viernes, 1 de agosto de 2014

MARÍA. “Todas sus ilusiones y todas sus creencias van a caer. Todo va a desaparecer. Ya sea su pasado, su historia, ya sea su escenario, todo va estallar de cara al Amor, de cara al Fuego del Amor que va a ver todo disolverse, todo quemarse y retomar su lugar. Por Océane. 31 de julio de 2014. Con audio. ¡Compartir!!!


http://leiturasdaluz.blogspot.com.ar/2014/07/maria-31-de-julho-de-2014.html


Traducción del portugués: Lucía Montaño Ferrer

http://yosoylucialaluzdelmundo.blogspot.com/2014/07/maria-todas-sus-ilusiones-y-todas-sus.html


Audio
https://www.yakitome.com/tts?a=T&b=983616&c=Q8Bu9kjo3ToDbY




Mis queridos hijos bien amados, Yo Soy MARÍA, Reina de los Cielos y de la Tierra, y Yo vengo, hoy, con mucha alegría, para reencontrarlos, envolverlos con nuestro Amor y vivir esta Comunión de Corazón a Corazón, de Presencia a Presencia, a partir de este instante.


Si lo quieren, comencemos con un momento de Silencio, para vivir y ubicarse en el Corazón, ese Corazón de Unidad en una única y misma Danza.






…Comunión…






Bien amados, Yo Estoy aquí, hoy, presente, acompañada de mis hermanas, las Doce Estrellas, y los Melchizedek que están aquí, igualmente reunidos, para saludarlos y acompañarlos en este tiempo de reversión colectiva, en este tiempo final y decisivo, este tiempo que como ustedes saben, no es “el fin de los tiempos” en una versión apocalíptica, pero, sí, el fin de todas las ilusiones, el fin de un mundo que ustedes crearon, este mundo falsificado que no tiene ninguna consistencia frente a la Belleza de la Gracia que ustedes Son y que nosotros Somos, en Realidad.


Por lo tanto, cada vez más, todas sus ilusiones y todas sus creencias van a caer.


Todo va a desaparecer.


Ya sea su pasado, su historia, ya sea su escenario, todo va estallar de cara al Amor, de cara al Fuego del Amor que va a ver todo disolverse, todo quemarse y retomar su lugar.


Por lo tanto, no tengan ningún temor, queridos hijos bien amados, permanezcan allí en la Alegría, porque es un tiempo de Fiesta, es un tiempo de Celebración, es el tiempo de los Reencuentros colectivos.


Es el tiempo del Amor y de la Danza, es el tiempo de unirse a la Evidencia.


Entonces, acompañadas de los Melchizedek, nosotros les decimos: “Nosotros estamos aquí, nosotros los esperamos, más que nunca, en su Eternidad.


Eternidad que ustedes van, cada vez más, cada uno a su ritmo y cada uno a su modo, a reintegrar.


Ya sea de un modo suave, ya sea de un modo más brutal para aquellos que aún no se han atrevido a dar vuelta y hacer este Cara a Cara con su propia Eternidad.


Pero no tengan miedo de esto, porque es, verdaderamente, la Alegría lo que va a revelarse, Alegría muy diferente de aquella que ustedes puedan conocer en ese mundo, y muy diferente, igualmente, de aquella que ustedes puedan imaginar.


Para esto, detengan toda proyección, detengan toda espera y toda expectativa, todo deseo.


Dejen que la Verdad salga, que el Fuego del Amor los consuma, enteramente.


Porque lo que se anuncia, es lo que se vive, cada vez más, para cada uno de ustedes y, muy pronto a nivel colectivo.


Algunos de ustedes ya dieron vuelta y viven, ya esta Disolución en la Revelación de la Verdad, de la Unidad, de su verdadera Naturaleza.


Allí, todo va a Aparecer, todo va a acontecer, a pesar de ustedes, nosotros estamos muy satisfechos con esto.


Nosotros estamos con Alegría con lo que sucede en estos tiempos.


Por lo tanto, reunámonos, no de un modo físico, pero reunámonos todos, unos con otros, en un único y mismo Corazón, en una única y misma consciencia, para que cada uno, cada vez más, perciba y vea que no existe separación, que solamente existe Unidad, que solamente existe el Amor, que solo existe este Océano de Paz y de Felicidad.


Vivamos un momento de Comunión, queridos hijos.






…Comunión…






Ustedes son la Morada de Paz Suprema.


Algunos conocen esto a nivel intelectual, pero, aquí, lo que les es dado es la Vivencia, enteramente.


Ustedes saben, todo está consumado, esto ya les fue dicho.


Por lo tanto, ahora, es tiempo de concretizarlo en la materia, para que los velos, los velos que aún están presentes para algunos de ustedes, se disuelvan, enteramente, bajo la acción del Fuego, bajo la acción de la Gracia.


Entonces, los Melchizedek y mis queridas Doce Estrellas están aquí, más que nunca, acompañándolos en estos tiempos decisivos.


Sus hermanos, los Ángeles del Señor, Hermanos Vegalianos, están aquí, preparándose para acoger algunos de ustedes, envolviéndolos con todo su Amor.


En cuanto a mis Doce Estrellas, como Yo les había mencionado hace ya algún tiempo, Ellas se encuentran alrededor del Planeta, en este mismo momento, formando una Graciosa ronda, acompañando, así, el parto de la Tierra, pero, sobre todo, a cada uno de ustedes, para el momento colectivo.


Ellas son como parteras, que realizan su Obra de Amor, que los acompañan con el Corazón de la Gracia, y que están aquí como una flor que les ofrece su perfume y que les anuncian que todo es para lo mejor, que no hay que tener inquietud y que su Abandono es total, todo sucederá con una suavidad infinita, en una total Gracia.


Por lo tanto, a cada instante, queridos hijos, permanezcan aquí, bien ubicados en los Cuatro Pilares, bien alineados en el Corazón, este Corazón de Unidad, ubicados en su Eternidad, y todo se desarrollará para bien.


El miedo no tiene ningún lugar cuando ustedes están instalados en su Eternidad.


Entonces, no se distraigan demasiado cuando vivan todo lo que puede o podrá suceder a nivel planetario, a nivel de su humanidad.


Sean este Amor, sean la Gracia, sean el Camino, la Verdad y la Vida que ustedes son.


CRISTO viene y, aunque siempre estuvo ahí, Él viene a revelarse, con toda Su Belleza y Su Verdad, a toda la humanidad.


Es el tiempo de Celebraciones, es el tiempo de Reencuentros con su Eternidad.


Yo les doy todo mi Amor, mis queridos hijos, brémisskayan, y Yo los impulso en lo infinito de nuestra verdadera Naturaleza.


Vengan, nosotros los esperamos.


Den la vuelta, si aún no lo han hecho, y reencontrémonos, plenamente, para el Gran Baile de las Celebraciones.


Amor, Fiesta, Felicidad…


Sean simples, más que nunca, en esa pequeñez y en esa inocencia de un niño que descubre, con admiración, lo que él siempre fue.


Nosotros los saludamos, brémisskayan, con mucho Amor, y les decimos hasta ahora.


Gracias… Sohàn brémisskayàn.


Gratitud a ustedes.






Transmitido por Océane.
Fuente: http://www.lecollectifdelun.com/t2902-MARIE-31-jullet-2014.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...