sábado, 26 de julio de 2014

ARCANGEL GABRIEL: SOBRE LA PAZ- 24-07-2014



Amados, Tengamos una charla sobre la cualidad del amor llamada paz.
Esta es una cualidad del amor que todos en el mundo quieren. Un mundo que está lleno de estrés, de ansiedad y de tensión hace que sea difícil determinar cómo una persona puede alcanzar y mantener esta cualidad de paz en sus vidas diarias.
Debido a esto, la gente nunca realmente la experimentan. La paz es un sentimiento intensamente profundo de alegría y seguridad, un sentido de que una persona tiene todo lo que necesita para hacer frente a todo lo que está tratando con un sentido de confianza en su propia valía y dignidad inherente.
Ellos sienten que tienen la capacidad de llegar a un equilibrio que les permite abrazar y expresar la voluntad de vivir como uno con los demás.
Esto es cuando la paz se refleja en el mundo, porque sólo mediante el trabajo conjunto con los demás y amar a todos los demás como a la propia hermana y hermano, se puede lograr la paz.
Si la paz está presente, todo es posible; tal como la experiencia de amor, de compasión y de perdón en las interacciones de uno con los demás.
La paz se logra de trabajar juntos y tratando de desarrollar una resonancia espiritual de sabiduría y compasión que emana desde el interior de cada individuo en sus viajes espirituales personales.
Cuando una persona ama a los demás como se aman a sí mismo, ellos encarnan las cualidades de compasión y armonía y esto se irradia hacia fuera en su esfera de influencias.
En todas las cosas, es importante encontrar la paz interior. Un viaje espiritual de un individuo, sin importar a dónde conduzca, debe traerlos a esta realización.
La paz comienza dentro de cada individuo y se irradia hacia el mundo exterior. Se requiere que una persona viva su vida con el máximo respeto para con todos los seres vivos y honrar esto de la mejor manera.
Deben disfrutar trabajar hacia un mundo más pacífico, y con fe, avanzar e ir en la búsqueda de esa visión.
Deben creer en sí mismos, sin importar donde su visión los lleva. Deben ser la manifestación viviente que respire esa visión, ya que nadie se encontrará en un mundo en paz que primero no crea en su propia existencia.
Deben caminar su charla y no sólo sentarse o desconectarse y dejar que les suceda todo lo que les va a suceder a ellos y a su planeta.
Deben convertirse en pro-activos, dar un paso adelante y hacer su parte para traer la paz al mundo.
Tienen que hacer que la paz suceda al continuar rejuveneciendo su espíritu en la disciplina diaria y aprovechando todas las oportunidades sin límites que se les presentan para la curación de su planeta, mientras incorporan su naturaleza compasiva.
Deben trabajar sin cesar para que la realidad del amor de la paz ocurra en su mundo y muestren a su mundo la belleza de la paz.
Cada individuo está llamado a utilizar activamente su imaginación y creatividad en la búsqueda del mundo que desean, aprender a moderar su tendencia a dudar con una capacidad de creer que todas las cosas son posibles para aquellos que creen.
Tienen que buscar la paz y aceptación en sus propios corazones, que les llevará a un mundo de la amada comunidad y seriamente reflexionar sobre la forma en que mejor podrían amarse unos a otros. Lo esencial es adquirir el tesoro espiritual de la paz interior.
No hay cambios en las circunstancias mundanas que lo pueden llevar a uno a un estado de paz verdadera sin esto, ya que la parte interior y exterior de nuestro ser, debe estar en armonía.
La persona que perdona, nutre buena voluntad hacia toda la humanidad, y practica la caridad es un pacificador.
Todo lo que ellos dicen y hacen es una bendición para los que les rodean y emana de la paz interior que se ha establecido dentro de ellos, una esfera de paz que prevalece sobre cualquier perturbación en el mundo.
Es como un río de amor y confianza profunda, mientras mayor sea la paz que brota de un individuo a otro, más profundo y más ancho se volverá el río.
La paz llegará al mundo cuando suficientes seres humanos encuentren la paz interior y luego la manifiesten.
