jueves, 27 de marzo de 2014

LAS OCTAVAS DEL PENSAMIENTO


Amado Saint Germain
Me referiré de nuevo a las octavas de pensamiento, porque existe dentro de la atmosfera algo similar a los estratos que existen dentro de la Tierra. Creo que puede ser sabio definir, en cierto grado, estas octavas.
Lo primero que mencionaremos es la octava del crimen, que es la más delgada a pesar de todas las apariencias en este tiempo. La segunda octava es la del odio, considerablemente más densa. La tercera es la octava del enojo, más densa. La cuarta es la octava de la crítica y la condenación aún más densa y es la octava prevaleciente en la cual se mueve inconscientemente una gran parte de la humanidad.
Desde aquí para arriba comenzamos a entrar en la Luz; encontramos la octava de la tolerancia, que es la voluntad de dar libertad a todos en pensamiento y palabra.
Después entramos en la octava de la alegría, donde nos encontramos en regocijo extremo en el reconocimiento del Poder de Dios en nosotros.
La próxima es la octava del Amor Puro, en la que sentimos actuando claramente la Presencia de Dios, la “Poderosa Presencia YO SOY”. Desde esta vamos a la octava de la Felicidad Perfecta.
Cuando permitimos a nuestra consciencia, lo que significa nuestro pensamiento, sentimiento y palabra hablada, vivir en la cualidad de cualquiera de estas octavas, no solo tenemos de esa cualidad que hemos generado, sino que nos abrimos a la efusión completa de la octava en la cual vivimos. Esto significa la acumulación completa de esa cualidad generada por la masa de la humanidad, pasado y presente. Esto existe dentro de la atmósfera sobre la superficie de la tierra en la que todos los individuos viven y se mueven.
Esta simple ilustración les mostrará lo necesario que es gobernar el pensamiento, sentimiento y palabra hablada, y hacer un esfuerzo determinado para entrar en la octavas de consciencia más elevadas. Cuando lo hacemos así, encontramos que a través de estas octavas, desde la tolerancia hacia arriba, hay una condición como de un embudo con un punto pequeño abajo, dirigido por Dios que está derramando constantemente Su Presencia, Energía y Sustancia en estas octavas.
Todas las octavas debajo de la del amor son las creaciones de la humanidad, no de Dios, la “Poderosa Presencia YO SOY”. La humanidad es la única que intenta dividir a Dios. Dios, la “Poderosa Presencia YO SOY” nunca intenta dividirse a sí misma. Dios es todo, presente en todas partes, para todos los que aceptarán la plenitud de la “Poderosa Presencia YO SOY”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...