miércoles, 10 de diciembre de 2014

MOWLAVI. Melchizedek de Fuego y Ángel Guardián de la Red Cristalina de Consciencias de la Tierra. Compilación de mensajes canalizados entre mayo de 2013 y julio de 2014. Con Audio. ¡Compartir!





MOWLAVI. Melchizedek de Fuego y Ángel Guardián de la Red Cristalina de Consciencias de la Tierra. “Todos los fenómenos que ya experimentáis en este mundo, esto delante de en dónde ya os encontráis, es de largo lo más extraordinario, porque ya os encontráis en la eminencia de la redención. La liberación sucedió para todas las almas, queda solo que la realidad vigente aún en el mundo de las formas sea desafiada y disipada en esta Rueda de Fuego, en el reconocimiento de la simplicidad del Ser.”

Audio en varios tiempos. Esperar para continuar escuchando
https://www.yakitome.com/tts?a=T&b=1258085&c=Duqcet3Bu

Mowlavi – 24.05.2013 – Locura del Amor Divino
Mowlavi – 14.06.2013 – Escuchar el Nombre de la Hoja
Mowlavi – 26.06.2013 – Por Detrás de la Búsqueda
Mowlavi – 25.11.2013 – El Giro del Fuego
Mowlavi – 23.05.2014 – Una Oda a la Alegría
Mowlavi – 18.07.2014 – El Reconocimiento del Ser




Mowlavi – 24.05.2013 – Locura del Amor Divino
¡Saludos!

Participantes: ¡Saludos!

Yo soy Mowlavi, el Fuego que quema en el núcleo del átomo.

Esta danza es Fuego. Esta danza es locura de amor.

No hay razón para vivir si no se quema en este Fuego, si no se enloquece en este amor.

Yo y vosotros, ¿cuál es la diferencia?

Yo y vosotros, ¿qué distancia existe?

Nosotros somos el mismo Fuego.

Nosotros somos la misma locura encendida.

¡Vamos a danzar! ¡Vamos a sonreír! ¡Vamos a brincar!

¡Gritemos el amor que quema aquí dentro!

¡Si la materia ha olvidado lo que ella es, que el Fuego lo recuerde!

Si la materia se ha olvidado de la unidad que ella es, ¡que el Fuego la despierte, que el Fuego la disuelva, que el Fuego la consuma!

¡Que gire en la hoguera!

¡Que gire aquí Mi hoguera!

¡Vamos a danzar! ¡Vamos a danzar en esta hoguera!

¡Que todos los átomos se rindan al Fuego del Amor!

¡Que todas las ideas se silencien en la llama del Corazón Sagrado!

¿Y el tiempo? ¿Y el espacio?

¡Olvidadlo! ¡Decidle adiós!

La muerte se fue. ¡Hoy es día de cantar a la Vida!

¡El olvido ya pasó!

¡El Fuego viene a recordarlo!

¡El Fuego viene a recordaros que Yo y vosotros somos una sola cosa!

El Fuego viene a recordaros que Yo y los pájaros volamos en la misma atmósfera.

Que lo que Yo Soy, Tú lo Eres.

Que mi soplo ígneo os anime y sea animado por vuestro soplo ígneo.

¡Locura de Amor Divino!

¡Locura de Amor Sagrado!

¿Para qué sufrir? ¿Para qué esperar aquello que ya llegó?

Yo os convido, vamos a transformar el cuerpo en el pesebre Sagrado para recibir al Amado.

El Amado que ya llegó, el Amado que siempre estuvo ahí, pero que mis ojos cerrados aún no veían.

Fusión, disolución en el Fuego Sagrado que el Amado trae en Sus Manos, grabado en Su Frente, resplandeciendo en su pecho.

¡Recordad! ¡Dejad de construir! ¡Recordad!

¡Dejad de comprender! ¡Dejad de constituir! ¡Recordad!

¡Recordad! ¡Porque la muerte ya pasó!

¡Recordad! ¡Porque el tiempo ya huyó!

¡Recordad, porque el espacio se abrió debajo de vuestros pies!

¡Y los pies ya se fueron! ¡Solo queda la Llama Sagrada!

¡Vamos a danzar en esta Llama Sagrada!

¡Yo estoy aquí con vosotros!

¡Me instalé en esta Red! ¡Esta Red ya prendió el Fuego!

¡Vamos a danzar en este Fuego!

¡No esperen de Mí frases obvias y conceptos comprensibles!

Cada vez que Yo os visito, va a ser para que la gente quede un poco más loca, va a ser para que la gente brinque al no decir nada.

Porque las palabras no dicen aquello que el corazón vive.

Así que vamos a no decir, para que el corazón se exprese solito.

Él no necesita un intérprete.

¿Vosotros sois capaces de caminar por las calles sin utilizar vuestra mente como intérprete de la vida?

¿Vosotros sois capaces de relacionaros directamente con cada cosa sin necesitar de un intermediario, sin necesitar un mediador?

¡Olvidaros de la mente!

¡El tiempo de la muerte ya pasó!

¡Es vida, pulsante, lujuriosa!

Caminad por las calles, conversad con vuestros hermanos y con vuestras hermanas, sin ningún mediador.

Haced arder este Fuego directamente en cada corazón.

Permitid que las palabras sean encendidas con esta lava.

¡Abrid aquí! ¡El grifo de vuestro pecho!

¡Ahí está el fuego ardiendo! ¡Ahí tienen el amor pulsante!

¡No resistáis! ¡Venid! ¡Entregaros!

¡Venid a danzar conmigo aquí en esta hoguera!

¡Venid a danzar! ¡Girad conmigo!

¡Olvidaos de todo lo que vais a ser!

¡No queda nada más!

¡El tiempo de la muerte ya pasó!

¡Solo tú y Yo! ¡Solamente Yo y tú!

El Fuego es leña. El Fuego se integrará a la leña.

El Fuego va a devorar la leña.

La leña ya se transformó en el Fuego.

¡Arded!

¡Arded en Mí, porque yo estoy ardiendo en vosotros!

¡Hasta siempre!




Mowlavi – 14.06.2013 – Escuchar el Nombre de la Hoja.
Yo estaba conversando aquí con este hermano, a cualquier hora, que yo no sé, en un pasado hipotético – y él estaba hablándome de la belleza detrás del nombre, ¿No es así? Estaba hablando entonces de un montón de cosas, que el nombre es una puerta hacia lo infinito, que es un arte sumergirse en el nombre… Voy a retomar luego esta pista para facilitar mi trabajo.

