domingo, 3 de agosto de 2014

JUNTOS, PARA SIEMPRE, UNO....- SANANDA 31-07-2014-Por Kathryn E. May



Sananda: Hola a todos y saludos desde las naves de la Federación Galáctica, donde estamos debatiendo sobre la Revelación que hemos planeado para un cercano futuro.
Quiero que se preparen para la diversión, y hacerles saber que todo lo que sea que tengan en mente, cuando piensan sobre la “Revelación”, puede que no sea lo que estamos planeando.
Por supuesto, nuestros planes evolucionan a medida que las condiciones del terreno evolucionan, así que hemos pasado de ser el escenario del fin del mundo que habíamos planeado en los años 50 – a abalanzarnos (bajar en picado) y recogerlos a todos ustedes en millones de naves cuando parecía inminente el holocausto nuclear que fue planeado.
Para tranquilizarles, Amados, teníamos bien practicado “el simulacro de emergencia”. Podríamos haberles “elevado en el aire” (rescatado) a todos en cuestión de minutos si hubiera sido necesario.
Afortunadamente, esa horrible posibilidad ha sido detenida, ya que las armas nucleares en su planeta son inoperantes, y la opción diplomática es cada vez más eficaz.
Sí, tuvimos un suspiro de alivio cuando se nos permitió intervenir un poco, porque nuestro Gran Creador no permitirá que tal locura vuelva a ocurrir jamás.
Ahora, estamos viendo una manera menos dramática para saludarles, como lo hemos venido haciendo desde hace algún tiempo.
Un reciente avistamiento sobre Londres ayudó a consolidar el reconocimiento por el pueblo británico de que estamos aquí, y que traemos saludos (buenas nuevas).
No tiene importancia cuál de las naves de la masiva flota bajo el Comando Ashtar se presentó y permitió ser fotografiada. La gente sobre el terreno (en el suelo) todavía no tienen la experiencia necesaria para identificar o comprender nuestras naves o de donde pueden proceder.
No importa, ya ven, porque todas están aquí para el mismo propósito – para observar su evolución hacia las vibraciones más elevadas y ser de ayuda si es posible.
En general, no se nos permite empujar o modificar sus asuntos en la tierra, no importa que tan omnipotentes que ustedes puedan pensar que somos nosotros; no se nos permite usar nuestros poderes para cambiar el curso de una civilización; deben ser capaces de elevarse por su cuenta.
Se nos ha permitido que les ayudemos en la forma de estos mensajes, ya que ahora es el final del ciclo de crecimiento que permitirá su Ascensión en masa, y porque El Creador vio, que sin un mayor contacto con nosotros, no hubieran sido capaces de llegar a una suficiente y elevada vibración para lograrlo.
Es su oportunidad ahora, Queridos. Las nutritivas energías desde el Sol Central del Creador están inundando el planeta, y les están dando el impulso adicional para llevarles a su objetivo.
Ustedes y yo hemos estado en este sendero desde hace miles de años, sufriendo muchos tropiezos y reveses a medida que nos enfrentabamos a las manipulaciones y la crueldad de los Oscuros.
No debemos permitir ahora las interferencias que se interponen en el camino de nuestra Ascensión.
Y que son la desesperación, la depresión, la desilusión, el desánimo y lo peor de todo, una pérdida de la fe.
Aquí detrás del Velo, ustedes tienen la compleja desventaja y el desafío de mantener el equilibrio y verse a sí mismos como los Dioses y Diosas que realmente son.
Ustedes piensan que no hay ninguna prueba de que existe incluso un Dios, y especialmente que ustedes son una parte completamente integrada del Alma-Dios.
Ustedes se preguntan: “¿Quién soy yo? quiero saber quién soy yo en la jerarquía del Cielo”, y buscan e imploran por medios psíquicos, que finalmente, les dicen:”Sí, tú eres una encarnación de la Madre María”, o “Sí, tú eres un aspecto de Jesús”.
