lunes, 19 de mayo de 2014

ELOHIM - LAS EMOCIONES MÁS FELICES






Inspiren alegría y expirarán buenas manifestaciones. Inspiren la intensidad de vivir, el gusto por la vida y expirarán realizaciones. En la inspiración de la felicidad nosotros estamos para compartir con vosotros lo mejor. Y lo mejor es el Bien. Vibramos en vuestras células, vibramos en vuestros pensamientos felices, vibramos en vuestra salud y vitalidad.


Nos alegramos cuando percibimos en ustedes las mejores elecciones. Y cuáles serían esas? Las que optan por vuestro bienestar y felicidad. Toda buena elección se basa en aquello en que vuestro mejor es vivenciado. Y en eso podríamos resumir vastas explicaciones sobre cómo hacer buenas elecciones. Pulsamos en vuestro sentir pleno de motivación, de entusiasmo. Sí, de entusiasmo, aunque sepamos que él en sí no puede moverlos por mucho tiempo cuando es sentido por vuestra carne.


No obstante su sabor, aunque dure poco, es marcante, es suficiente para hacerles entrar en alineación con una parte de ustedes a la que no siempre se accede.


Sería lo mismo si dijésemos que el alimento de vuestro mundo tenido como el más sabroso, el chocolate, aún siendo una golosina que no puede sustentar vuestro cuerpo, no tiene su importancia en el placer de vuestros hábitos alimenticios.


Claro que, estaríamos equivocados si dijéramos que podrían basar vuestra dieta en este alimento, aún sabiendo eso, el placer de degustarlo es magnífico! Sabemos que es magnífico a través de las sensaciones que Vinícius despierta cuando lo saborea, ya que él siempre apreció por demás este dulce.


Y dentro de eso queremos convocarlos al placer sublime. Aunque el chocolate no pueda suplirlos de todas las vitaminas y sustancias necesarias para vuestra perfecta salud física, él, aún apreciado moderadamente y de vez en cuando, tiene su papel fundamental en vuestro placer alimenticio. (Nota: Para aquellos que lo aprecian)


Eso es lo que queremos dividir aquí. El entusiasmo, el éxtasis, son sensaciones que no quedan en ustedes más que algunos instantes y no es todo el día que consiguen provocarlos en vuestro Ser. Ustedes no pueden vivir de entusiasmos, pero ellos son buenos! Así como ustedes no pueden vivir de chocolate, pero él es bueno a vuestro paladar. Les da placer. Y placer es lo que proponemos que sientan.

Alegría de vivir es lo que nos gustaría que experimentasen más. Vuestras responsabilidades en la vida son apreciables, vuestras tareas también son bellas. Pero, dejen ese sentido de seriedad que los saca de la ola permisiva del bien.

La vida no es seria como ustedes aprenden y viven creyendo que es. De hecho, la vida es verdaderamente maravillosa con aquellos que se permiten fluir en ella en una vibración de alegría, descontractura y tranquilidad interior.

No dejarán de ser responsables por permitirse los entusiasmos y las buenas e intensas emociones. No se volverán menos espirituales si ríen más, si asisten a más programas y películas que los hagan reír. Por el contrario, estarán vibrando mucho más en consonancia con aquello que Dios es si estuvieran sintiéndose alegres. La alegría es la energía sublime que los conecta al poder y Amor de Dios.

Todo lo que vibra en la alegría tiene semejanza con Dios. Dios habita donde la felicidad es permitida, practicada, enseñada, vivida con verdad, honestidad y sin "seriedad". Suéltense, vivan la magia de una sonrisa, de un momento de descontractura, sin las amarras de vuestras responsabilidades exageradas, ellas les pesan. Y para qué precisan de pesos? Por el contrario, precisan estar livianos para que así puedan fluir en armonía con el flujo del Universo.

Sólo los luminosos son prósperos. Solamente los luminosos son libres. Solamente los luminosos manifiestan sus sueños. Solamente los luminosos pueden conectarse con la grandeza de la felicidad del Universo porque ella se encuentra en la liviandad, en el placer, en el contento y en la satisfacción. Sí, pedimos que no corran tanto detrás de las cosas materiales, corran detrás de la satisfacción interior y las cosas materiales correrán detrás de ustedes.

Las bendiciones, algunas veces, parecen faltarles porque se depusieron de su interior. Ustedes dejaron la simplicidad de la alegría y del entusiasmo para andar en procesiones por el mundo confensando la maldad, lo equivocado, lo torcido, lo perverso y lo que está yendo mal.

Ustedes han elegido cantar esta canción y han recolectado los frutos de esa melodía interna. No es Dios que les da el mal, no proceden de nosotros las dificultades, los problemas, las incomodidades de la vida y las frustraciones. Eso procede de vuestro cantar de la melodía equivocada. Al elegir la protesta están revindicando el mal sobre ustedes mismos. Y creen erróneamente que están haciendo justicia. Queridos de la Tierra, la justicia de Dios consiste en recibir exactamente aquello que se vibra. Y punto.