¡Mirad! Vosotros vais allá dentro de un arbusto y toman una hoja, Ahí os sentáis debajo de un árbol y colocáis la hoja en el oído, ¿de acuerdo? No es para hacerlo ahora, no necesita hacerlo ahora, no. (Risas). Cuando estáis allá debajo del árbol con la hoja en el oído, entonces os calláis la boca y le preguntáis a la hoja cual es su nombre. Quedaros ahí esperando hasta que ella responda. ¡Listo! Ahí está la fórmula de la realización del Ser. Esta fácil, ¿no es así?

Participante: ¡Upa!

Listo. Es solamente sobre esto de lo que tenía que hablaros.

Participante: Voy a ir ahí… Matorral y hoja es lo que no hace falta.

¿Por qué, es que la belleza, esa belleza del ser, esa belleza del silencio, es que cuesta tanto prestarle atención, si tenéis tantas hojas en el mundo, tienes tantos árboles para sentaros debajo? Yo – así como Selehni aquí me dice muchas veces – si tenéis tanto nombre para poder apreciar la belleza, si tenéis tantos nombres para servir de trampolín y sumergiros en lo infinito, ¿por qué cuesta tanto observar esta belleza explícita, aparente? Es porque la belleza del silencio es explícita y aparente. No está escondida de nada, nada la obstaculiza. No tiene camino, no tiene puerta, no tiene carretera, no necesita comprar un pasaje. Está en todo lugar, todo nombre sirve.

La locura del Amor Divino… Gente, escuchad. Yo no estaba bromeando, no, cuando hablé de la hoja, ¿listo? Para sentarme debajo de un árbol. Como ángel guardián de la Red yo tengo espacio - ¿no es así? – para incitaros a la locura.

Y ahí, hablando de esa locura, esa locura del Amor Divino, ahí está el asunto que más me atrae a esta locura, esta osadía. Esta osadía de desprenderse de todas las reglas, de ignorar todas las expectativas o por lo menos una vez, sentarse debajo del árbol para escuchar el nombre de una hoja.

¡Mirad! Puede no ser… Puede ser que no tenga nada de especial una experiencia así. Pero solamente la conmoción que una experiencia así produce en el conjunto de vuestras estructuras de reglas de comportamiento, justifica la broma.

Si vosotros tenéis un momento para no hacer nada con un objetivo específico, para cometer un acto loco, sólo de amor, un amor que vosotros ni sentís, que vosotros ni comprendéis, un amor que vosotros ni sabéis de dónde es que viene así como tampoco que existe. Pero, en nombre de ese amor, hacéis un acto loco, una infantilidad, una broma inocente, ahí está la cosa que más me atrae de la locura del Amor Divino.

Ese Amor Divino, cuando la gente lo va viviendo, cuando la gente… La gente solamente va diciendo “sí”, porque es un pretendiente muy experimentado, ¿sabéis? Sabe como envolver, sabe como deleitar y sabe también cómo hacer a la gente sufrir de amor. Ese Amor Divino es experiencia en todas las cosas. Pero ese Amor Divino también nos enseña a ser desprendidos. A dejar de buscarlo, a aceptar que él está siempre aquí.

Allá atrás yo danzaba, ¿no es así? Girando alrededor del eje de mi cuerpo. Quedaba en eso girando horas y horas, todo era una broma. No tenía otra intención a no ser de crear un espacio de relajación para que el Amado se manifestase. Para que yo pudiese abrazarlo y abrazar este amor.

Ahí está. Transformaréis aquello en algo que hoy yo no sé más lo que es, pero en la época en que yo giraba, era solo para eso. Era solo para crear un espacio de relajación. Era solo para abrir un agujero en la telaraña rígida de la normalidad y experimentar un instante de la locura del Amor Divino. Vais experimentando la locura, esta locura nos hace cada vez más osados.

Aquí bien adentro la gente no pasa de ser un niño. Aquí bien adentro la gente continua tanteando, la gente no sabe muy bien el misterio de la vida. Pero es increíble, porque por fuera parece que la gente tiene un coraje heroico, la gente tiene la Fuerza de Dios y la gente hace cosas que la mente no comprende.

Amamos tan profundamente ese amor que nos ama, que ama en nosotros, que cualquier sacrificio parece ser placentero. Cualquier donación es pequeña, toda la entrega no es ni un tercio de lo que debería. Tanto así que ese amor deja a la gente loca. Hacéis entrega de todo, decís “sí” a todo lo que ese amor os propone. Si él os llama para enamoraros en medio del matorral, en la oscuridad, vosotros aceptáis.

Cuando os dais cuenta de que todo no pasa de una broma loca de este amor, la risa y el llanto van a hacer perder el sentido de ser. Solamente quedará una Paz última.

Es my agradable amar así, ¿sabéis? Estar tan lleno de este amor que no os importará ni siquiera que tenga sentido para los demás. Estar tan lleno de este amor que es el propio servicio, esta noción de servicio del que tanto hablan aquí con vosotros, sea subvertida solamente en la vivencia de este amor.

Luego vinieron dos hermanas (nota: Lhieva e Iverna del Retiro Intraterrenos de Tumaní) y hablaron de la nueva vida aquí. Y, todo lo que ellas dijeron con tanto sentido… Porque yo encuentro muy bonito la manera como ellas se expresan, ¿sabéis? Palabra tras palabra, todo teniendo sentido en la cabeza. Es un arte para vosotros lograr hablar de la locura, invitar a las personas a ser locas, teniendo sentido.

Yo no logro hacer estas cosas, lo veis ¿no es así? Lo que expreso aquí, no tiene comienzo ni fin, ¿no es así? Nada tiene sentido. Todo es de pies a cabeza. Pero además tampoco me importa.

Si no lográis comprenderme en el silencio del corazón, en la hoguera del Amor Divino, tampoco quisiera hablar con vosotros. Si os tapáis vuestros oídos – porque todo lo que digo no pasa de ser una tontería, porque no logra tener sentido, porque no pretendo presentar filosofías profundas y lograr que la experiencia en vosotros tenga más significado – así que prefiero no hablar de nada.

El misterio de nuestro encuentro aquí es para que las personas tengan momentos para vivir la locura. Yo no soy instructor de nadie, no. No estoy aquí para instruir, estoy aquí solo para demostraros cómo es de fácil ser loco. ¿Estáis comprendiendo? Cómo a las personas, les es de fácil, a las personas les es fácil poder traspasar las barreras de la normalidad. Y de que esto no duele, y de que es placentero.