Los verdaderos embajadores de la paz son los que son generosos. Ellos se ofrecen como voluntarios para ayudar en su comunidad y practicar actos de bondad al azar, y dar a los demás sin esperar nada a cambio.
El acto de dar siempre hace que el corazón esté más contento y el espíritu de uno se pone más y más brillante. El dar es el acto de honrar a Dios interior.
Ellos aman y están a gusto dentro de sí mismos y les encanta la vida en todas sus formas. Están abiertos a aceptar las cosas de una manera positiva y amable y son muy amables y serviciales al interactuar con los demás de una manera divina.
Se mantienen ocupados con algo constructivo y práctico y también se toman un tiempo para la relajación.
Ellos aprenden de los acontecimientos de su vida y convierten las decepciones en lecciones de vida.
No se comparan a sí mismos con los demás, ya que saben que cada uno es único en este mundo.
Nunca juzgan a los demás. Son honestos con ellos mismos y lo que realmente quieren, y tienen claro lo que esperan de sí mismos y de los demás.
Les dan servicio a otros porque saben que la verdadera felicidad sólo se puede encontrar cuando dejan de preocuparse por sí mismos y tratan de ayudar a los que los rodean.
Ayudar a los miembros de la familia, compañeros de trabajo y amigos les da su sentido a la vida y a la alegría.
Ellos aprecian los valores del amor, el coraje, la compasión, la generosidad y la bondad en su derecho propio de ser dignos de acercarse a una mayor paz y felicidad interior.
Este es verdaderamente el amor de paz como se manifiesta en una persona.
Alcanzar la paz interior requiere vivir el momento presente, por lo que la paz y la alegría se logran cuando uno hace la mayor parte en el presente.
Se requiere tiempo para el silencio que es verdaderamente una hermosa experiencia, con el poder de transformar al practicante, y puede tocar a una persona a la esencia misma de su ser.
Esta es la parte de ellos que está conectada a la realidad y a la existencia misma.
El silencio es el rejuvenecimiento, ya que permite a un individuo a ser ellos mismos, para relajarse en sí mismos y encontrar la paz interior.
En el logro de la paz interior ellos responden, en lugar de reaccionar, a la vida.
Responder a la vida significa actuar con conciencia, con lo que se necesita en el momento, tomando acciones inspiradas que no se ven obstaculizadas ni por el pasado, ni el futuro.
Al notar y apreciar las bondades de otra gente, se dan cuenta lo mucho que realmente importa en la vida diaria y eligen motivar este tipo.
Sentir la verdadera paz es ser capaz de aceptar lo que es, y esto significa reconocer la voz del ego de uno en cualquier situación y rechazarla, a sabiendas de que a la única persona que pueden cambiar es a sí mismos.
La paz viene de hacer cambios en su interior. A medida que la serenidad y el amor incondicional llenan su corazón, aceptan que no pueden y no van a volver, y no van a renunciar a lo que han encontrado – la paz interior que han estado buscando toda su vida.
Por estas actividades, disciplinas y pensamientos, cada individuo es la creación de un mundo más pacífico.
Yo ahora me despido con una bendición para cada persona de profunda paz interior que perdure, sin importar qué desafíos trae vida.
YO SOY el Arcángel Gabriel
© 2014 Marlene Swetlishoff / Tsu-tana (Soo-tam-ah) Guardiana de las Sinfonías de Gracia
Traducido por Andelei
Se da el permiso para compartir este mensaje, siempre y cuando el mensaje se publique en su totalidad y nada haya sido cambiado o alterado de ninguna manera y el crédito, los derechos de autor del escritor y sitios web sean incluidos.
www.therainbowscribe.com
www.movingintoluminosity.com
AVISO IMPORTANTE PARA TODOS LOS LECTORES EN EDMONTON, ALBERTA AREA-CANADA.
LE INVITAMOS A UNIRSE A UN GRUPO DE DEBATE SEMANAL EN DISCURSOS del Arcángel Gabriel. MÁS INFORMACIÓN ESTÁ DISPONIBLE EN EL SIGUIENTE ENLACE:


http://www.meetup.com/Polishingthediamond

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...