Es verdad, ya saben. Sea lo que sea lo que les han dicho es cierto. Tú eres un aspecto mío, al igual que yo soy un aspecto tuyo.
Deseo decirles a ustedes una gran Verdad Universal, porque creo que están listos para comprender la Verdad.
Y esa es que ustedes son todos los aspectos del Creador, enlaces directos a la energía del Gran Sol Central, tal como yo lo soy, al igual que la Madre / Padre Dios y de todos los otros Maestros con los que han aprendido a hablar, y el amor está conectado con ustedes.
Ese vínculo es sentido a través de su corazón – el mismo lugar donde sienten la profunda conexión con sus hijos o sus padres.
Cuando les decimos, Queridos, que Somos Uno, lo decimos en serio. No lo estamos sólo diciendo como un bonito cuento para dormir bien.
Les estamos informando de la simple verdad de que los seres en todo el Multiverso lo saben en sus corazones.
Ustedes están entre los últimos en aceptar realmente esta verdad, ¿no es así?
Los árboles, los animales, los planetas y las estrellas, todos viven en paz con el conocimiento de que son una expresión del Corazón del Gran Creador.
Su raza humana ha sido creada para experimentar el Amor y la profunda alegría de saber que nunca pueden estar solos, nunca aislados, nunca separados del Uno que es Amor.
Sí, incluso su planeta, la Madre Terra, ha sido creada con el propósito de contribuir a elevar a la humanidad al nivel de aceptación, de principio a fin – a la aceptación que les indica en lo profundo de su mente inconsciente que ustedes son buenos, que ustedes son suficientes, que ustedes son Amados infinitamente y sin ninguna duda – y es esa aceptación que les trae la paz.
Ustedes han vivido en un planeta en conflicto, porque ustedes están en guerra con Dios. Ustedes sostienen y debaten, preguntan y demandan explicaciones, cuando la Verdad está ahí en su corazón.
Sí, la humanidad es la raza del Creador en todos los sentidos de la palabra, debido a su inteligencia, imaginación y su voluntad, pero ustedes, el alma que son, no son humanos.
Ustedes han venido aquí para experimentar las cosas intensamente, para quizás ayudar a la misma raza para elevarse y aceptar su verdadero lugar en el Cielo, al igual como antes lo han hecho – todas las otras especies y otras razas humanas.
Ustedes, Queridos Hermanos y Hermanas del Alma, están cumpliendo con el plan de Dios al igual que la hormiga está en la acera, al igual que la ballena y el delfín, y el águila se expresan a sí mismos como Dios.
Todos regresan a casa al final de sus encarnaciones.
Todos viven en el cálido abrazo del Amor, como un integrado y afortunado miembro incluido de la gran hueste de seres Celestiales, quienes se experimentan a sí mismos como iguales, socios en la gran experiencia que es la Vida.
Aquí, en los reinos Celestiales no nos experimentamos a nosotros mismos como parte de una jerarquía; simplemente somos.
Pero lo que sí sabemos es de nuestros experimentos en la individualización, en sentirnos nosotros mismos el estar separados y experimentar el libre albedrío, y también sabemos que esos viajes en la separación eran, en el mayor entendimiento final, una ilusión.
Y que siempre venimos a casa a los amorosos brazos de nuestro Creador, y de las otras formas de energía que reconocemos como nuestros Hermanos y Hermanas, nuestras Llamas Gemelas y nuestros compañeros del alma.
Ahora bien, es el siguiente paso en su desarrollo el ver la continuidad de la Vida que transcurre por todas sus experiencias, tanto si se encuentran aquí en un cuerpo humano o viajando por el Universo en sus cuerpos de luz, o encarnando en un lejano planeta para experimentar una vida de comodidad y de armonía.
Amados, somos como los peces del mar – cualquier pez, cualquier mar – en que nadamos en el gran océano del Amor de Dios.
Respiramos el aire de la creación de Dios, comemos la comida de Dios creada para nosotros, y vivimos la vida del cuerpo que hemos elegido habitar en esta experiencia de vida.