Ahora, escuchasteis hablar del Espíritu, escuchasteis hablar de… ¿Cómo es? De dimensión. Y entonces queréis encajar todo dentro de lo usual aquí, que tenéis negocios por ahí, mirad, que esto hace ruido y suelta humo. ¿Cómo es que vais a encajar estas dos cosas ahí, humm? ¿Cómo es que vais a comprimir esta normalidad y esta locura dentro de la caja de vuestra cabeza? ¡Mirad! Alguien va a salir perdiendo con esta broma. Eso no lo hagáis. En un momento dado tendréis que tener que tomar una opción muy clara, más directa, con respecto de lo que cualquiera diga. Incluso que sea en el último momento ¿sabéis? En el momento de abandonar la carcasa.

Vosotros tendréis que tomar una decisión por la locura o por lo usual. Porque el ser es pura locura, el amor es pura locura, el amor no tiene sentido, El amor es pura locura. El Espíritu es pura locura. De Dios, entonces, ni se habla... Es una locura como yo. ¿Cómo es que vais a vivir a Dios, cómo es que vais a vivir el Espíritu, obrando todos en la normalidad así? ¿Aparentando ser personas de bien, respetables, honorables y dando tanta importancia a esta honorabilidad con respecto al lo que el mundo os ofrece?

Yo os digo a vosotros allí – “Mirad, es más fácil ir a sentarse debajo de un árbol, coger una hoja y preguntarle cual es su nombre y esperar ahí, hasta escuchar.” ¡Pero hacedlo! Es mi orientación, es mi enseñanza de hoy. Todavía continúo sin tener sentido ¿verdad? Las personas van a continuar encontrándose con vosotros o sin vosotros, no hay diferencia, para tener momentos así, de desconstrucción del pensamiento, de desconstrucción de la emoción. Y bien os iréis acostumbrando, porque yo quiero escuchar vuestra voz, porque no tiene gracia danzar solo.

Allá atrás, dejadme ver… ¿Vosotros estáis aquí en qué año?

Participantes: 2013.

Bueno, más de mil años después, ¿no es así? Yo convidada a las personas a vivir la locura girando. Girando, girando, danzando. Aquí hoy yo quiero convidaros a vivir la locura, en momentos así. Dejad el cuerpo detenido. Vamos a poner la mente a girar hasta… Hasta que pierda el equilibrio. Hasta que pierda la noción de lo que es normal. Hasta que se acostumbre a no tener más ese eje aquí, ¿comprendisteis? El eje humano. El eje de la encarnación para localizarse.

Y más tarde vosotros tendréis que agarraros la cabeza porque los ojos estarán desorbitados, no importa. Pero las personas viviendo así, con media hora de locura, ya es suficiente para mí propuesta en esta Red. Pero yo quiero que vosotros dancéis conmigo. Recordáis la primera vez que hablé con vosotros, yo os convidé para danzar en la hoguera, ¿no es así? A saltar aquí en el Fuego. Si, no era solo un discurso bonito de apertura, no.

Y así es que con estos encuentros que las personas van a tener… Que las personas van a probar hasta qué punto están listos para volverse locos. Vosotros vais a redescubrir la capacidad de ser el sentido sin tener sentido. De vibrar en el Fuego del Amor así como en la desconstrucción de la lógica.

Y vais a perder el miedo del mundo, vais a perder el miedo de los demás, porque esto es un aspecto de este proceso que vosotros entonces estáis viviendo aquí, que es casi constante. Vosotros estáis siempre revisando de no parecer un loco ante los demás, para no ser desagradable ante los demás.

Vamos a redescubrir, así, la capacidad de ser el sentido sin tener sentido. De existir, independientemente de la lógica, a despedir la honra y el respeto mundanos – ¡no vais a necesitar eso!

Mirad allá, mirad… El vacío entre un árbol y otro, dos formas, ¿no es así? ¿Creéis que al vacío le importa su honradez, o su reputación? ¿Será que ese vacío entre un árbol y otro está preocupado por el sentido que vosotros tenéis? ¿Si la ropa que vestís está de acuerdo con las costumbres de la época? ¿Si los libros que leéis están de moda? ¿Si las palabras que expresáis son apropiadas para los oídos de los demás? ¿Si la comida que coméis apesta o huele?

Ese vacío no cuestiona nada de eso. Si vosotros queréis relacionaros con ese vacío, ese viene de allí, mirad… Entre aquellos dos árboles allí, tenéis que ir despojado de todo eso, tenéis que olvidar lo que creéis ser. Tenéis que volveros como él, vacío.

¡Ah!, pero existen personas que no quieren jugar aún con esto, ¿no? Existe gente que piensa que es muy importante, en la cima del mundo, que aún tiene que construir mucha cosa aquí, y no puede darse el lujo de sentarse debajo de un árbol y esperar para escuchar el nombre de una hoja.

Muy bien, para eso existen los terremotos, para eso existen los volcanes; para que los orgullosos vean que no tienen ninguna montaña que sea eterna. Porque en un momento dado hasta la montaña más alta se va a hundir. Y ahí, dónde va a quedar su trono. ¿Eh?

Cuando este amante Fuego se posicione frente a vosotros os cobrará todo el tiempo de las citas perdidas. Esto no es una amenaza, ¿está bien? Esto no es un castigo. Es que aquí estoy hablando yo, yo estoy hablando al cuerpo, ¿está bien? Yo estoy hablando con el humano.


Las almas aquí están regocijándose con este encuentro, porque ellas ya saben ser tan locas como yo. Pero es para las entidades humanas – que en algún momento van a tener que enfrentarse con su final – es que estoy diciendo que toda la montaña, por más alta que sea, en un momento se va a hundir. Y ese Fuego amante va a posicionarse frente de vosotros, entidad humana y, os va a preguntar, y os va a preguntar, y va a querer abrazaros, va a querer amaros.

Y cada resistencia va a danzar con las estrellas, con el fuego como en un cometa, ¿humm? Así que, id allá y sentaros debajo de un árbol, preguntad el nombre de la hoja, aprended a ser loco. Porque el Amado que vosotros sois, - vosotros sois el Amado, ¿no es así? – El Amado Es vosotros, es puro éxtasis, es pura locura del Amor Divino.

