad a devenir la Vida y luego a borrarse delante de vuestra persona y a borrarse, como persona, ante otra persona. Transcender la persona es más, mucho más que la comunión, la fusión y la disolución, es recobrar la Libertad total, interior como exterior.


Pero este momento está imperativamente inscrito en el seno de un momento colectivo, porque mientras que haya un ser sobre esta tierra que se liberes, mientras que él esté solo no plantea ningún problema. Mientras que no haya cientos, esto no entraña modificaciones del statu quo y de los marcos establecidos por la falsificación. Pero desde el instante donde el número pase a ser importante, no volveré sobre los conceptos de número porque me parece que el Comendador les ha hablado hace muchos años muchas veces. Existe efectivamente un umbral y este umbral es función yo diría del resultado de la masa colectiva de las conciencias presentes sobre la tierra. Así pues la ley de resonancia juega de lleno por relación al acercamiento más o menos rápido del signo celeste. A lo mejor han visto los juegos de la conciencia, a lo mejor este momento está próximo. Por lo que se debe de manera irremediable salir de la espera, de la esperanza, de la espera y o la desesperación. A lo mejor les hace falta desapegarse de esta noción de momento colectivo porque el momento colectivo no hará otra cosa que enviarlos a vuestra individualidad, a vuestra unicidad o a vuestra persona, porque simplemente ya no existirá nada más.


Permítanme, antes de dejarles la palabra, si existen preguntas complementarias en relación a esto, de vivir con ustedes, en ustedes y entre ustedes el Espíritu del Sol.
...Silencio...


Yo soy Hermano K, y escucho ahora lo que pueda llegar como pregunta de vuestra parte.


...Silencio...
Hermanos y hermanas encarnadas, yo soy Hermano K y doy gracias a vuestra escucha y a vuestra Presencia.
Hasta la vista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...