La justicia del Universo no consiste en querer cambiar el mundo, por el contrario, eso es injusticia, porque al intentar hacer eso se esfuerzan en mover piezas de un rompecabezas cuya imagen y forma original les es desconocida. No cabe a ustedes intentar cambiar el mundo y reunirse con aquellos que quieren hacerlo. Los justicieros? Bueno, dejen que ellos sigan a su dicha "justicia", y que reciban de sus actos su recompensa, sus debidos frutos.

Ya percibieron que aquellos que se visten de "héroes" para acusar y luchar contra lo que está yendo mal se bañan en la propia maldad que enfrentan? Y eso ocurre porque su poder y su importancia están siendo lanzados sobre el mal. Nosotros? No, no tenemos nada contra eso. Permanecemos fluyendo en el Bien porque reconocemos en nuestra esencia que las soluciones y transformaciones para lo que parece estar equivocado se encuentran en la corriente de las emociones felices y no en procesiones de protestas y rebeliones.

Cuanto más camina el hombre con las pisadas de su indignación sobre la Tierra más ella se re-crea. Nuestra propuesta? Quieren saber si tenemos una? Sí, nosotros la tenemos y la ofrecemos a ustedes: Suelten esa banda de rebeldes, no anden con ellos.

Desechen vuestras armas, no precisan de ellas, porque en el camino por donde caminamos nadie porta armas, porque caminamos donde el mal no existe.

Desistan de sus locuras mentales de querer cambiar el mundo, ustedes no van a cambiarlo, sino que, lo inundarán con vuestro Bien y ésta, decimos asertivamente, es la mejor y mayor contribución que pueden dar por una Tierra minada de resistencias e ignorancias que aún la permean. Desistan de vuestra culpa, para qué la culpa? La responsabilidad por lo que hacen con el fin de un ajuste en lo mejor ya es suficiente. Indignación? Contra qué? Contra el Universo que entrega solamente a todo y a todos los que vibran?

Revuelta? Cual es vuestra disculpa para sustentar la revuelta? A que el mundo está mal y las personas padecen en una sociedad injusta que debería ofrecer mejores condiciones de vida y trabajo para todos? Esta es vuestra disculpa? La consideramos razonable, sin embargo, sería mucho más funcional, si al revés de colocar vuestra fuerza en protestas, a invertir en pro de la mejoría de vuestra propia vida. Pues de este modo, serían capaces de contribuir con una sociedad donde el reparto económico sea más justo.

Qué hacen reclamando? Ciertamente pueden hacer mucho más revestidos de prosperidad, no creen? Pues siendo prósperos tendrán la oportunidad de ofrecer empleos más justos y contribuir con la igualdad que tanto desean experimentar en vuestra Tierra.

Y con eso, proseguimos: Abandonen todo aquello que los separa de lo mejor para vosotros.

Ninguna conquista promisoria y ningún éxito pautado de realización personal puede ser conseguido mientras ustedes estén comprometidos con cosas que no concuerdan con quienes realmente son. Y después de eso, vengan con nosotros, en un camino donde le Bien los estimula, los llena y los completa.

En un camino donde la única y constante búsqueda es por el Bien, en el mejor pensamiento, en la mejor emoción, en la mejor creencia y en la mejor actitud. Invirtiendo fuerza en sí mismos, conectándose al éxtasis, al entusiasmo, a la alegría, al placer de ser y de vivir. Donde cada paso es dado sobre el suelo de la certeza garantida de quien pisa en lo mejor, y se bañan del mismo.

Y cuanto más bañados en el Bien estén, más llenos estarán de la virtud divina. Y decimos: Es de personas así que vuestro mundo precisa. No de seres humanos envueltos en disculpas y desaciertos reclamando una transformación que ni siquiera ocurrió dentro de ellos mismos.Y sí , de hombres y mujeres, fundamentados en el Bien de su Espíritu, exhalando el agradable perfume de la felicidad y esparciendo a los cuatro cuadrantes de la Tierra la energía y la magia del Bien, en contribución al progreso del mundo con los frutos de su alineamiento interno.

Éstos sí, construyen una base admirable para que la Tierra ascienda en plena positividad. Los que se comprometen con el lado de las disculpas, bueno, esos no hacen nada más allá de detenerse a sí mismos en ellas. Ellos no consiguen ni liberarse de sus pensamientos de odio, cuanto más conseguirán curar al mundo.

Todavía, los que se curan a sí mismos y se comprometen con las emociones más felices en sí mismos, se garantizan lo mejor. Y llenos de eso mejor, lo siembran por la Tierra, en testimonios, en actitudes, en pensamientos, en sensaciones, en creencias, en fe, en Vida. Nosotros vibramos en eso, nosotros estamos en eso y en este camino proseguimos, llamándolos a todos ustedes los que desean caminar con nosotros, en el Bien.

Estamos felices! Haya Luz!



"Las emociones más felices" a través de Vinícius Francis

Traducción - Shanti

La Conciencia Elohim

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...