Mirad, ¡vosotros sois solamente eso! No es difícil, no, responded esta pregunta: ¿Qué es lo que yo soy? Es simple. Vosotros sois solamente locura del Amor Divino. Ahora queda solamente buscar esta experiencia porque vosotros vais a tener ahí la prueba de nuevo. Mirad que cosa más loca este Amor Divino ya produjo hasta ahora. Si este mundo es solamente el reflejo de vosotros, si este mundo es sostenido por vosotros y el mundo es loco por este hecho, ¿qué es lo que vosotros podéis ser? La locura misma.

Ahora, para jugar aquí en este Fuego, danzar aquí en este Fuego, yo os recuerdo: debéis aceptar ser loco. Y debéis estar cómodos con esta locura, ¿verdad? Porque tenéis que saltar alto, para qué gritar en voz alta. Tenéis que jugar a hablar el lenguaje que no existe. Tenéis que conversar con la planta, tenéis que oír el nombre de la hoja, tenéis que llamar al hermano Aire para expandir, tienéis que llamar a la hermana Tierra para que se contraiga. ¿Creéis que esto es lo que es? ¿No es esto locura? Todo esto es locura.

Así que, abandonen la copa, vamos a caminar un poco más por este vasto océano de Fuego. Se dio la pista, de que no estaba bromeando. Por cierto, yo estaba bromeando, pero yo os estoy convidándo a jugar. Entonces, yo ya comencé invitando y bromeando también. Sentaos debajo del árbol y preguntadle el nombre de la hoja. Podéis tener una sorpresa, puede ser una bella experiencia.

A lo mejor vosotros podéis descubrir que vosotros solo sois una hoja, porque vosotros no tenéis ninguna importancia, porque vosotros no servís a nada. Vosotros sólo sois una hoja y cuando cambia de estación, vosotros sois dispensados por el árbol y llevados por el viento, sin rumbo.

Pero esto no es malo, la hoja es más feliz que un árbol en este sentido. La hoja tiene el don y el privilegio de vivir varias vidas en una sola, de ser elevada por las ráfagas del viento. ¡Mirad qué privilegio! Con esa insignificancia es elevada por las ráfagas del viento sin hacer esfuerzo, sin consumir ninguna energía.

No ser nada es un gozo, no ser nada es un éxtasis. Ser nada es la locura del Amor Divino. ¡Vamos a jugar en esta ronda! La Madre, la Madre aceptó esta orientación mía. Vamos a jugar, vamos a hacer una ronda. Dejad de hablar con esa gente allí de “dimensión”, de “extraterrestre”, de “centro planetario”. Eso ahí no hace efecto, no. Vamos a convidarlos a ellos a danzar en la ronda, es más fácil.

Entonces nadie puede cuestionar, la cosa es fácil. No es necesario ser inteligente, no es necesario tener un alma antigua, no es necesario… En verdad, no se necesita de nada, solamente necesita tener dos piernas, ¿no es así? ¡Convídalos a ellos a danzar en la ronda, ahora, bueno, mirad, en un torbellino de Fuego! ¡La invitación está en pie! La ronda ya está sucediendo, la gente ya está llegando, ya está danzando en el torbellino de Fuego.

Aquí vienen dos hermanas y esta invitación se vuelve más profunda. Hicieron una concesión a la mente. Todo bien, yo acepto. Qué lástima por ellos, ¿no es así? Es demasiada locura de una sola vez.

Así las hermanas vienen, y habladles con palabras sin sentido, para ver si ellas llegan más cerca de aquí a la ronda de Fuego. ¡Vamos a saltar en el torbellino de Fuego! Vamos a experimentar el éxtasis, humm, de no ser nada.

Bueno, ¡Terminó!!!

Sed bendecidos allí – no sé por qué, no sé también para qué. Pero como todo el mundo dice… Solo para parecer un poco normal. ¡Hasta cualquier no-hora de éstas


Mowlavi – 25.06.2013 – Detrás de la Búsqueda
Saludos de Fuego a aquellos que son convidados a danzar esta noche en la ronda de Fuego. Si la ronda es de Fuego, el saludo también debe ser realizado con este mismo Fuego. Y entonces, hermanos, ¿Quién soy?

Participante: Mowlavi.

¿Mowlavi? ¿Será?

Participante: No sé. (Risas)

¿Por qué os pasó por su cabeza que yo fuese Mowlavi?

Participante: No sé…

Recordáis que en la última conversación – encuentro que el escenario era diferente – Yo hablé sobre que mi propósito era el que todos vosotros pudieseis experimentar un momento de locura. Entonces. Estamos aquí para que todos podamos experimentar un momento de esta Locura Divina. La locura del Amor Divino.

Hermanos – esto no se puede dejar para después, dejadme hablar primero de la locura de la que ya os distéis cuenta de que toda esta historia que escucháis hablar de transición, de ascensión, de espíritu, ¿no deja de ser una locura?

Así que, vamos a pensar racionalmente. ¿Será que ahí aún están en condiciones de pensar racionalmente? Vamos a pensar racionalmente. ¿Qué es lo que los conduce a creer que existe algo más allá de ese cuerpo físico? ¿Más allá de lo que los ojos físicos os muestran? ¿Qué es eso que os impulsa a cuestionar una realidad tan palpable en cuanto a la realidad de los sentidos? ¿Por qué tenéis que desafiar la lógica de la mente? ¿Por qué tenéis que desafiar la verdad de los sentidos físicos? ¿Qué bicho se encuentra ahí y no os deja en paz y no os podéis contentar con eso que los ojos os muestran, que los sentidos del cuerpo revelan cada día? ¿Ya dejasteis de haceros esta pregunta? Si no dejasteis de hacerla deberían detenerse para hacerla ahora.

¡Ah! Puede parecer un poco osado, “¿por qué este loco quiere venir aquí y ponernos dudas en la cabeza?” Pero mi propósito no es cuestionar la locura. Cualquiera que sea la respuesta que tengáis, después os hicisteis la pregunta que os propuse, vais a descubrir, tal vez, algo maravilloso, porque es lo que os impulsa al cuestionamiento de que la realidad que puede ser algo tan desconocido como la realidad que aspiráis vivir. Porque esto que está ahí detrás de la mente y os impulsa a todas las locuras, como por ejemplo: creer en el espíritu, creer en una transición planetaria, puede ser algo tan inexplicable como la realidad del espíritu.