No podemos ser abandonados por Dios, no importa lo oscuros que puedan ser nuestros pensamientos; no podemos ser castigados por Dios por los pecados o por cualquier otra cosa, porque Dios nos ve como una parte de él/ella mismo/a, y ama a toda la Creación como Una.
Para Dios le resultaría impensable el castigar a cualquier criatura, cualquier ser, porque no es una parte del Gran Plan el controlar o destruir a los preciosos seres que fueron creados en el Amor.
Se nos ha dado el reinado para vivir bien o mal, lo que sea que escogemos, y aprender de la experiencia.
Cuando se hayan acostumbrado a encarnar en la Tierra, es fácil comenzar a sentir que esta experiencia del sufrimiento y del conflicto es sólo la forma del Universo, o lo que la vida es, pero no es cierto. La Vida es la VIDA.
La fuerza de la vida que corre por sus venas no se ocupa de si la sienten o no, si reconocen su presencia o no, simplemente es, y lo seguirá siendo para sostenerles tanto tiempo como continúen en este cuerpo.
Es un regalo, una bendición que se les da libremente y sin condiciones. Son sólo ustedes, Queridos, que ponen condiciones, juicios y restricciones sobre su propia alegría.
Dios no te creó para que sufras, o para que te preocupes o para sentirte solo y separado. Seamos claros aquí. Tú, el alma que eres, eres una parte integrante del todo lo que es el Creador.
No existe una partición en eso, o quedarse fuera, o separarse uno mismo. No puede hacerse.
Sólo cuando vienes aquí – el alma que tú eres – a habitar una forma humana, comienzas a pensar en términos de cómo estás solo en el Universo, y te preguntas si puede haber vida inteligente en algún lugar del Cosmos como tú.
Desde el punto de vista de las dimensiones más elevadas, sería gracioso siquiera pensar que ustedes se podrían preguntar algo tan obvio, y que pudieran en la actualidad creer que son los únicos seres conscientes, si no fuera algo tan completamente y tristemente delirante.
Ustedes ven, sus sufrimientos no provienen de las condiciones físicas de su vida, porque se necesita muy poco para un ser humano vivir feliz, como muchas de las culturas indígenas nos han mostrado a lo largo de los siglos.
Miren a un bebé, y verán lo mucho que ese niño realmente desea. Una razonable cantidad de leche nutritiva, una profunda y amorosa mirada por parte de los padres, un poco de consuelo en la forma de un pañal limpio y un íntimo abrazo, y el niño va a suministrar el resto de su conexión con Dios, con sus ángeles de la guarda, y los patrones de luz y energía que los rodean.
Voy a seguir bañándolos con mi Amor sobre ustedes, Amados, hasta que sean capaces de absorber ese amor y hasta que puedan escuchar mi voz susurrando poemas de amor en sus oídos y sentir mis besos en su rostro y mis brazos rodeándoles, porque yo les estoy trayendo el Amor que siento de nuestro Creador.
Simplemente les estoy expresando lo que siento y lo que sé en lo más profundo de mi corazón – de que somos amados y apreciados, y será siempre y para siempre así.
Les doy a ustedes este Amor libremente y sin condiciones, porque me es dado a mí libremente, a cada momento, cada día, por toda la eternidad.
Yo estoy aquí para ustedes siempre, y permaneceré con ustedes en el Amor, por tanto tiempo como vamos a respirar la eterna Luz y el Amor de nuestro Creador.
Yo soy su Sananda.
Transcrito por Kathryn E. May,
Julio 31, 2014,
22:00, Nueva York
www.whoneedslight.org.
∞ Pueden compartir siempre que no alteren o modifiquen los textos ni la forma o el orden en que están establecidos, respetando sus fuentes, el sitio web y su traductor. Gracias.
1 de agosto de 2014 a la(s) 10:07
facebook/tonydepablo ©


Publicado por https://www.facebook.com/notes/tony-de-pablo/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...