domingo, 16 de noviembre de 2014

SAL DE TU ZONA DE CONFORT: UNA GUÍA PARA LOS ATERRORIZADOS 15 NOV , 2014






Sal de tu zona de confort: Una guía para los aterrorizados


Es aterrador salir del área de comodidad, pero es ahí donde podemos crecer, aprender y desarrollarnos para expandir nuestros horizontes más allá de lo que creíamos posible. Para Andy Molinsky, profesor de comportamiento organizacional en la Brandeis University, dejar la zona de confort era participar en las discusiones de clases en el colegio. Para llegar a las charlas públicas y reuniones de departamento. A continuación te dejamos su artículo para Harvard Business Review donde explica cómo salir de tu caparazón y por qué debes hacerlo:

¿Saben qué? No dije ni una palabra en casi todo mi paso por la universidad y aporté muy poco en reuniones profesionales por largo tiempo. Mi sorpresa fue cuando conversando con el resto sobre sus propios miedos y desafíos, supe que no estaba solo.

En 20 años avancé muy rápido y ahora estoy en la interesante posición de enseñar y guiar a otros para que también puedan dejar el miedo atrás ¿Cómo puedes encontrar el coraje para dar el salto? Mira estos tres consejos:
1. Reconoce cuando te estás engañando a ti mismo




Cuando tenía miedo de participar yo racionalizaba mi molestia y me convencía de que “participar no era tan importante”. Ahora vivo escuchando razones similares como “la gestión de redes no es tan importante, la calidad de mi trabajo lo es”. Si bien eso es cierto, también puede estar encubriendo la realidad de que existe temor de hablar en público.

Por lo tanto, debes preguntarte lo siguiente: ¿Experimentas ansiedad bajo estas situaciones? ¿Si no sintieras estrés te gustaría intentarlo? ¿Lo encuentras emocionante? ¿Ayudaría a tu carrera? Si la respuesta es sí (¡Sé honesto!), probablemente se trata sólo de miedo. Es fantástico reconocer lo que experimentas, ya que ahora puedes pasar al siguiente paso del proceso, el cual es usar tu poder de racionalización a favor tuyo.

Es decir, en vez de pensar por qué no vale la pena intentar aquel comportamiento, analiza activamente todas las razones de por qué sí deberías hacerlo ¿Cómo te ayuda a lograr esa meta? Entiende por qué quieres dar este salto y qué hay en él para ti, es una maravillosa motivación.
2. Consejo: Construye un plan que sea único para tu situación



Es audaz dar un salto sin un plan, pero a la vez también es imprudente. Sin una estrategia probablemente terminarás donde comenzaste ¿Cuál deberías usar?

Yo ayudo a las personas a identificar aquello que es lo más desafiante en una situación en particular. Luego les doy un set de herramientas para que encuentren una solución frente a estos desafíos.

Mi sistema es afirmar la idea de que no existe un camino perfecto para alcanzar el comportamiento en el que estás trabajando, ya sea gestión de redes, participación en una reunión o simplemente aprender a conversar trivialidades. En la mayoría de las situaciones puedes encontrar una manera de personalizar tu comportamiento para ser efectivo en la nueva situación sin sentir que te pierdes a ti mismo en el proceso.

Por ejemplo, digamos que eres un introvertido que le tiene terror a la idea de una conversación trivial con un grupo de extraños en un evento de gestión de redes. Conozco a muchos individuos en esta situación y mi consejo a ellos -similar al que da Susan Cain para empoderar a los introvertidos y que así prosperen en un mundo de extrovertidos– es resistirse a la idea de que hay una sola forma de proceder en estos eventos. Sí, para algunos es natural actuar en la forma clásica, pero para otros no. Y si ese eres tú, en cualquier situación en la que estés trabajando, ajusta la situación a tu gusto.

Entonces, en vez de sentirte presionado a conocer a todos, concéntrate en 1 ó 2 personas con quienes crees que te llevarás bien y efectivamente trata de conocerlos. Si este tipo de conversación no es para ti, especialmente en lugares ruidosos y llenos, concéntrate en hacer contactos iniciales en el evento con el fin de organizar reuniones en un ambiente más confortable, como en un café o incluso por teléfono.

El punto es que en vez de estar sobrepasado, puedes tomar control de ella y hacerla tuya. Ese es el poder de la personalización.
3. Encuentra un mentor o coach



Incluso con un plan sólido y un sentido de propósito revitalizado, una buena cuota de ayuda, coraje, inspiración y feedback, pueden sellar el trato. Puede ser un entrenador profesional, pero un colega o amigo reflexivo también pueden hacerlo.

Por ejemplo, puede identificar la brecha que existe entre tu comportamiento habitual, natural y cómodo para analizar el que necesitas en la nueva situación para ser efectivo. También puede personalizarlo para encontrar ese dulce punto en que se mezclan efectividad y autenticidad. Finalmente, te puede ayudar a perseverar cuando el proceso es duro y cuando estás operando fuera de tu zona de comodidad, en situaciones que realmente importan.

Cuando quieras salir de tu zona de confort, no confundas resultados mágicos con procesos mágicos. La adaptación toma tiempo, esfuerzo, estrategia y determinación. Pero con un plan sólido en su lugar y el coraje para llevarlo adelante, tus resultados pueden ser extraordinarios.

Original.
Fuente: http://www.accionpreferente.com/estrategia/sal-de-tu-zona-de-confort-una-guia-para-los-aterrorizados/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...