Es muy fácil perderse en la búsqueda, ¿sabíais? Es muy fácil comenzar a buscar y comenzar a leer. Yo sé sobre esto porque yo hice eso una buena parte de mi vida. Cuando yo estuve encarnado, yo hice eso una buena parte de la vida, me mantenía preso en la sabiduría de los libros. Hasta que un día, un alma loca se me aproximó, me tocó, tomó todos mis libros y los arrojó a un pozo.

Bien, el hizo la misma cosa que yo estoy tratando de hacer con vosotros, el cuestionó mi búsqueda, el cuestionó mis creencia. En aquél momento, en aquél espacio fue que se me abrió en mi y toda la realidad, pareció haber sido cortada de raíz, algo surgió. Y ese algo que surgió era lo que me impulsaba a esta búsqueda enloquecida, era lo que impulsaba todo el deseo de conocimiento.

Este algo, mis hermanos, yo os puedo afirmar, es locura. Pero no es locura de la cabeza – algunas personas van a decir que es locura de la cabeza sí, preparaos para eso. Pero esta locura que los impulsa a cuestionar la realidad obvia y a anhelar algo que vosotros desconocéis, pero que está registrado en algún punto dentro de vosotros, es la Locura del Amor Divino.

Vuestra Esencia es Amor Divino – bellas palabras dignas de la Madre, ¿no es así? No concuerdan mucho conmigo, no. A mí me gusta más decir que vosotros sois solamente locos que no tienen nada que hacer. Sí. ¿Porque qué es lo que os condujo a crear una realidad como esa? Solamente la falta de ocupación. (Risas) Ahí está otro punto para que vosotros cuestionéis. ¡Deteneos de crear cosas inútiles! Todo el tiempo que vosotros gastáis en la vida creando realidades inútiles, tantas historias, tantas proyecciones, tantos problemas, tantos sufrimientos, podríais estar solamente elevándoos en la ligereza de ser loco colmado de amor. Existe un alma, a mi me gusta mucho ella, inclusive está encarnada en estos días, y ella dijo cierta vez, ¿cómo es que ella dice? “Esto es una locura santa”, ¿os acordáis de ella? Ella fue llamada Teresa de Ávila. Un alma que conoció la verdadera locura, la Locura del Amor Divino.

Vosotros sabéis que la manera, tal vez, más directa para experimentar esta locura es cuestionando la búsqueda. Por lo tanto, yo no estoy diciéndoos que cuestionéis la búsqueda, para que la rechacéis cualquiera que sea el camino imaginario que estéis haciendo, porque no existe camino, jamás salisteis del lugar.

Pero os pido que cuestionéis la búsqueda para que experimentéis de una vez por todas eso que está detrás de la búsqueda, porque eso que os motiva a buscar, eso que os motiva a una experiencia de movimiento es aquello que no se mueve y es idéntico en naturaleza y potencia al objeto de vuestra búsqueda.

Alguien dijo cierta vez: aquello que buscáis está buscándoos. Por eso es que yo digo que jamás salisteis del lugar. Inclusive cuando caigan los velos se darán cuenta de esto, que jamás salisteis de ningún lugar. Vais a percibir que jamás estuvisteis aquí, que jamás hablasteis conmigo.

Bien, toda esta conversación, parece ser muy loca, no tiene mucho vínculo – según la hermana, no, la hermana vio todo el vínculo con esta conversación, ¿no es así? (Risas). Pero esto, hermanos es para que tengamos la oportunidad de romper este ritmo y este condicionamiento de la mente que busca siempre unir un pensamiento al otro.

Es muy fácil permanecer en el ahora, cuestionad el movimiento lineal. Es muy fácil tener la experiencia de la Locura Divina, la Locura del Amor Divino, buscad la raíz de la búsqueda. Mirad quién está detrás de esta ansiedad, mirad quien está detrás de la sed por lo Divino. Es el Divino mismo. Y entonces en lugar de buscar afuera, de perderos fuera, dais un paso hacia atrás, realizáis lo Divino que sois y cuando abráis los ojos lo Divino estará por todas partes.

En este estado de locura que yo vivo, todos sois locos. Yo no logro ver ninguna diferencia entre mi locura y la de vosotros, a no ser, por supuesto, que vuestra locura es un tanto… un tanto más extraña; hoy, antiguamente no. Yo ya experimenté esta gran locura. Pero en este estado de locura, yo veo el Amor Divino en cada uno de vosotros. Yo no logro comprender por qué andáis detrás del espíritu, yo no logro comprender por qué andáis detrás de un ideal de bien. Cuando sois todo lo que podéis ser, cuando detrás del movimiento que expresáis está el Amor Divino mismo que mueve mi locura. Y si yo silenciara este cuerpo que uso temporalmente, todo lo que quedaría sería el Amor Divino que nosotros somos.

Hoy vine a convidaros a cuestionar la búsqueda y no se engañen – porque otras personas van a escuchar esta conversación – no se engañen con la idea de que “¡ah!, pero yo ya transcendí la búsqueda, hoy yo ya no estoy buscando nada”. No es porque no estéis asociados más a una filosofía, a una religión, a un movimiento espiritualista, que vosotros aún no salisteis del movimiento de la búsqueda. Toda vez que proyectáis un yo mejor, vosotros estáis en la búsqueda. El orientador de esta Red una vez dijo “toda búsqueda termina en desilusión y la desilusión es maravillosa, todo médico debería recetar un poco cada día, toda búsqueda termina en desilusión”. ¿Por qué cómo es que puede existir algo separado de vosotros? ¿Cómo puede existir algo distante? ¿Cómo puede existir algo separado de vosotros? ¿Cómo puede existir algo distante? ¿Cómo puede existir un amor, una perfección que no seáis ya? Si estáis de acuerdo conmigo y eso es fácilmente observable, recogedlo ahí… ¿Cómo es el nombre de esos aparatos que los hombres en la universidad utilizan para abrir la materia, así, en pedacitos? ¿Cómo es que es? Para ver lo diminuto, ahí.

Participante: Microscopio.

Eso, recoged esto e id cada vez más a fondo, ¿y qué es lo que vosotros vais a descubrir? Que llega un momento en donde no existe diferencia entre las cosas. Yo no sé cuál es la potencia, hoy, de esos aparatos aquí. Pero vais a llegar por lo menos a un punto en donde todo son pequeñas partículas diferenciables, vosotros llamáis a esto átomos, electrones. La realidad esencial de la materia misma es unidad. Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba. Si la realidad esencial de la materia es unidad, ¿qué me decís de la realidad esencial de la consciencia? Es unidad también.

