domingo, 4 de mayo de 2014

RESPIRA LA VIDA, POR LOS ELOHIM



Saludos hermanos(as) en encarnación, somos los Elohim unificados en un solo Corazón.

Hoy vamos a compartir un modo sencillo de regular el propio cuerpo. Os dejáis respirar por la Vida para que ella misma regule vuestros movimientos, vuestra respiración espontáneamente.

Para ello os colocáis en una postura cómoda y os quedáis tranquilos, observando la propia respiración. Escuchamos sus ritmos y acogemos el Silencio.

[Acogemos durante unos minutos los Elohim en el Silencio y en la respiración...]

No vamos a buscar un tipo de respiración específica, ésta puede ser profunda, superficial, rápida, lenta, entrecortada… no hay que emitir juicio alguno al respecto, lo importante es dejar que vuestro cuerpo en su sabiduría se autoregule. No estamos buscando aquí realizar ninguna técnica sino que permitimos al propio Ser manifestarse con naturalidad.

Luego lo podéis aplicar en cualquier situación de la vida cotidiana, ya sea en el trabajo, en las tareas de la casa, durante las comidas, en el ocio, con los amigos. Basta con escuchar vuestra propia respiración y dejar que la Vida respire en vosotros recibiendo el Cristo.

Comprobaréis que la misma respiración desencadena una serie de procesos y de integraciones.

En la intimidad vais profundizando en esa conexión con uno mismo, si surgen movimientos corporales los dejáis producirse, en cambio si el cuerpo prefiere descansar permaneced en reposo.

La integración de la Luz requiere a veces de largos periodos durmiendo o descansando mientras que en otras etapas el cuerpo va desperezándose, va activándose. Sea cual sea vuestro vivido aceptadlo y comprended que es lo mejor y lo más adaptado para vosotros.

Poco a poco sin encasillarse en una técnica ni en un protocolo el cuerpo se irá adaptando a sus necesidades reales.

Tomad unos minutos regulares durante el día para cuidaros y regalaros un soplo de Vida, un impulso de la Fuente manifestado en el cuerpo físico. Y ante todo disfrutadlo!

Seguid las pautas de vuestro Corazón, si éste os llama a estiraros, a tumbaros, a flexionar los músculos, si os guía para abrazar un árbol, para sentir la Onda de la Vida pisando la tierra con los pies descalzos o pasear en la orilla de un río, del mar, etc…

Cuando os dáis a la Vida en humildad la respiración os libera, podéis incluso pasar de una respiración pulmonar a una respiración celular para aquellos de vosotros(as) que os corresponda integrar este proceso.

El interruptor de la conciencia a un estado unitario os pide que no interfiráis, que no alteréis en una voluntad personal los mecanismos de la Luz. Ella en su inteligencia os capacita para finalizar con suavidad las integraciones a condición de olvidar el mental, a condición de no darle más fuerza a los pensamientos que vienen a distraeros.

Diga lo que diga la mente no os limitéis en vuestras posibilidades. Recordad que no hay seres más o menos evolucionados para el Amor, sólo están los que se entregan a lo que Son y los que resisten por miedo.

Para algunos(as) pueden darse segundos o minutos de no respiración, como si el cuerpo no quisiera respirar más. Ahí confiad y dejaros llevar, son procesos vitales que solicitan de vuestra calma y de total confianza. No queráis entender lo que pasa, simplemente vivid lo que pasa en silencio, en humildad.

Vais a saber que estáis en armonía con el Ser porque no os ahogáis, porque vuestras células respiran y se nutren de la fuerza vital sin necesidad de oxígeno. Quizás para algunos(as) os resulte ahora mismo difícil de creer esto pero en todo caso para quienes lo viven, o lo han vivido en carne propia, es una evidencia indudable.

Por lo tanto no os cerréis a lo que esperáis, ofreced el cuerpo físico y toda vuestra experiencia diaria a la Vida y al Padre para que la Luz transmute todo lo que debe ser transmutado. Suceda lo que suceda es perfecto. Como os decimos no esperéis a que ocurra tal o cual cosa.

Sed por lo tanto observadores neutros, imparciales. Relajad ese cuerpo, esa mente. Vosotros sois más allá del observador y del testigo. Sed un canal transparente a la Luz. Entonces de forma automática, sin ansiarlo desaparecéis y devenís la alegría de la Vida.

Cuando tengáis dificultades durante vuestras jornadas contemplad la respiración, no lo restrinjáis tan solo a las alineaciones, podéis aplicarlo en cualquier lugar.

Debéis acostumbraros a fluir íntegramente en la Vida más allá de las meditaciones o de los momentos que llamáis de “quietud”. La quietud no tiene nada que ver con vuestro movimiento físico. Vosotros sois inmóviles en vuestra esencia.

En la Unidad todo acto o no acto muestra la profundidad del Ser. No intentéis dirigir la respiración, no procuréis moveros, al contrario dejaros respirar, dejaros mover o detener por la Vida. No sois vosotros quienes dirigís.

Esta facilidad impregnará vuestras células, esta acogida sincera a la Fuente se irá extendiendo en palabra, en obra, en pensamiento recibidos de modo transparente por el Espíritu.

Cuando la Vida respira danzando en vosotros el Universo entero resuena cantando las alabanzas del Señor.

Agradecemos vuestra dedicación, agradecemos vuestra constancia queridos hermanos(as).

Quedamos en vosotros, fundidos en las Dimensiones y penetrando ahora mismo el vehículo más denso si tal es vuestro devenir.

Recibid todo nuestro Amor y bendiciones,



Por los Hermanos Elohim



Nota del blog: adjunto una serie de ejercicios para los que no saben como orientarse en los movimientos espontáneos, luego seguimos la guía del Corazón sin adherirnos a ningún conocimiento ni sistema de prácticas externo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...