viernes, 28 de noviembre de 2014

ARCANGEL GABRIEL: SOBRE LA MANSEDUMBRE-27-11-2014 Por Marlene Swetlishof



Amados, Tengamos una charla sobre la cualidad del amor conocida como mansedumbre.
Esta cualidad se aprecia en un individuo como alguien humilde y gentil, alguien que muestra bondad en su naturaleza, como alguien que es pacífico y dispuesto a hacer lo que es bueno y correcto.
Ellos expresan verdadera humildad al no considerarse a sí mismos demasiado buenos o demasiado importantes para las tareas humildes.
Soportan agravios de otros con paciencia y sin resentimiento, manteniendo sus propios sentimientos bajo control y haciendo obras desde la humildad que proviene de la sabiduría interior.
Tienen la noble capacidad para donarse a los deseos de los demás complaciendo justamente en todo lo que pueden.
Como el gigante generoso, sacrifican sus propios derechos por el bien de la paz y del amor, la generosidad y la simpatía por el otro individuo.
En todas las situaciones, demuestran moderación junto con fuerza y coraje.
Una persona gentil no busca enojar a otras personas. La gentileza al interior de una persona desea que no se haga ningún daño.
Una persona amable es una persona no violenta que opta por actuar de una manera que no perjudique a los demás.
Son conscientes de que hay formas suaves para ser asertivo, que hay formas no violentas para defender lo que es correcto, y las formas de no-manipulación para dirigir e inspirar a otros.
La persona gentil muestra verdadera fuerza por mantenerse fría, anulando sus tendencias del ego humano para ser justa por encima de todo lo demás.
Ellas piensan primero y luego responden de la manera que mejor ayudará a la otra persona para comprender la lógica no-violenta.
La mansedumbre en un individuo puede hacer perder algunas batallas, pero ayuda a ganar la lucha total.
Una respuesta suave tiende a crear menos enemigos, y sin duda más amigos.
Los que tienen una actitud de amabilidad por buscar formas que beneficien a los demás siempre tratan a los demás con suavidad.
Esta actitud puede contribuir mucho a la comodidad de la vida y a la paz de la sociedad al reducir la fricción entre las personas.
La mansedumbre es el autocontrol que se muestra en un espíritu tranquilo basado en una confianza inquebrantable en Dios y en la bondad de los demás.
Muchas personas piensan que la mansedumbre en un individuo es ser débil, tímido, pasivo pero en realidad es la fuerza bajo control.
Es esta cualidad del amor interior, la que ayuda a las personas a conquistarse a sí mismas.
La mansedumbre de espíritu en un individuo permite que el espíritu de uno se mueva a través de ellos, haciéndolos cariñosos, alegres, tranquilos, pacientes, amables, buenos, fieles, y que tengan autocontrol.
La mansedumbre es aquella cualidad que no insiste en la reivindicación personal.
No siempre tiene que corregir a los demás y no se paga en especie.
No devuelve insulto por insulto y no usa la fuerza y la intimidación para salirse con la suya.
La mansedumbre gana su fuerza de su constante y estable base de bondad.
La práctica diaria de las cualidades y virtudes de la generosidad, la compasión, la misericordia, la gratitud, la humildad y la tolerancia preparan a una persona para la cualidad de la mansedumbre.
Sólo las personas fuertes pueden ser mansas, porque la mansedumbre reprime la fuerza por el amor.
Cuando uno piensa sólo en uno mismo y no piensa también en los demás, entonces es fácil herir a otros sin querer.
Sólo se puede ser manso con los demás cuando uno ha aprendido a ser gentil, amable y compasivo con uno mismo.
Cada individuo habla por sus palabras, y toma acción, ya sea grande o pequeña, con la mayor mansedumbre posible.
Este enfoque reflexivo puede servir de modelo para que otros puedan imitar.
El poder motivador detrás de la mansedumbre es siempre el amor – el amor por los otros, en nombre de quienes uno se frena.