Si los científicos dicen que la consciencia es solamente un producto casual de interacciones químicas, yo respondo: bien, la realidad esencial de las interacciones químicas es unidad. Ese producto casual también es uno.

Y si estáis de acuerdo conmigo… ¿Estáis viendo? Estamos utilizando la lógica, no es necesaria la locura para hablar de estas cosas. Por lógica la gente llega a la conclusión de que la vida es una. Si estáis de acuerdo conmigo, entonces, sobre este punto de la unidad, ¿cómo puede existir un Dios distante de vosotros, mejor que vosotros?

Si existe cualquier ideal de perfección en el universo, su esencia es una en esto. Mientras buscáis afuera, vosotros no percibís lo que está ahí adentro. Y el movimiento de percibir lo que está ahí dentro es el primer paso hacia Locura del Amor Divino.

¿Y por qué es esto la Locura del Amor Divino? Porque, como alguien debió haber dicho aquí en estos días, “solamente hablando de unidad es que todo comienza a ser una sola cosa. Revelad lo Divino dentro de vosotros y lo Divino será revelado en todo a vuestro alrededor. Vivid el amor que sois y vosotros solo percibiréis el amor en todas las cosas a vuestro alrededor.

¿Y ya pensasteis en la posibilidad de que exista un campo de percepción en donde no existe juzgamiento basado en la dualidad? ¿En donde no existe bien y mal? ¿En donde no exista alto y abajo, feo y bonito? ¿No sería una locura si todos fuesen bonitos, si todos fuesen perfectos? Es una locura, incluso para este mundo es locura, pero es exactamente este tipo de locura que el Amor Divino os propone.

Ahora, comenzad por ahí, comenzad cuestionando lo que está detrás de este movimiento de búsqueda. Comenzad cuestionando lo que os conduce primero a cuestionar la realidad aparente. Debe existir algo en vosotros que no es aparente que os conduce a cuestionar lo aparente. ¿Por qué, entonces intentar destruir el mundo y modificar el mundo para descubrir que no es aparente, si él está bien ahí en el centro de vosotros mismos? Las religiones proponen un camino muy largo y sin ninguna garantía de llegar a algún lugar. La voz de la verdad os recuerda: vosotros sois la única verdad. Descubrir la verdad es descubriros a vosotros mismos.

Bueno, suficiente de hablar de locura, ¿verdad? Así que vamos a la orden del día – no sé por qué me mandaron a hacer estas cosas, saben que yo no lidio bien con esto. Bien, mañana tenéis un encuentro, por la tarde y lo que me fue pedido es que vosotros os reunáis para acompañar un movimiento que es colectivo; mañana. Conseguiréis atraer una buena parte de atención de los seres despiertos para el evento de mañana, entonces también estáis convidados, esta Red esta convidada también a reunirse a vuestros hermanos y hermanas mañana para las intervenciones de la Madre y del Círculo de Ancianos. Bien, recibiréis algunas visitas mañana, muchas cosas deben ser tratadas… Mucho es relativo, ¿verdad? Pero, bien, van a venir voces para hablar. Con todo, creo que es todo. ¿Tenéis alguna pregunta qué hacer con respecto a la locura de la que conversamos aquí? ¿No? Muy bien, guarden todas las preguntas para vosotros mismos, a final de cuentas si sois la verdad, ¿será que yo quiero decir alguna cosa?

Bien, hermanos, ¡queden en paz! Disculpadme por las molestias y nos vemos en cualquier momento. Sed bendecidos en el Fuego del Amor Divino y recordad, que la zaranda del Fuego continúa siendo danzada. En cualquier momento sois muy bienvenidos para uniros a ella. Hasta pronto, entonces. Queden en paz, en la paz que nosotros somos.



Mowlavi – 25.11.2013 – El Giro del Fuego

¡Y que gire la Rueda de Fuego! Y se desintegre el corazón en mil chispas. Yo soy Mowlavi, Melchizedek de Fuego y Ángel Guardián de esta Red.

Que gire la Rueda de Fuego y que se desintegre el corazón en mil chispas. Toda la naturaleza canta, todos los corazones cantan y se regocijan en la locura del Amor. Pero la locura del Amor hoy convida a todos a danzar una danza, una danza refinada. La locura convida a todos hoy a dar un paso más hacia adentro de la Rueda de Fuego.

La danza y el canto son de Alegría. La Alegría es una llama y, como toda llama, no tiene principio ni fin. La Alegría es una llama que se disemina, que se multiplica sin jamás perder nada de sí. La Alegría es una llama y, como una llama, dona infinitamente sin jamás perder un ápice de su substancia, sin alterar ni un trazo de su esencia.

Que gire la Rueda de Fuego.

Y que los corazones de la humanidad se desintegren en júbilo.

Júbilo, Éxtasis, Alegría.

El Amado abre su boca y el Verbo resucita.

¿En dónde está la fe en el Amado?

¿En dónde está la fe en la resurrección?

¿Qué resurrección se espera?

Los átomos son Eternos, los átomos jamás mueren.

En el átomo está la simiente espiritual.

Que gire la Rueda de Fuego y que las mentes se desintegren.

Millones y millones de chispas relucientes se esparcen sobre la Tierra.

¿De qué materia está constituida la mente?

¿Y qué espera la mente? ¿Resurrección?

¿Y vuestros átomos son inmortales?

¡Reconoced! ¡Reconoced!

Somos todos átomos girando locamente, conducidos por el Verbo del Amado.

Verbo que vivifica. Verbo que resucita.

¿Y qué resucita? ¿Si los átomos son inmortales?

¿En dónde está el tesoro? ¿En dónde está el paraíso de lo justo?

Bueno, hoy yo debería preguntar “¿en dónde están los justos?”

Mis amados, la justicia no es un concepto, la justicia no es una idea. No, la justicia es la entereza del átomo. La justicia es la inmortalidad del átomo. ¿En dónde está la justicia en ustedes? ¿Y qué tiene que ver la Alegría con la justicia?

Vamos a ir un poco más a fondo.

Escuchad mi voz y seguidme.

Que gire la Rueda de Fuego y que los corazones se desintegren en júbilo.

Que gire la Rueda de Fuego y que los átomos reconozcan su inmortalidad.

