martes, 24 de junio de 2014

DESLOCALIZANDO LA CONCIENCIA



Se nos ha repetido en numerosas ocasiones la importancia de estar enfocados en el Aquí y Ahora, de estar presentes en el cuerpo que es nuestro Templo. Se nos ha hablado en numerosas ocasiones de centrarnos en el corazón del Corazón.

Pero si al enfocarse en algo la Conciencia desaparece de modo muy natural tampoco hay que insistir más en ello.

Llega un momento donde la Conciencia se deslocaliza, ella se percata que incluso los llamados Aquí y Ahora son meras ilusiones. Ella no quiere ubicarse en ningún tiempo ni espacio. Entonces si la Conciencia se desenfoca para cualquier atención permitamos que eso suceda también.

Quedamos presentes en lo que hacemos y permanecemos simultáneamente ausentes olvidando todo. Esto no se puede pretender ni conseguir, esto no se puede comprender desde la mente ni explicar mediante palabras.

Y no va a funcionar para todos, cada ser humano tiene su devenir, lo que es muy útil para algunos puede ser totalmente inadecuado para otros. Conviene pues escuchar el propio Corazón, lo que resuena en nuestro profundo Corazón.

Conviene ser honestos a nuestra Verdad y a lo que vivimos. Si sin buscarlo se dan esos movimientos y deslocalizaciones automáticas entonces la Conciencia va a familiarizarse con ellos.

Así, en nuestra entrega sincera y humilde a la Fuente que Somos permitimos a la Conciencia desplazarse hacia donde ella desea o bien desaparecer por completo.

En verdad la Conciencia es Una y sólo Una. Desde el Ser no hay estados de conciencia ni desplazamientos de la conciencia ni varios tipos de conciencia. Hay una sola Omniconciencia.

Pero la personalidad tiene impresiones en sus Vueltas y en sus tomas de contacto respecto a lo que Somos que le dan a vivir distintas vibraciones, vaivenes, enfoques y desenfoques.

Al descubrir que percibimos y no percibimos, que existimos y no existimos, que vivimos y no vivimos al mismo tiempo, entonces pese a la aparente contradicción, todo se integra, todo es posible y aceptado.

Somos y no somos. Estamos y no estamos. Soltemos todo, soltemos absolutamente cualquier sujección, incluyendo la misma noción de Conciencia hasta darnos cuenta que tampoco somos eso.



Del Uno al Uno

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...