Comportarse de una manera suave requiere que uno permanezca centrado en sus valores y fuerza y que las reacciones de uno cambien.
Preocupación, miedo y súbitos arrebatos de ira se convierten en una cosa del pasado. Se duerme en paz, porque su conciencia está tranquila.
El de tono de voz de uno se suaviza, uno sonríe más y expresa menos críticas y en su lugar da más ánimo y empoderamiento a los demás.
Aprender y vivir se convierte en una experiencia gozosa donde la mansedumbre de cada uno es la regla del día.
Una vez que uno prueba el efecto de la mansedumbre en uno mismo y en los demás, uno nunca va a querer que su vieja manera de relacionarse con los demás regrese de nuevo.
En todas las cosas, lo mejor es ser amable y amoroso con dulzura en la voz de uno. Esta dulzura es un reflejo del profundo amor.
Este amor es tan sutil que para estar en la presencia de un ser tan manso puede calmar un corazón dolorido.
Sus palabras de sabiduría pueden desenredar la mente más confusa. Se habla suavemente y sin esfuerzo de una manera sencilla y profunda.
Un mensaje de amor y de verdad de uno que viene del corazón toca profundamente el corazón de otros.
Es sabio nutrirse desde adentro hacia afuera, para estar en el flujo de la vida en lugar de resistirse y retrasarlo. Uno puede reconocer libremente el momento presente en su totalidad.
Uno puede incluir todos los aspectos del mismo, a partir de los momentos alegres, juguetones, y de los incómodos y difíciles.
Uno reconoce los logros de uno y disfruta de pequeños éxitos a medida que ocurren, celebrando con pequeñas recompensas en ese momento.
Ellos no se apresuran al paso siguiente ignorando y posponiendo la celebración que reconoce su victoria.
Desaceleran su vida para simplificar sus tareas y se comprometen a hacer menos en lugar de más, es ser amable con uno mismo.
Escuchar a su cuerpo y seguir su orientación mediante la práctica de una alimentación saludable consciente es ser amable con uno mismo.
Permitir y decidir liberar y dejar de lado las historias sobre el pasado que constantemente se mantienen repitiendo en la cabeza de uno es una poderosa manera de ser amable con uno mismo.
Al decir no a los compromisos que no sirven a sus valores en una forma delicada, uno está aprendiendo sobre el poder del discernimiento y son reflexivos en sus elecciones de uno.
Hay que deshacerse de lo viejo antes de poder asumir lo nuevo mediante la creación de un tiempo diario para relajarse y simplemente ser. Uno puede evitar agotarse con las actividades de uno y su efecto en el bienestar de uno.
Al seguir su intuición y escuchar la suave guía de su interior, se evita sobreanalizar las situaciones en la vida de uno hasta el punto del agotamiento.
Ser amable con uno mismo si uno no sabe todas las respuestas es perfectamente aceptable.
Siguiendo estos preceptos, uno adquiere un aspecto diferente del mundo, un mundo que es más amable, más significativo, más abundante y más compasivo.
Cuando cada individuo se toma el tiempo para reconectar con su yo auténtico y su divinidad interior, son amables consigo mismos y aceptan todas sus imperfecciones.
Cuando reemplazan el miedo por confianza y aprenden a dejar de lado las cosas que no pueden controlar, han aprendido a ser amables con ellos mismos.
Que cada uno de ustedes practique la mansedumbre con ustedes mismos y con las personas que les rodean, cuidándose mientras caminan delicadamente por el mundo.


YO SOY el Arcángel Gabriel
© 2014 Marlene Swetlishoff / Tsu-tana (Soo-tam-ah) Guardiana de las Sinfonías de Gracia
Traducido Por Andelei
Se da permiso para compartir este mensaje, siempre y cuando el mensaje se haya escrito en su totalidad y nada se haya cambiado o alterado de ninguna manera y el crédito, los derechos de autor del escritor y sitios web sean incluidos.
www.therainbowscribe.com
www.movingintoluminosity.com


Por Marlene Swetlishoff-The Rainbowscribe

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...