La inmortalidad es un eje vertical, la inmortalidad jamás se tuerce, la inmortalidad jamás se dobla. Ella es atributo indefinido, indistinguible del propio átomo.

Ahí está la justicia. Ahí está la justicia. ¿En dónde está lo justo? ¿Quién debe ser resucitado?

El corazón canta. El corazón emite notas de una suavidad de una frescura que la palabra no puede traducir. El corazón es un artista, el corazón es el arte y, al final, es él mismo la materia prima a ser moldeada. En el corazón hay un átomo, padre y madre de todos los otros. El átomo busca vivificar e inmortalizar porque, vida y Vida son atributos inseparables del átomo.

Venid conmigo una vez más. Esta vez suavemente, esta vez con gentileza, esta vez con seducción.

Gire la Rueda de Fuego, Dejad al corazón desintegrarse en mil partículas. Dejen el corazón revolcarse y revolcarse en el júbilo.

La Alegría es el don de los justos. La Alegría es del don de los justos. La Alegría es hija de la justicia. ¿Cuál justicia? ¿La justicia de los sentidos? ¿La justicia de la razón? ¡No!

La justicia de los sentidos produce decepción. La justicia de la razón produce muerte.

La justicia de la que yo hablo es la entereza del átomo. La justicia de la que yo hablo es vida y Vida, indisociables del Espíritu.

La Alegría es hija de la justicia. ¿En dónde está el eje de vuestro átomo? ¿En dónde está vuestro eje?

No tratéis de abandonarlo, escuchad el canto de la naturaleza. La naturaleza se regocija hoy. ¿Los sordos están impedidos para comulgar en este júbilo?

¿Los ciegos son incapaces de ver?

No. Porque la justicia no es la justicia de los sentidos.

¿Y los tontos? ¿Y los decrépitos mentales? ¿Fueron éstos excluidos del banquete?

No. Porque la justicia no es la justicia de la razón.

La justicia es la entereza del átomo, cuyo atributo inseparable es vida y Vida.

Hay un impulso que surge en el útero de la creación y este impulso es compartir, este impulso es donar. ¿A quien el átomo donará la vida y de su Vida? ¿Con quién el átomo desea comulgar y compartir su atributo inseparable?

Que gire la Rueda de Fuego y dejad a la mente desintegrarse en mil chispas. Solamente así el misterio puede ser resuelto, porque ustedes son el átomo cuyo atributo inseparable es la vida y la Vida.

¿A quién buscáis resucitar? ¿Con quién deseáis compartir estos atributos? ¡Vivifiquen! ¡Vivifiquen! De lo contrario el mundo será un valle de huesos.

¡Resucitad! ¡Resucitad! De lo contrario el planeta será un cementerio.

Que gire la Rueda de Fuego y que las mentes y corazones se desintegren en júbilo.



Mowlavi – 23.05.2014 – Una Oda a la Alegría
¡Y que gire la Rueda de Fuego! Y se desintegre el corazón en mil chispas. Yo soy Mowlavi, Melchizedek de Fuego y Ángel Guardián de esta Red.

Que gire la Rueda de Fuego y que se desintegre el corazón en mil chispas. Toda la naturaleza canta, todos los corazones cantan y se regocijan en la locura del Amor. Pero la locura del Amor hoy convida a todos a danzar una danza, una danza refinada. La locura convida a todos hoy a dar un paso más hacia adentro de la Rueda de Fuego.

La danza y el canto son de Alegría. La Alegría es una llama y, como toda llama, no tiene principio ni fin. La Alegría es una llama que se disemina, que se multiplica sin jamás perder nada de sí. La Alegría es una llama y, como una llama, dona infinitamente sin jamás perder un ápice de su substancia, sin alterar ni un trazo de su esencia.

Que gire la Rueda de Fuego.

Y que los corazones de la humanidad se desintegren en júbilo.

Júbilo, Éxtasis, Alegría.

El Amado abre su boca y el Verbo resucita.

¿En dónde está la fe en el Amado?

¿En dónde está la fe en la resurrección?

¿Qué resurrección se espera?

Los átomos son Eternos, los átomos jamás mueren.

En el átomo está la simiente espiritual.

Que gire la Rueda de Fuego y que las mentes se desintegren.

Millones y millones de chispas relucientes se esparcen sobre la Tierra.

¿De qué materia está constituida la mente?

¿Y qué espera la mente? ¿Resurrección?

¿Y vuestros átomos son inmortales?

¡Reconoced! ¡Reconoced!

Somos todos átomos girando locamente, conducidos por el Verbo del Amado.

Verbo que vivifica. Verbo que resucita.

¿Y qué resucita? ¿Si los átomos son inmortales?

¿En dónde está el tesoro? ¿En dónde está el paraíso de lo justo?

Bueno, hoy yo debería preguntar “¿en dónde están los justos?”

Mis amados, la justicia no es un concepto, la justicia no es una idea. No, la justicia es la entereza del átomo. La justicia es la inmortalidad del átomo. ¿En dónde está la justicia en ustedes? ¿Y qué tiene que ver la Alegría con la justicia?

Vamos a ir un poco más a fondo.

Escuchad mi voz y seguidme

Que gire la Rueda de Fuego y que los corazones se desintegren en júbilo.

Que gire la Rueda de Fuego y que los átomos reconozcan su inmortalidad.

La inmortalidad es un eje vertical, la inmortalidad jamás se tuerce, la inmortalidad jamás se dobla. Ella es atributo indefinido, indistinguible del propio átomo.

Ahí está la justicia. Ahí está la justicia. ¿En dónde está lo justo? ¿Quién debe ser resucitado?

El corazón canta. El corazón emite notas de una suavidad de una frescura que la palabra no puede traducir. El corazón es un artista, el corazón es el arte y, al final, es él mismo la materia prima a ser moldeada. En el corazón hay un átomo, padre y madre de todos los otros. El átomo busca vivificar e inmortalizar porque, vida y Vida son atributos inseparables del átomo.

Venid conmigo una vez más. Esta vez suavemente, esta vez con gentileza, esta vez con seducción.

Gire la Rueda de Fuego, Dejad al corazón se desintegrarse en mil partículas. Dejen el corazón revolcarse y revolcarse en el júbilo.

La Alegría es el don de los justos. La Alegría es del don de los justos. La Alegría es hija de la justicia. ¿Cuál justicia? ¿La justicia de los sentidos? ¿La justicia de la razón? ¡No!

La justicia de los sentidos produce decepción. La justicia de la razón produce muerte.

La justicia de la que yo hablo es la entereza del átomo. La justicia de la que yo hablo es vida y Vida, indisociables del Espíritu.

La Alegría es hija de la justicia. ¿En dónde está el eje de su átomo? ¿En dónde está su eje?

No traten de abandonarlo, escuchen el canto de la naturaleza. La naturaleza se regocija hoy. ¿Los sordos están impedidos para comulgar en este júbilo?

¿Los ciegos son incapaces de ver?

No. Porque la justicia no es la justicia de los sentidos.

¿Y los tontos? ¿Y los decrépitos mentales? ¿Fueron éstos excluidos del banquete?

No. Porque la justicia no es la justicia de la razón.

La justicia es la entereza del átomo, cuyo atributo inseparable es vida y Vida.

Hay un impulso que surge en el útero de la creación y este impulso es compartir, este impulso es donar. ¿A quien el átomo donará la vida y de su Vida? ¿Con quién el átomo desea comulgar y compartir su atributo inseparable?

Que gire la Rueda de Fuego y dejen a la mente desintegrarse en mil chispas. Solamente así el misterio puede ser resuelto, porque ustedes son el átomo cuyo atributo inseparable es la vida y la Vida.

¿A quién buscais resucitar? ¿Con quién deseais compartir estos atributos? ¡Vivifiquen! ¡Vivifiquen! De lo contrario el mundo será un valle de huesos.

¡Resucitad! ¡Resucitad! De lo contrario el planeta será un cementerio.

Que gire la Rueda de Fuego y que las mentes y corazones se desintegren en júbilo.


Mowlavi – 18.07.2014 – El Reconocimiento del Ser
¿Es posible contar los granos del polvo de las estrellas? ¿Es posible saber cuántas formas puede cantar la voz del viento? ¿Alguien ha intentado descifrar las formas que toman las ondas del océano? ¿Y hoy, qué historia canta el pulso de la Tierra?

Que los oídos se abran. Que el corazón se expanda. Que los sentidos enloquezcan porque la realidad del Amor no puede ser comprendida a través de ellos.

Existe una Rueda de Fuego que gira. El giro de la rueda mueve universos. El giro de la rueda es también el único movimiento estático en vuestro interior. Atended el giro de la rueda, giremos la Rueda de Fuego.

…Comunión vibratoria…





Mis amados, no será por la mudanza del verbo físico, no será por la transformación forzada de sus comportamientos, no será por la sustitución de una creencia por otra, que la Paz se establecerá. El Rayo de la Paz no responde las demandas de un mundo ilusorio. El Rayo de la Paz es expresión espontanea de la esencia. Cuando vuestra atención se da vuelta hacia la Rueda de Fuego que gira en vuestro interior, entonces desde esta rueda el Rayo de la Paz es emanado y, vivifica y transforma, rescata y redime la materia del mundo.

La Rueda de Fuego de la cual yo hablo no es un objeto, no es tampoco una estructura vibratoria o lumínica, es simplemente una metáfora como la poesía puede ofrecernos para referirnos hacia aquella esencia incognoscible, intocable, indescriptible que es lo ilimitado del Ser.

Reconoced, solamente. Esto no exige esfuerzo, esto no exige una acción construida en el mundo de las formas, esto no exige rituales, reglas ni ceremonias. Este reconocimiento sucede en la misma simplicidad del Ser.

Este reconocimiento de hecho es también una capacidad de la consciencia, porque este reconocimiento no es la denominación de aquello, este reconocimiento no es la catalogación o un análisis de la experiencia, porque el Ser no puede ser experimentado, una vez que el propio agente de reconocimiento en sí desaparece.



Cuando la simplicidad del Ser se orienta hacia este reconocimiento, percibiréis: que el actor no tiene más sentido. Cuando en la simplicidad del Ser, se permiten este reconocimiento consciente, entonces percibirán que el palco en el teatro no tiene más sentido. Y aún así, el agente, el palco, el teatro y así mismo la historia que en él se desarrolla pueden continuar existiendo. Y entonces habrán sido liberados del gran engaño de la identificación y de la limitación como el que se desarrolla en el palco del teatro.


Reconoceos en la simplicidad del Ser y percibiréis que el agente es un fenómeno en el cuerpo de la Madre Universal. Reconózcase en la simplicidad del Ser y percibiréis que la historia que se desarrolla, cualquiera que ella sea, y no pasa de ser un velo que cubre el cuerpo.



Todos los fenómenos son esencialmente vacíos, porque no poseen existencia propia e independiente. Todos los fenómenos, desde el mismo sentido de una individualidad, hasta la experiencia que la individualidad cree ejercer son vacíos, carentes de existencia independiente, pasajera o condicionada en la gran realidad cósmica.


Entonces yo os pregunto: ¿qué sentido puede haber en la guerra frente a este reconocimiento? ¿Qué sentido puede haber en el conflicto frente a este reconocimiento? Comprended, el Rayo de la Paz no se establecerá por la resolución de la historia que sucede en este teatro, el Rayo de la Paz se establece cuando reconozcan la fenomenicidad de este teatro y la fenomenicidad de aquél que cree interpretarlo.



Giremos una vez más la Rueda de Fuego. Yo os convido a reconoceros en la simplicidad del Ser.


…Comunión vibratoria…



Todos los fenómenos que ya experimentáis en este mundo, esto delante de en dónde ya os encontráis, es de largo lo más extraordinario, porque ya os encontráis en la eminencia de la redención. La liberación sucedió para todas las almas, queda solo que la realidad vigente aún en el mundo de las formas sea desafiada y disipada en esta Rueda de Fuego, en el reconocimiento de la simplicidad del Ser.

Todo lo que es necesario para que atraveséis este periodo es una paz más profunda o de otro modo, un conflicto más suave, y que estéis dispuestos a aceptar este desafío y disipación de todo aquello que tomasteis como verdadero y natural.

Yo los convido, en la simplicidad del Ser, a vivir más estos fenómenos, alineados con la vibración y, más que esto, al silencio inmutable de la Rueda de Fuego. Sed Bendecidos, ¡Aní Maritumi!


Participantes: ¡Aní Maritumi!





Mensajes canalizados por Selén
www.escolaluzviva.com

Permitida la reproducción total o parcial de esta publicación citando la fuente y para fines no comerciales.

Traducción: Lucía Montaño Ferrer
Selén Om
http://www.escolaluzviva.com.br/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...